Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



miércoles, 13 de julio de 2016

Platón, Apología de Sócrates, traducción (VI)

Marcello Bacciarelli, Sócrates y Alcibíades
Continuamos con la traducción del texto que dejamos aquí:

(21B) Pensad, pues, por qué digo esto. Voy a mostraros de dónde surgieron esas calumnias contra mí. Así pues, cuando yo oí esas palabras reflexioné así: ¿qué dice realmente el dios, qué da a entender en enigma? Pues yo tengo conciencia de no ser sabio, ni mucho ni poco. ¿Qué dice el oráculo realmente al afirmar que soy muy sabio? Pues sin duda no miente: porque no le está permitido. Y durante mucho tiempo estuve dudando sobre qué dijo. Más tarde, con mucha pena, me decidí por una indagación de todo ello y de la manera siguiente: me dirigí hacia uno de entre los que parecían ser sabios porque así, ahí mismo, (C) refutaría el vaticinio y mostraría al oráculo algo: "que éste era más sabio que yo mientras tú decías que lo era yo". Entonces, al examinar a éste -pues no necesito decir su nombre; era uno de los políticos ese al que yo indagué y con el que hablé- experimenté, oh atenienses, lo siguiente: me pareció que a otras muchas personas ese hombre les parecería ser sabio y, en mayor medida, se lo parecería a él; pero no lo era. Y después intenté mostrarle que él, en lo que se refiere a ser sabio, no lo era. (D) Como consecuencia de ello, me gané su hostilidad y la de muchos de los presentes. De todos modos, al marcharme meditaba para mis adentros que yo era más sabio que aquel hombre porque es probable que ni uno ni otro de nosotros sepa nada que tenga valor, pero mientras que él presume de saber algo y no sabe, yo, por el contrario, como de hecho no sé, tampoco presumo de saber. Parece, pues, que en este pequeño detalle al menos soy más sabio que él: en que lo que no sé tampoco creo saberlo. En seguida fui por otro de los que eran considerados más sabios y pensé lo mismo. (E) Y también allí me gané su enemistad y la de otros muchos.


Comentario:
Argumentación, algo sofística, sobre la naturaleza de la sabiduría con sus dosis de ironía.

Adjuntamos el texto griego:
σκέψασθε δὴ ὧν ἕνεκα [21b] ταῦτα λέγω· μέλλω γὰρ ὑμᾶς διδάξειν ὅθεν μοι ἡ διαβολὴ γέγονεν. ταῦτα γὰρ ἐγὼ ἀκούσας ἐνεθυμούμην οὑτωσί· «τί ποτε λέγει ὁ θεός, καὶ τί ποτε αἰνίττεται; ἐγὼ γὰρ δὴ οὔτε μέγα οὔτε σμικρὸν σύνοιδα ἐμαυτῶι σοφὸς ὤν· τί οὖν ποτε λέγει φάσκων ἐμὲ σοφώτατον εἶναι; οὐ γὰρ δήπου ψεύδεταί γε· οὐ γὰρ θέμις αὐτῶι.» καὶ πολὺν μὲν χρόνον ἠπόρουν τί ποτε λέγει· ἔπειτα μόγις πάνυ ἐπὶ ζήτησιν αὐτοῦ τοιαύτην τινὰ ἐτραπόμην. ἦλθον ἐπί τινα τῶν δοκούντων σοφῶν εἶναι, ὡς [21c] ἐνταῦθα εἴπερ που ἐλέγξων τὸ μαντεῖον καὶ ἀποφανῶν τῶι χρησμῶι ὅτι «οὑτοσὶ ἐμοῦ σοφώτερός ἐστι, σὺ δ᾽ ἐμὲ ἔφησθα.» διασκοπῶν οὖν τοῦτον — ὀνόματι γὰρ οὐδὲν δέομαι λέγειν, ἦν δέ τις τῶν πολιτικῶν πρὸς ὃν ἐγὼ σκοπῶν τοιοῦτόν τι ἔπαθον, ὦ ἄνδρες Ἀθηναῖοι, καὶ διαλεγόμενος αὐτῶι — ἔδοξέ μοι οὗτος ὁ ἀνὴρ δοκεῖν μὲν εἶναι σοφὸς ἄλλοις τε πολλοῖς ἀνθρώποις καὶ μάλιστα ἑαυτῶι, εἶναι δ᾽ οὔ· κἄπειτα ἐπειρώμην αὐτῶι δεικνύναι ὅτι οἴοιτο μὲν εἶναι σοφός, εἴη δ᾽ οὔ. [21d] ἐντεῦθεν οὖν τούτωι τε ἀπηχθόμην καὶ πολλοῖς τῶν παρόντων· πρὸς ἐμαυτὸν δ᾽ οὖν ἀπιὼν ἐλογιζόμην ὅτι «τούτου μὲν τοῦ ἀνθρώπου ἐγὼ σοφώτερός εἰμι· κινδυνεύει μὲν γὰρ ἡμῶν οὐδέτερος οὐδὲν καλὸν κἀγαθὸν εἰδέναι, ἀλλ᾽ οὗτος μὲν οἴεταί τι εἰδέναι οὐκ εἰδώς, ἐγὼ δέ, ὥσπερ οὖν οὐκ οἶδα, οὐδὲ οἴομαι· ἔοικα γοῦν τούτου γε σμικρῶι τινι αὐτῶι τούτωι σοφώτερος εἶναι, ὅτι ἃ μὴ οἶδα οὐδὲ οἴομαι εἰδέναι.» ἐντεῦθεν ἐπ᾽ ἄλλον ἦια τῶν ἐκείνου δοκούντων σοφωτέρων εἶναι καί μοι [21e] ταὐτὰ ταῦτα ἔδοξε, καὶ ἐνταῦθα κἀκείνωι καὶ ἄλλοις πολλοῖς ἀπηχθόμην. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario