Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



martes, 6 de junio de 2017

Juan Goytisolo (1931-2017)

Este pasado 4 de junio ha muerto otro de los hermanos Goytisolo, Juan. Recordemos que ya hace 18 años de la muerte del mayor de ellos, José Agustín (1928-1999), el de pero tú siempre acuérdate de lo que un día yo escribí pensando en ti, con música de Paco Ibáñez. De los tres sólo queda, pues, Luis (1935).

Y, ¿qué hemos leído de él? Pues ordenado cronológicamente:
  1. De 1960, Campos de Níjar (Seix Barral, Barcelona: 1985). Recuerdo poco del texto pero sé que lo leí antes de un bonito viaje que hice por la zona donde se sitúa la obra, el actual parque nacional del cabo de Gata y Níjar. Porque la obra, eso sí lo recuerdo, está a mitad de camino entre el reportaje -contiene incluso fotos- y la narración. Un Viaje a la Alcarria pero más crítico como no puede ser de otra manera si el espacio es la llamada tierra de la legaña.
  2. De 1966, Señas de identidad (Seix Barral, Barcelona: 1985). Lo leí durante la carrera en una edición anterior a la reseñada, que es la que obra en mi biblioteca profusamente anotada y subrayada como se aprecia en la foto del comienzo del texto.
    Y me quedó mayor poso: que si el monólogo interior, que si el desdoblamiento, que si los saltos espaciales y temporales, que si la búsqueda de la identidad... Hasta un detalle mínimo recuerdo: la afición del narrador por un vino determinado, el alvariño Fefiñanes. Y sí, es obra básica, imprescindible para entender la narrativa española de la segunda mitad del XX; tanto que lo de señas de identidad ha quedado después como expresión de uso cotidiano.
  3. De 1980, Makbara (Seix Barral, Barcelona: 1980).
    Confieso no recordar absolutamente nada de esta novela. Sólo, quizá, que la leí rápido y me dejó buen sabor.
  4. De 1986, un número doble de la revista Anthropos (60-61), dedicado a "Estudios sobre la obra de J. Goytisolo". Aparte de esos estudios, contiene algunos textos autobiográficos del autor. Entre ellos, uno relacionado con una polémica que tuvieron los hermanos hace muchos años en El país a propósito del abuelo; dice el autor: se tendió a mi lado en el catre y deslizó suavemente la mano bajo mi pijama hasta tocarme el sexo (11).
  5. Ah, bueno, y recuerdo también haber leído no sé exactamente dónde, quizá en El furgón de cola (1967), un ensayo sobre el Estebanillo González.

No hay comentarios:

Publicar un comentario