Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



miércoles, 3 de mayo de 2017

Quijote, I,19-20

Cap. I,20: Batán
Proseguimos nuestra lectura del Quijote para las sesiones del club de lectura del Ateneo de Mahón, y éstos son los dos capítulos que corresponden a la sesión del 11 de mayo:

Capítulo 19 (el traslado del cuerpo muerto):
  • El hablar conceptista del bachiller a base de juegos de palabras que recuerdan lo de la razón de la sinrazón del cap. 1: enderezar tuertos / de derecho me habéis vuelto tuerto; harta desventura ha sido topar con vos que vais buscando aventuras; caballero andante que tan mala andanza me ha dado.
  • Sancho rebautiza a don Quijote con el nombre de Caballero de la Triste Figura. Y don Quijote imagina que el sabio a cuyo cargo debe de estar el escribir la historia de mis hazañas [...] te habrá puesto en la lengua y en el pensamiento ahora que me llamases el Caballero de la Triste Figura. Con ello lo que ocurre es el juego metaliterario de que don Quijote, el protagonista, imagina al autor (y viceversa) como ya había ocurrido en I,2; aparte de que casi se niega el libre albedrío de Sancho Panza, determinado por la voluntad del sabio. Sea como fuere, más adelante volverá a variar el nombre de don Quijote con el de el Caballero de los Leones: y esa oscilación de nombres, esa polinomasia, sólo se solventará cuando, justo antes de morir, diga llamarse Alonso Quijano.
  • Sancho Panza saca algún beneficio al desvalijar una acémila y se recupera de lo perdido en la aventura de los rebaños.
  • Olvido de Cervantes en la marcha del bachiller. El texto dice Con esto se fue el bachiller; pero luego éste replica a don Quijote: Olvidábaseme de decir [...] que queda descomulgado; y se vuelve a insistir en que se había ido: se fue, como queda dicho, sin replicarle palabra.

Capítulo 20 (el batán):

  • Paisaje negativo construido con los mismos elementos que podían haber servido para un locus amoenus pastoril: blando viento, manso ruido, soledad, susurro de las hojas. Pero el resultado es horror y espanto.
  • Cuento de la pastora Torralba con el juego de la narración dentro de la narración como antes con la historia de Marcela y Grisóstomo: Sancho actúa de emisor/autor y don Quijote (y luego nosotros) de receptores/lectores: leemos el cuento y, en un segundo nivel, leemos que don Quijote lo escucha. Es un cuento con pastores más próximos a los reales e inverso al de Marcela y Grisóstomo por el nivel social de los personajes y porque aquí es la Torralba quien persigue a Lope Ruiz.
  • Nuevo juego de palabras entre cuento/cuenta porque cuando se pierde la cuenta el cuento también se pierde.
  • De nuevo lo escatológico: pedos de Sancho Panza en contraste con el ruido del batán; y luego caga agarrado a su señor. Entre el cuento de los pastores y este episodio se perfila bien el mundo real frente al idealizado de don Quijote. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario