Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



martes, 27 de octubre de 2015

Amadís de Gaula (III: generalidades)

(La presente entrada es continuación de esta otra)
Garci Rodríguez de Montalvo, Amadís de Gaula (2 vols. Cátedra, Madrid: 1991)
Amadís de Gaula (4 vols. CSIC, Madrid: 1971)

Estamos leyendo el Amadís en las dos ediciones ahí expuestas y añadimos que hemos encontrado en este enlace una edición en PDF. Y ¿por dónde empezar una reseña satisfactoria? Por cualquier sitio; por ejemplo, diciendo una obviedad: que es una narración. Como, dentro del marco de la narrativa española, el Cantar de Mío Cid. Y de momento diremos de modo algo simplista que hay una línea de continuidad de una obra a otra: desde el trasfondo histórico del Cantar de Mío Cid hasta el mítico del Amadís; o desde el verso del primero hasta la prosa del segundo. Y, ya de modo más metódico, la complejidad de la obra nos lleva a abarcarla por puntos claros. Comenzaremos así extrayendo alguna idea del prólogo de Juan Manuel Cacho Blecua a la edición de Cátedra y añadimos que a él y a María Jesús Lacarra se debe toda una base de datos de literatura caballeresca. Del prólogo, pues, entresacamos:
  • Algunos de los componentes que conforman la obra (y referiremos las citas no a páginas de ninguna de esas ediciones sino a los capítulos):
  1. Lo artúrico: se intenta insertarla en la tradición artúrica: ya al principio se dice, a propósito de la relación entre Perión y Helisena, que el adulterio de la mujer se castiga con la muerte y que esta tan cruel costumbre y péssima duró hasta la venida del muy virtuoso rey Artús... Pero muchos reyes reinaron entre él y el rey Lisuarte que esta ley sostuvieron (I). De este modo se viene a establecer que el rey Lisuarte es un antecesor del rey Arturo.
  2. Elementos basados en la materia troyana. En la Ephemeris bello Trojano de Dictis de Creta del siglo IV ya se encuentran elementos que luego aparecerán en nuestro texto como: 1º) un historiador fiel testigo de los hechos; 2º) un manuscrito encontrado; 3º) una traducción. Así ocurre en el prólogo del Amadís: Y yo […] corrigiendo estos tres libros del Amadís que por falta de los malos escritores o componedores muy corruptos o viciosos se leían y trasladando y enmendando el libro cuarto con las Sergas de Esplandián, su hijo, […] que por gran dicha pareció en una tumba de piedra que debajo de la tierra en una ermita cerca de Constantinopla fue hallada y traído por un húngaro, mercader a estas partes de España, en la letra y pergamino tan antiguo que con mucho trabajo se pudo leer por aquéllos que la lengua sabían.
  3. Contenidos didácticos y morales como los que llenan los Espejos de príncipes: de ahí que el caballero será modelo de comportamiento amoroso y bélico.
  4. Añadimos por nuestra cuenta un cuarto elemento, el folclore, que actúa como sustrato. Algunos ejemplos: 1º) El motivo folclórico del héroe que domina al animal y, en concreto, al león –Daniel en el foso de los leones, el caballero del León, Mío Çid en Valencia, don Quijote,…-, se retoma con Esplandián niño con la leona durmiendo a su lado (LXX). 2º) El motivo del reconocimiento por el anillo: el rey Lisuarte reconoce a su hijo Norandel, habido de Celinda, mediante un anillo (LXVI). Y otros: la exposición del héroe, la muerte a manos del hijo,…
  • La estructura interna: sin entrar a fondo en el concepto de aventura, los principales acontecimientos giran alrededor de la aventura familiar, la amorosa y la político-cortesana entendiendo que unas y otras se presentan: 1º) entremezcladas -el amor, por ejemplo, es recompensa de una actividad bélica-; 2º) alternando clímax y anticlímax; 3º) influidas por lo maravilloso de todo tipo: lo mirabilis de origen precristiano, lo mágico por intervención de personas con poderes como Urganda, lo milagroso por influencia de la divinidad.
  1. En el ámbito de la aventura familiar hay que entender desde la exposición del héroe hasta el reconocimiento por parte de su familia: y cabe entender que el protagonista recupera a su familia por sus propios méritos. Aunque ello es tautológico: es el propio linaje el que le ha capacitado para esos méritos.
  2. En el terreno amoroso, se trata la tensión entre Amadís y Oriana. Y por lo general, tanto en su caso como en otros, el ideal amoroso está en el cruce entre el amor cortés trovadoresco y el ideal cristiano: las parejas mantienen relación física, sí, pero porque previamente ha habido un matrimonio secreto. 
  3. La aventura cortesana gira alrededor de la corte de Lisuarte, recreada sobre la de Arturo, y lugar utópico y de armonía con caballeros virtuosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario