Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



lunes, 17 de abril de 2017

Stefan Zweig, Castellio contra Calvino

Zweig, Stefan, Castellio contra Calvino (Acantilado, Barcelona: 2001)

Leemos la siguiente obra para la sesión del grupo de lectura que se reunirá en el Ateneo de Mahón el jueves 20 de abril. Y ya comentamos otras obras del mismo autor: Las hermanas, en esta misma colección; un conjunto de Relatos; y los relatos Una partida de ajedrez. Una carta.
La obra nos sitúa en el contexto de la Reforma protestante, de las convulsiones en Europa producidas por la renovación de la espiritualidad. Es la primera mitad del XVI, el tiempo de Lutero y Erasmo. Comentaremos:
Ginebra: Muro de los reformadores

jueves, 13 de abril de 2017

Quijote, I,17-18

Continuamos con la lectura de la obra a ritmo de dos capítulos mensuales y éstos son los que tocan para la sesión del Ateneo de Mahón del próximo 20 de abril:

Capítulo 17:
  • El vómito: vomita don Quijote tras beber el bálsamo de Fierabrás y, tras dormir, queda sano; luego Sancho Panza, al beber el resto, comenzó […] a desaguarse por entrambas canales y, al revés que su amo que sale ileso, sufrirá el manteo.

sábado, 1 de abril de 2017

Marcel Proust, À l'ombre des jeunes filles en fleurs (y VI)

Por último, algunas ideas sueltas para completar el comentario del volumen:
  • Vuelve a darse por parte del protagonista la filtración de todo a través del arte. Y, por supuesto, siguiendo el modelo de Swann: Il aimait encore en effet à voir en sa femme un Botticelli (187). Ese mismo recurso a la pintura salta cuando va a coger el tren para ir a Balbec: Il faut laisser toute espérance de rentrer coucher chez soi, une fois qu'on s'est décidé à pénétrer dans l'antre empesté par où l'on accède au mystère, dans un de ces grands ateliers vitrés, comme celui de Saint-Lazare où j'allai chercher le train de Balbec, et qui déployait au-dessus de la ville éventrée un de ces immenses ciels crus et gros de menaces amoncelées de drame, pareils à certains ciels, d'une modernité presque parisienne, de Mantegna ou de Véronèse (214); y dos notas a la cita: 1ª) el eco del Inferno de Dante: Il faut laisser toute espérance = lasciate ogni speranza (III,9); 2ª) un cierto sabor a vanguardias: futurismo, prerrafaelismo…  Y, en el mismo orden de cosas ya se ha visto cómo asociaba constantemente a Albertine con la pintura. Recurre también a la poesía: je pouvais en regardant les flots m'efforcer de penser que c'était les mêmes que Leconte de Lisle nous peint dans l'Orestie quand «tel qu'un vol d'oiseaux carnassiers dans l'aurore» les guerriers chevelus de l'héroïque Hellas «de cent mille avirons battaient le flot sonore» (275). Y ocurre también en el momento en que fracasa al intentar tomar a Albertine: le visage rond d'Albertine, éclairé d'un feu intérieur comme par une veilleuse, prenait pour moi un tel relief qu'imitant la rotation d'une sphère ardente, il me semblait tourner telles ces figures de Michel Ange qu'emporte un immobile et vertigineux tourbillon (494).