Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



sábado, 31 de octubre de 2015

Xavier Morató, Un peu gran els aixafa a tots

Morató, Xavier, Un peu gran els aixafa a tots (Arola, Tarragona: 2015)
Una obra de teatro que leemos por pura voluntad de... bueno por apoyar la buena intención del Círculo Artístico de Ciudadela, del que soy socio, a la hora de convocar un prestigioso premio de teatro a cuya entrega de premios o representación no asisto. Y esta fue la obra ganadora en la convocatoria de 2014. Por cierto que hace dos años y aquí ya comenté la obra ganadora en 2012. La cuestión estriba en que esa obra daba para comentario y ésta, en cambio, debe ser la primera en que me quedo mudo o casi. O quizá me estoy haciendo viejo y no conecto con modernidades. A ver qué podemos -o sabemos- decir:
  1. No entendemos bien las acotaciones. En la primera -y sólo hay tres- además de presentarse muy escuetamente el decorado una habitació d'hotel, la mateixa en les nou escenes (21), se dan claves interpretativas que deben correr, y más en un género que espera respuesta inmediata del público, de parte de éste: tal vegada són diferents habitacions d'hotel [...] semblar escampades arreu del món [...]. També poden semblar diferents habitacions i en canvi tractar-se del mateix espai, que ha patit modificacions al llarg del temps (21). Y lo mismo ocurrirá con los personajes, denominados con números del 1 al 18 y entendiendo que los pares son hombres y los impares, mujeres: Tal vegada són les mateixes persones en circumstàncies diferents [...] Tal vegada sí que són els mateixos, almenys alguns (21-22). Digo yo que ya el espectador tendrá juicio suficiente para deducir todo ello sin necesidad de ser guiado por el autor. Además, tales acotaciones no tienen sentido en tanto no tienen solución dramática, no se pueden representar. El mismo autor se da cuenta en la larguísima acotación final: Tal vegada no hi ha dos intèrprets sinó tres, i el tercer és un narrador que proclama en veu alta les acotacions (77).
  2. Las escenas se limitan al díalogo -o no, como la 5 en que no lo hay- entre un personaje femenino y otro masculino. Sí que se notan paralelos entre algunas: a) el regalo de ella a él aparece en la I -T'ho regalo ara (24)-, en la 3 -no és un regal per a mi! És per a ell (43)- y en la última, la 9 -I el regal? (75)-; b) la caja que puede contener ese regalo -Aquesta capsa pot contenir moltes coses (24)- o no -12 obre la capsa [...] hi ha una pistola  (58)-; c) la confidencia a modo de catarsis: -Explica'm alguna cosa que no li hagis explicat mai a ningú (26=50); -Hi ha una cosa que mai no t'he dit, i que necessito expressar (37);
  3. Hay otros paralelos en lo que se refiere al modo en que acaban ciertas escenas: dando idea de un final armónico ambos personajes van a dormir en la 3 -anem a dormir (49)- y en la 4 -Anem a dormir? (57)- aunque en este caso ella contesta que ya irá. Y esos finales armónicos contrastan con el suicidio del personaje masculino en la escena 5 tras sacar la pistola de la caja: Se la col·loca a dins de la boca. Dispara. Cau a terra, mort (58), O con el distanciamiento que alcanzan en la 6: No et conec (62; frase que según se verá enseguida, estaba ya en la escena 2).
  4. En cuanto a la relación entre los personajes es de todo tipo desde el punto en que el personaje masculino dice desconocer al femenino -No et conec (38)- hasta el de formar pareja -Quantes vegades hem recordat aquell primer dia amb tu? (35); M'estimes encara? (74)- pasando por la indefinición que se da entre los personajes de la escena 5. que no intercambian palabra.
  5. Hay un detalle que comenté al autor y le gustó: en la escena 2, a propósito de un niño que tira piedras su padre lo convence para que no lo haga porque les pedres tenien una família, i que no els agradava viure separades (41). De modo semejante, en la escena 3, se alude a monjes budistas del Tibet que construyen un mandala: Hi dediquen hores, dies, setmanes, treballen amb una meticulositat exemplar i amb un únic objectiu: que el diagrama sigui perfecte. I, tenint en compte que la matéria prima són diminuts grand d'arena... (44). Ambas imágenes son paralelas y remiten a un orden en el mundo mineral y se oponen a cierto desorden que en la obra impera en el ámbito humano.
  6. Tiene algún toque de humor como cuando él le pregunta a ella si la puede llamar puta mientras follan, a ella le parece bien y le va gustando hasta que, cuando él la llama PUTA DE MERDA FASTIGOSA (61) le pide que pare porque no le gusta.

viernes, 23 de octubre de 2015

Camí de cavalls, XII, (11/7, de Santandria hasta cala Blanca)

El día 16 de octubre, con sol tras algunos días de nubes y lluvia, y muy buena temperatura, 21º según el termómetro del coche, proseguimos el camino desde es clot de sa Cera que, por sus plataformas en las rocas, nos planteamos como posible lugar para bañarnos el año que viene. Quedan a la izquierda de esta primera foto en la que, aparte de la barca, se distingue, aguzando la vista, el barco de Balearia dirigiéndose hacia Alcudia justo en la línea del horizonte. Para evitar el calor que pasamos en la última etapa, decidimos ir en mangas de camisa.
Las indicaciones del camino nos llevan hacia zona urbanizada y, en un momento, salimos a la calle que circunvala la parte norte de las urbanizaciones de cala Blanca. La seguimos dejando a la izquierda pequeños chalets y bloques bajos -que esto no es Salou ni Lloret- de apartamentos y a la izquierda el mar detrás de ese mismo tipo de terreno pedregoso que habíamos visto en el camino de son Blanc a sa Caleta y que aparece en la foto de la derecha. Proseguimos la calle proponiéndonos llegar hasta la misma cala Blanca que da nombre a la zona y así lo hacemos.
A lo largo del trayecto hemos visto bastante gente en relación a la época del año: muchos chalets y apartamentos abiertos, mucha gente paseando y tomando fotos, circulación..., señal todo ello, quizás, de que la temporada se alarga.
Y al llegar, pues, a la misma cala Blanca, nos aproximamos para tomar un par de fotos y comprobamos que, como se ve en esta última, aún quedan bañistas que se atreven. Tras ello desandamos lo andado y comprobamos que hemos dedicado 46 minutos para un recorrido de 3,4 quilómetros entre la ida y la vuelta y ello nos lleva a un promedio de 4,2 kms./hora.

lunes, 19 de octubre de 2015

Molière, Candide

Molière, Candide (Le livre de poche, París: 1995)
Es ésta una obra por la que sentimos un cariño especial porque su autor la escribió junto a Ginebra, en Ferney-Voltaire, que por eso lleva su nombre. Allí se retiró como hará el protagonista al final de la obra para vivir, como él mismo dice Sans rois, sans intendant, sans jésuites (7). Y, como el protagonista, se dedica a cultivar allí su jardín en tanto espacio de paz interior según el modelo horaciano del hortus conclusus en el Beatus ille o en el Qué descansada vida de fray Luis. Además el jardín le permite, al decir del prologuista, dejar une trace sur la nature ordonée et organisée selon sa propre volonté (9). Así, la vida de Candide, con su retiro final al jardín en Turquía, será metáfora de la del propio Voltaire.

jueves, 15 de octubre de 2015

Leonardo Sciascia, Candido

Sciascia, Candido (Einaudi, Turín, 1977)
Releemos el libro, comprado hace bastantes años en Italia, como refuerzo al del Candide de Voltaire, del que es homenaje y que reseñamos aquí, para la tertulia del club de lectura de Ciudadela de este 17 de octubre. Diremos de esta obra:

domingo, 11 de octubre de 2015

Camí de cavalls, XI, (11/6, de Santandria hacia cala Blanca)

Hoy, 11 de octubre, continuamos el recorrido con una temperatura más que agradable, 24º, y, como llevamos una chaquetilla, pasamos algo de calor. De la temperatura da cierta idea que en cala Santandria hay gente bañándose según se puede apreciar en la foto de la izquierda. Comenzamos a andar, pues, en Santandría por la calle por la que salen los coches hacia la carretera y enseguida vemos un camino a la derecha con las señales que nos indican el camino.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Gustave Flaubert, L'Éducation sentimentale


Flaubert, Gustave, L'Éducation sentimentale (Flammarion, París: 2013)
Leemos la obra para una reunión de un club de lectura que se ha de celebrar en una librería de Ciudadela el próximo 17 de octubre y la comentamos por aspectos de interés:
  • A partir de las notas y apéndices que presenta la editora, Stéphanie Dord-Crouslé, la idea inicial de Flaubert era la de titular la novela de modo semejante a su otra obra maestra, Mme. Moreau, pero luego cambia de idea y dota de ese apellido al protagonista (586). También explica, a partir de borradores del autor, que otra de sus ideas era la de construir la novela a partir de dos mujeres, Mme. Arnoux y Rosanette (593), con lo que la obra se aproximaría a la Fortunata y Jacinta galdosiana.

sábado, 3 de octubre de 2015

Camí de cavalls, X, (11/5, de sa Caleta a Santandria)

El sábado 26 de setiembre proseguimos nuestro recorrido por la zona de poniente de la isla enlazando en sa Caleta por donde lo habíamos dejado el día 14, frente a uno de los muchos hoteles de la zona. En realidad el trayecto ha sido excesivamente fácil y casi todo sobre asfalto. En un primer momento, tras rodear el hotel y seguir adelante desde el lado de su fachada que da al mar, hemos pasado por la parte superior del restaurante de la cova sa Nacra; y no sé si he leído en el periódico que se iba a abrir al público la cueva. Dejo a la izquierda una foto del restaurante extraída de Internet y que parece tomada desde Santandria.
Poco más adelante ya percibimos desde arriba la playa de Santandria y, antes de dirigirnos hacia ella, tomamos la foto de la derecha. Continuamos nuestro camino por las calles asfaltadas de las urbanizaciones y, siguiendo las indicaciones que marcan el recorrido del camí de Cavalls, damos con unas escaleras que bajan entre casas; leemos que son de uso público, las bajamos y vamos a parar a la carreterilla que baja desde la carretera que va de Ciudadela hacia cala'n Bosch.
Giramos a la derecha y un minuto después estamos frente a la playa de Santandria donde tomamos la foto de la izquierda en la que, por algún movimiento extraño del aparato, el farol ha salido torcido.
Y desde ahí desandamos lo andado hasta recuperar el coche en sa Caleta. Ha sido un recorrido corto de sólo 26 minutos entre la ida y la vuelta y de 2 quilómetros. Eso lleva el promedio global a 4,16 km./h.