Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



viernes, 31 de julio de 2015

Italo Calvino, Se una notte d’inverno un viaggiatore

Calvino, Italo, Se una notte d’inverno un viaggiatore (Arnoldo Mondadori, Milán: 1994)
Una buena novela, de 1979, y curiosa. El tema es metaliterario en varios niveles:
  • Porque en la primera frase el narrador se dirige al lector y le explica lo que está haciendo: Stai per cominciare a leggere il nuovo romanzo Se una notte d’inverno un viaggiatore di Italo Calvino (3). Diálogo, pues, narrador/lector aunque unidireccional porque el lector no responderá. Y recursividad: la novela habla de la propia novela. Y tendencia a la tautología: el tema de la novela, de momento, es lo que hace el lector; con ello la novela equivale a la vida del lector que, además, se ha convertido en protagonista. Por lo demás, se va a mantener la segunda persona a lo largo de la obra con el narrador dirigiéndose constantemente al personaje: Hai già letto una trentina di pagine (28); Il romanzo che stai leggendo vorrebbe presentarti un mondo corposo, denso, minuzioso (47).

lunes, 27 de julio de 2015

Marcel Proust, À l'ombre des jeunes filles en fleurs (y VI)

Por último, algunas ideas sueltas para completar el comentario del volumen:
  • Vuelve a darse por parte del protagonista la filtración de todo a través del arte. Y, por supuesto, siguiendo el modelo de Swann: Il aimait encore en effet à voir en sa femme un Botticelli (187). Ese mismo recurso a la pintura salta cuando va a coger el tren para ir a Balbec: Il faut laisser toute espérance de rentrer coucher chez soi, une fois qu'on s'est décidé à pénétrer dans l'antre empesté par où l'on accède au mystère, dans un de ces grands ateliers vitrés, comme celui de Saint-Lazare où j'allai chercher le train de Balbec, et qui déployait au-dessus de la ville éventrée un de ces immenses ciels crus et gros de menaces amoncelées de drame, pareils à certains ciels, d'une modernité presque parisienne, de Mantegna ou de Véronèse (214); y dos notas a la cita: 1ª) el eco del Inferno de Dante: Il faut laisser toute espérance = lasciate ogni speranza (III,9); 2ª) un cierto sabor a vanguardias: futurismo, prerrafaelismo…  Y, en el mismo orden de cosas ya se ha visto cómo asociaba constantemente a Albertine con la pintura. Recurre también a la poesía: je pouvais en regardant les flots m'efforcer de penser que c'était les mêmes que Leconte de Lisle nous peint dans l'Orestie quand «tel qu'un vol d'oiseaux carnassiers dans l'aurore» les guerriers chevelus de l'héroïque Hellas «de cent mille avirons battaient le flot sonore» (275). Y ocurre también en el momento en que fracasa al intentar tomar a Albertine: le visage rond d'Albertine, éclairé d'un feu intérieur comme par une veilleuse, prenait pour moi un tel relief qu'imitant la rotation d'une sphère ardente, il me semblait tourner telles ces figures de Michel Ange qu'emporte un immobile et vertigineux tourbillon (494).

jueves, 23 de julio de 2015

Marcel Proust, À l'ombre des jeunes filles en fleurs (V)

Tras la visión en conjunto de las jeunes filles en fleurs, el narrador protagonista pasa a tratarlas individualmente:
  • Albertine Simonet:
  1. Es la primera por la que se interesa: je ne cessai plus de me demander comment je pourrais connaître la famille Simonet (367). La describe: une fille aux yeux brillants, rieurs, aux grosses joues mates, sous un «polo» noir, enfoncé sur sa tête, qui poussait une bicyclette (359). Y será con esa imagen como la recuerda en un momento en el que se traslada al futuro, al momento de la escritura: C'est ainsi, faisant halte, les yeux brillants sous son «polo» que je la revois encore maintenant silhouettée sur l'écran que lui fait, au fond, la mer, et séparée de moi par un espace transparent et azuré, le temps écoulé depuis lors, première image, toute mince dans mon souvenir, désirée, poursuivie, puis oubliée, puis retrouvée, d'un visage que j'ai souvent depuis projeté dans le passé pour pouvoir me dire d'une jeune fille qui était dans ma chambre: «c'est elle!» (394).

domingo, 19 de julio de 2015

Marcel Proust, À l'ombre des jeunes filles en fleurs (IV)

A las muchachas del pueblo presentadas al final de la entrada anterior se oponen las que dan título al volumen aunque entre esas jeunes filles en fleurs también podría incluirse a las ya dichas porque también las ha asociado a las flores: je me disais que ces rencontres me faisaient trouver encore plus beau un monde qui fait ainsi croître sur toutes les routes campagnardes des fleurs à la fois singulières et communes, trésors fugitifs de la journée, aubaines de la promenade, dont les circonstances contingentes qui ne se reproduiraient peut-être pas toujours m'avaient seules empêché de profiter, et qui donnent un goût nouveau à la vie (282). Sin embargo, su atención pasará a esas nuevas muchachas:

miércoles, 15 de julio de 2015

Marcel Proust, À l'ombre des jeunes filles en fleurs (III)

La segunda parte del volumen lleva por título Noms de pays : le pays de modo parecido a la tercera del volumen anterior, que se titulaba: Noms de pays : le nom. Responde ello a cierta preocupación puntual del narrador por la toponimia: Certains noms de villes, Vezelay ou Chartres, Bourges ou Beauvais servent à désigner, par abréviation, leur église principale. Cette acception partielle où nous le prenons si souvent, finit—s'il s'agit de lieux que nous ne connaissons pas encore—par sculpter le nom tout entier qui dès lors quand nous voudrons y faire entrer l'idée de la ville—de la ville que nous n'avons jamais vue—lui imposera—comme un moule—les mêmes ciselures, et du même style, en fera une sorte de grande cathédrale (227).

sábado, 11 de julio de 2015

Marcel Proust, À l'ombre des jeunes filles en fleurs (II)

Este volumen, en general, se puede presentar según sus dos partes: la primera, Autour de Mme Swann, con guiño al título del volumen anterior, Du côté de chez Swann, ubicada en París, con predominio de interiores, los que corresponden a fiestas y salones y, en lo que se refiere a la vida amorosa del protagonista, centrada en Gilberte; la segunda, Noms de pays: le pays, con predominio de exteriores, situada en Balbec, en la costa y, por lo que hace a la vida amorosa del protagonista, enfocada hacia les jeunes filles en fleurs.
Dedicaremos esta entrada, pues, a la primera parte y, sobre todo, a lo que parece ser su eje central, la relación entre el protagonista-narrador y Gilberte. Pero notaremos otros aspectos:

martes, 7 de julio de 2015

Marcel Proust, À l'ombre des jeunes filles en fleurs (I)

Proust, Marcel, À l'ombre des jeunes filles en fleurs (Gallimard, s.l.: 1988)
Tres notas previas: 1ª) Al final de esta entrada se detalla dónde se encuentran todas las referidas al primer volumen de la obra. 2ª) Leemos este volumen auxiliados del siguiente: Proust, Marcel, À l'ombre des jeunes filles en fleurs, II (Nouvelle Revue Française, Paris: 1924), que compramos en el mercado de Plainpalais de Ginebra; es de notar que esta edición de 1924 es la número 71 para una obra publicada por vez primera en esta misma editorial en 1919. 3ª) Hemos encontrado un enlace a partir del cual se puede leer la obra completa en la red: aquí.
Abordaremos la obra, tan compleja, como el volumen anterior, por apartados. En primer lugar, algunas notas dispersas acerca de la relación entre este volumen y el anterior sin perjuicio de otras relaciones que irán apareciendo:

viernes, 3 de julio de 2015

El Fari, Apatrullando la ciudad

Como hace tiempo que no aporto nada de música a mi blog, vengo hoy con esta joya a la que quisiera dar doble valor: primero, como homenaje al Fary, que en gloria esté (y seguro que está); y luego, como homenaje a Torrente, también en la gloria.
Atención especial merece, en el vídeo: el conjunto de baile carcelario encabezado por Torrente; la presencia de otros grandes como Paquirrín o el degenerado ese calvo que tiene un hermano gemelo y cuyo nombre no recuerdo; y los anuncios superpuestos con toda la variopintez carpetovetónica.