Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



domingo, 1 de marzo de 2015

Malcriada

Es todo un romántico. Si me apetece un paseo por la playa, no lo duda un instante y ya nos ves a los dos descalzos a la luz de la luna mientras me susurra dulzuras al oído. No sé qué comentario hice de la música italiana de los setenta y ahí lo tienes con Richard Cocciante en el coche a todas horas. Y su último detalle... Me llego al cajero automático por dinero, se me acerca por detrás, me besa el cuello, me dice al oído que me ama y, al ponerme yo tierna, se arrima descaradamente y. mientras mira la pantallita, susurra:

-Pues imagínate si tuvieras el doble de saldo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario