Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



viernes, 5 de junio de 2015

Benito Pérez Galdós, Fortunata y Jacinta

Pérez Galdós, Benito, Fortunata y Jacinta (Hernando, Madrid: 1980)
Galdós, de quien ya reseñamos algunos de los Episodios Nacionales, alcanza aquí, a nuestro entender, la cumbre del realismo español de la mano de Clarín con La Regenta. (poner enlaces) Y la extensión de su obra nos lleva a analizarla de forma metódica:
  • El punto de vista: vemos un narrador en primera persona que: a) por momentos parece limitarse a ser mero cronista de la historia: las noticias más remotas que tengo (9); en otros momentos se inserta en la historia manifestando relación con los personajes: le conocí (a Juanito Santa Cruz) un día en casa de Federico Cimarra (11).
  • La estructura:
  1. La narración comienza (I,1) con la presentación de Juanito Santa Cruz, que va a ser el eje vertebrador de la novela en tanto punto de unión entre Fortunata y Jacinta, en ambiente universitario. Prosigue ordenadamente con un flash back para presentarnos la historia de sus padres en el contexto del comercio madrileño y, acto seguido, de la familia Arnáiz para culminar con su hija Jacinta que luego se casará con Juanito (I,2). Y, como le oí decir brillantemente en clase de la UB a Luis -luego Lluís- Izquierdo, en esta zona de la novela aparecen escenas costumbristas como si su autor quisiera digerir ese costumbrismo, darlo por acabado y arrancar de una vez la verdadera novela moderna: así ocurre con Barbarita, madre de Juanito, pidiendo de niña el cuartillo para la Cruz de Mayo (24).

  • Los personajes:
  1. Juanito Santa Cruz: sabidos son los enlaces que Galdós intenta con Cervantes. Véase: Juanito acabó por declararse a sí mismo que más sabe el que vive sin querer saber que el que quiere saber sin vivir, o sea, aprendiendo en los libros y en las aulas (13); estamos ante la misma disyuntiva de don Quijote cuando en I,1 renuncia a seguir leyendo libros de caballerías o a acabar la novela de Feliciano de Silva y decide salir a vivir su propia novela.
  2. Y, como suele hacer el autor en sus llamadas novelas españolas contemporáneas, introduce personajes que aparecen en otras: Joaquinito Pez (9), Bringas (17).
  • El espacio:
  1. Descripciones con comparaciones cuando menos curiosas: las habitaciones parecían destinadas a la premeditación de algún crimen (20).
  • Guiños cervantinos: aparte de lo dicho a propósito de la caracterización de Juanito Santa Cruz, véase la propuesta para alguien a quien han nombrado conde: que adopte por escudo un frontil y una jáquima con un letrero que diga: Pertenecía a Babieca (20); no deja de recordar el pasaje del Quijote con los  rebaños que son ejércitos y la leyenda que dice: Miau.



No hay comentarios:

Publicar un comentario