Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



lunes, 29 de junio de 2015

Angustia

Despertó y no, el dinosaurio ya no estaba allí. Sin embargo se había cumplido por fin la pesadilla que le había asaltado tantas noches: encendió el GPS y se dio cuenta de que estaba en la estrella muerta Digamma de la constelación Vulpecula. Sabía que la estrella estaba deshabitada y que su diámetro era mayor que la órbita de Urano. Añoró al dinosaurio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario