Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



lunes, 9 de marzo de 2015

Angustia

Despertó y no, el dinosaurio ya no estaba allí. Sin embargo se había cumplido por fin la pesadilla que le había asaltado tantas noches: encendió el GPS y se dio cuenta de que estaba en la estrella muerta Digamma de la constelación Vulpecula. Sabía que la estrella estaba deshabitada y que su diámetro era mayor que la órbita de Urano. Añoró al dinosaurio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario