Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



lunes, 29 de junio de 2015

Angustia

Despertó y no, el dinosaurio ya no estaba allí. Sin embargo se había cumplido por fin la pesadilla que le había asaltado tantas noches: encendió el GPS y se dio cuenta de que estaba en la estrella muerta Digamma de la constelación Vulpecula. Sabía que la estrella estaba deshabitada y que su diámetro era mayor que la órbita de Urano. Añoró al dinosaurio.

jueves, 25 de junio de 2015

Malcriada

Es todo un romántico. Si me apetece un paseo por la playa, no lo duda un instante y ya nos ves a los dos descalzos a la luz de la luna mientras me susurra dulzuras al oído. No sé qué comentario hice de la música italiana de los setenta y ahí lo tienes con Richard Cocciante en el coche a todas horas. Y su último detalle... Me llego al cajero automático por dinero, se me acerca por detrás, me besa el cuello, me dice al oído que me ama y, al ponerme yo tierna, se arrima descaradamente y. mientras mira la pantallita, susurra:

-Pues imagínate si tuvieras el doble de saldo.

domingo, 21 de junio de 2015

Michel Houellebecq, Plateforme

Houellebecq, Michel, Plateforme (Flammarion, París: 2001)
Es ésta una de las primeras novelas del controvertido autor francés contemporáneo nuestro (n. 1956) y de él ya reseñamos una posterior, La possibilité d'une île.
La tratamos a partir de los aspectos que consideramos dignos de ser destacados:

miércoles, 17 de junio de 2015

Stephan Zweig, Relatos

Zweig, Stephan, Relatos (S.A. de Promoción y Ediciones, Madrid: 1984)
Forma este libro un conjunto de pequeños relatos como otros que, del mismo autor, hemos comentado aquí y también aquí.

sábado, 13 de junio de 2015

Camilo José Cela, Viaje a la Alcarria

Cela, Camilo José, Viaje a la Alcarria (Espasa-Calpe, Madrid: 1967)
Curiosa la versatilidad del autor que sabe tocar, y bien, palos tan dispares como esa novela tremendista con toques picarescos que es La familia de Pascual Duarte en 1942 para, pasando por el cuaderno de viajes que nos ocupa en 1948 ir a parar a una obra de signo rupturista como La Colmena en 1951 y a otros muchos lugares después. Quizá sea así como se trabaja un premio Nobel.
En cuanto al Viaje a la Alcarria es exactamente eso, la descripción del recorrido, casi siempre a pie y después de haberse apeado del tren en Guadalajara, desde ahí hasta Pastrana. Curiosidades en el texto las hay a montones:
  • Que el autor, a imitación de César, hable de sí mismo en tercera persona: El viajero sigue, con su morral a costillas, carretera adelante (45). Con lo cual estamos ante una narración autobiográfica en tercera persona. Y nótese la curiosidad de que La familia de Pascual Duarte, en cierto modo, había estado en el punto opuesto, esto es, era una pseudoautobiografía en primera persona.

martes, 9 de junio de 2015

John Dos Passos, Manhattan Transfer

Dos Passos, John, Manhattan Transfer (Bruguera. Barcelona: 1980)
El autor (1896-1970), como es sabido, está encasillado, con Scott Fitgerald, Hemingway... en la generación perdida norteamericana. Y ésta es quizá su obra más representativa. Se podría decir que es la antiepopeya de Nueva York, o que intenta disolver esa novela urbana del XIX que quizá comenzaría con Balzac y pasaría por Dickens, Galdós, los rusos... Pero empezaremos el comentario de otro modo, por comparación con otra novela que toma a ésta como referente, La colmena de Camilo José Cela. Al aparecer ésta en 1951 ha transcurrido ya un cuarto de siglo desde la novela que nos ocupa (1925), pero son numerosos los puntos en común entre una y otra: sobre todo, la multitud de personajes; su deambular caótico por la ciudad; la presentación del texto en fragmentos cortos saltando de unos personajes a otros. Ahora bien, quizá La Colmena presenta un mayor equilibrio que Manhattan Transfer en lo que se refiere a los elementos narrativos. En efecto, mientras en ésta a la multitud de personajes hay que añadir la cantidad de tiempo que se abarca, en aquélla se compensa la cantidad de personajes con una gran concentración del tiempo en no más de tres días; y en cuanto al espacio quedan ambas novelas unidas por la reducción de éste a un escenario exclusivamente urbano: Madrid y Nueva York respectivamente. De otro lado, en Manhattan Transfer notamos también la ausencia de espacios de cohesión, como el café de doña Rosa al que acuden regularmente los personajes que antes y después actúan de forma dispersa.

viernes, 5 de junio de 2015

Dámaso Alonso y José Manuel Blecua, Antología de la poesía española. Lírica de tipo tradicional

Dámaso Alonso
Alonso, Dámaso y Blecua, José Manuel, Antología de la poesía española. Lírica de tipo tradicional (Gredos, Madrid: 1978)
Un libro bonito que encontré en una librería de viejo tan moderna que se hacía llamar outlet. Y ya expliqué en otro lugar que lo compré porque  en la Universidad de Barcelona había visto montones de veces a José Manuel Blecua, uno de los antólogos, con él en la mano.
El prólogo de Dámaso Alonso sirve de rápido repaso a toda la historia de la lírica española: parte de la nueva visión de la lírica popular a partir del Romanticismo, pasa por la introducción del metro italiano durante el Renacimiento y va a parar a Bécquer.

lunes, 1 de junio de 2015

John le Carré, La gente de Smiley

Muro de Berlín
le Carré, John, La gente de Smiley (Bruguera, Barcelona: 1981)
Continuamos con la lectura del ciclo dedicado a Smiley y Karla cuya segunda novela reseñamos aquí, y damos por terminada la serie con ésta.
Quizá sea la obra, de entre las tres, con mayor suspense e intriga o, al menos, nos ha parecido la más entretenida o menos dedicada a presentarnos pesadas reuniones en las que se discute o se toman acuerdos que, si bien son imprescindibles para el desarrollo de la acción, lastran el contenido. Y también es la que presenta una mayor variedad de escenarios: París, Londres, Hamburgo, Berna, Berlín... Destacamos las siguientes notas: