Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



martes, 17 de febrero de 2015

Salamanca y Tavira, I: Salamanca

Este viaje es repetición, con alguna variante, de otros que hice en 2010 y 2011. Este último está ya explicado en este blog en dos entradas, la primera dedicada a Salamanca y la segunda, a Tavira.
La razón del viaje no ha sido otra que la de comprobar el comportamiento de mi coche nuevo, un Mercedes Benz 220 Bluetec: tras tres meses en Menorca haciendo trayectos máximos de 50 quilómetros y muchos otros de sólo cinco quilómetros, uno no puede comprobar aspectos tales como el consumo en viaje largo: y he podido comprobar que mientras el consumo medio por Menorca es de 6,5 litros por 100 quilómetros, entre Barcelona y Salamanca conseguí un promedio de sólo 4,6.
Día 11/2/2015.
Tras haber traído el coche a la península en el barco de Balearia del sábado 7 de febrero con una oferta -75 euros el coche y yo-, el miércoles 11 salí a las 7 de la mañana de Valldoreix y llegué a Salamanca a las 17:30: unos 760 kms. Escogí la ruta normal: 1) La A-2 hasta Zaragoza. 2) La autovía del Ebro en dirección Logroño para comprobar si había algún tramo nuevo, que no lo había. 3) En Gallur, la N-122 por Borja y Tarazona, que se siguen atravesando por en medio, hacia Soria; paré en el Mesón del Aceite de Bulbuente para comprar paté de aceituna y estaba el Moncayo completamente nevado; de hecho, nevó débilmente y sin cuajar en la zona del puerto del Madero y más allá de Soria en la parte de Calatañazor. 4) Paré a comer en el Ventorro, justo después del polígono de Aranda de Duero: una buena fideuá con chipirones y secreto de segundo, que sigo sin saber qué pieza es exactamente. 5) De ahí hacia Valladolid, que algo había avanzado la autovía: se coge prácticamente al rebasar los viñedos de Vega Sicilia y ya enlaza con la circunvalación de Valladolid. 6) De ahí, a Tordesillas y Salamanca.
¿Qué hace uno en Salamanca a media tarde? Esperar, claro está, a que dé la hora de las cañas. Y eso hice, que subí andando desde el hotel, en Santa Marta de Tormes, hasta la plaza Mayor: 45 minutos. Y entre cañas y tapas -tostas con farinato y huevo de codorniz, de queso de cabra, de morcilla picante...- cené. Y hacia las nueve y media cogí un taxi junto al mercado para volver al hotel a la hora del partido, que empatamos con el Atlético de Bilbao.

Día 12/2/2015.
Mañana normal en Salamanca. En vez de ir andando cogí un autobús y fui directo a tomar café y leer el periódico al legendario café Novelty de la plaza Mayor que, como tuvo de cliente habitual a Torrente Ballester -yo alcancé a verlo allí en 1983- le tiene una estatua de bronce dedicada junto a una mesa; algo se aprecia en la foto de la derecha. Tras ello, según mi costumbre, me dirigí hacia la librería Cervantes: cojo la calle Toro, luego el Azafranal -que eso es un nombre de calle y no Francesc Macià o similar- y, cual no fue mi sorpresa al llegar a la plaza y ver que donde estaba la moderna librería había una sucursal del banco Sabadell-Atlántico. Vuelvo atrás hasta la librería vieja y me informan de que está en el mismo Azafranal más arriba. Llego y me da una impresión más pobre que la que había en la plaza, decorada en plan diseño. Busco un libro de Gredos dedicado al proceso de Sócrates y, al no encontrarlo, acabo por comprar un ejemplar de la colección biblioteca clásica de esa misma editorial: Demetrio, Sobre el estilo; 'Longino', Sobre lo sublime.
Tras ello, otro paseíto hasta la plaza Anaya a ver si allí, en la librería Nueva Plaza Universitaria, encontraba lo que buscaba: tampoco lo encuentro pero compro, de la misma colección, un libro dedicado a Homero del gran C. M. Bowra. Y, por cierto, al pasar frente a la catedral uno no entiende por qué se borraron todos los vítores de sus muros, que a la altura que estaban algunos sorprendía cómo alguien podía haberse subido hasta allí. Total, que comí en un restaurante que ya conocía junto al patio de Escuelas Menores y me volví al hotel a echar la siesta y repetir por la tarde el mismo esquema de la tarde anterior, que de eso se trata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario