Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



domingo, 27 de abril de 2014

Platón, Diálogos, I (Prólogo)

Platón, Diálogos, I (Madrid, Gredos: 2008)
Impresionante, aunque por momentos densa, la cumplida introducción de Emilio Lledó a los diálogos de Platón. Con muchísimas ideas sugerentes como las siguientes, que presentamos de modo algo disperso:
  • El diálogo supone la eliminación del lenguaje dogmático: La verdad se desvelaba no en el imperio del sacerdote o del rey, sino en la coincidencia de los hombres, en el enfrentamiento de sus opiniones (14). Visto así, se llega a una democratización del lógos. Y entiendo que todo ello es otra manera de ver el paso del mito al lógos.
  • Como se ha dicho repetidamente, la filosofía europea no ha sido otra cosa que notas a pie de página a los diálogos de Platón (30), pero de ahí la necesidad de entenderlo bien.
  • La democracia ateniense, entorno de Platón, consiste en una isegoría, o igualdad de palabra en el ágora, y también en una isonomía, o igualdad ante la ley, el nómos. Y de nómos en tanto relación política, nómisma, la moneda, base de la relación económica. Sigo así que el origen remoto de numismática está en nómos (62ss.).
  • La base de la teoría de las ideas platónica está en la unidad del ser de Parménides como ya suponía. Creo entender, de la lectura de las pp. 83-85, que Platón acudirá también al pensamiento de Heráclito sobre el flujo y la mutabilidad para establecer que las ideas son inmutables al modo de Parménides mientras las sensaciones son mutables al modo de Heráclito.
  • Dado el peso de la polis en la cultura griega, la felicidad consiste en la correspondencia entre el hombre y la ciudad; y viceversa, la infelicidad consiste en la ruptura de ese vínculo y, de ahí, por ejemplo, la aniquilación de Edipo alcanza su más honda dimensión cuando éste abandona Tebas (91-92). Ello será importante -entiendo- a la hora de analizar la condena a muerte de Sócrates por parte de la ciudad de Atenas (Apología) e incluso su negativa a fugarse de prisión (Critón).
  • Frente a la relatividad de los valores en la sofística a partir del lenguaje, Sócrates pretende encontrar los principios éticos que subyacen en ese lenguaje: es la aletheia en el logos y entrando también en el demos (98).
(La presente entrada continúa aquí)

No hay comentarios:

Publicar un comentario