Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



sábado, 17 de mayo de 2014

Miguel Ríos, Bienvenidos

Este  jueves pasado, 15 de mayo, estuve en el Ateneo de Mahón con motivo de la presentación, por parte de Miguel Ríos, de sus memorias. No pienso leerlas porque cosas más importantes tengo pendientes de lectura. Sin embargo no dudo por un instante de que es capaz de explicarse muy bien. En cuanto a la presentación... Bueno, intervinieron tres personas, entre ellas la presidenta del Ateneo, con unos discursitos muy preparados a los que luego Miguel Ríos les dio veinte vueltas improvisando. Muy diferente de la única vez que lo vi, en Barcelona, allá a finaes de los 70 donde se lio en un discurso en que lo que vino a decir que los Reyes Católicos destruyeron una cultura andaluza que él pretendía recuperar. Incluso alguien del público le gritó: 'Venga, Miguel, canta el Himno de la alegría y vámonos a dormir'.
En cambio en Mahón, muy bien, que dicen que ahora se cuida, ¡qué remedio con la edad a la que vamos llegando! Y un discurso que transmitía, como se dice de los toreros. Bien en general a pesar de liarse con esas ultracorrecciones andaluzas en las que ya caía Felipe González.cuando decía cosas como zosialihmo; o  pesar de situar a Mozart en el Renacimiento. Un músico está para componer y le basta con saber que hubo otro antes que él llamado Mozart, no como Messi que ignora que antes de él existió, por ejemplo, Kubala. Y esas pequeñas lagunas de su discurso las salvó de mucho, para mi gusto, sabiendo situar palabras como silente o salvífico en un discurso espontáneo.
Dejo, pues, su Bienvenidos hijos del rock and roll:

No hay comentarios:

Publicar un comentario