Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



domingo, 25 de mayo de 2014

James Joyce, Ulises (2: el capítulo 1)

Ya hace más de un año que andaba detrás de dedicar varias entradas a reseñar el Ulises pero hasta ahora sólo había dedicado una a recopilar sus frases célebres. Ahora, ya de forma algo más metódica, me pongo en la labor. Para ello utilizo dos ediciones, una en inglés y otra en castellano y a sus páginas van referidas las citas según aparezcan en una u otra lengua.
Joyce, James, Ulysses (Penguin, Harmondsworth: 1971)
Joyce, James, Ulises (2 vols. traducción de José María Valverde; Bruguera, Barcelona: 1980)

Aquí sólo hablaré de ciertos aspectos del capítulo 1. Porque son reflexiones que se me ocurrieron con motivo de mi asistencia a una charla-tertulia impartida por Josep Masanés en el Ateneo de Mahón este pasado jueves 22 de mayo.

Observaré en primer lugar cómo la obra, ya desde el inicio, intenta anclarse en muy diversas tradiciones:
  • La anglosajona: La frase primera, por ejemplo, contiene una aliteración: Stately, plump Buck Mulligan came from the stairhead (9). Y sobre el uso de la aliteración en literatura anglosajona, las apreciaciones de Borges en Literaturas germánicas medievales o dos ejemplos de la música pop: Whispering words of wisdom (The Beatles, Let it be); A deep and dark december (Simon & Garfunkel, I am a rock). Hay un personaje, Haines, que puede encarnar esa tradición: un pesado de sajón... Porque viene de Oxford (77). Ahí también las alusiones al Calibán de Shakespeare o a Óscar Wilde (80); o el sueño de Stephan con su madre muerta (78), que pueden apuntar hacia Hamlet, citado después (92, 94) y con referencias en varias direcciones: la comparación de la torre en que viven, asociada al ómphalos, con Elsinore (94); el Hijo esforzándose en reconciliarse con el Padre (95) en fusión con la Santísima Trinidad.
  • La celta: De ahí las alusiones a los bardos: El moquero del bardo. Un nuevo color artístico para nuestros poetas irlandeses: verdemoco (77); bardo asqueroso (79); los bardos deben beber (91) O a los druídicos druidas (85). O la cita de los Mabinogion (87). O Haines, precisamente inglés, hablando gaélico y reivindicándolo (89-90) frente a la anciana, que responde: es una lengua de mucha grandeza.
  • La católica, de tanto peso en Irlanda, y que es eje de varios relatos de Dublineses: De ahí la primera frase de Buck Mulligan: Introibo ad altare Dei (75). Y no es sólo el saludo del personaje sino el del autor introduciéndonos a su obra y sugiriendo su lectura como algo sagrado. En la misma dirección católica en tono de burla hay que entender la bendición de la mesa previa al desayuno también por boca de Mulligan: Bendecidnos, Señor, y bendecid estos dones (86)... In nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti (87, y luego matizadas por Haynes: Por Júpiter). Hay que añadir a ello las constantes alusiones: cobarde jesuita..., oh amados carísimos,... bendiciendo tres veces la torre... (75); no le dejes caer en la tentación (80); vena jesuítica (82); Loyola (83); bromas lúgubres de jesuita (92). Cómica es la respuesta de Mulligan a la anciana que trae la leche tras saludar ésta con un Bendito sea Dios: ¿Quién?... Ah, claro (88). O la alusión a la pasión en el momento de vestirse: Mulligan es despojado de sus vestiduras (92).
  • La clásica: está no sólo en el título, Ulises, aludiendo al periplo del protagonista por el Mediterráneo, comparable al que van a desarrollar los personajes por Dublín, sino en el del personaje Stephen Dedalus con alusión a Dédalo: es quien construye el laberinto de Creta y apunta de nuevo al movimiento laberíntico por Dublín. La alusión se vuelve explícita: ¡Ese absurdo nombre tuyo, un griego antiguo! (76). Se insistirá sobre la Odisea con la cita de uno de los epítetos épicos homéricos: epi oinopa pontos (77-78: el vinoso ponto). Nueva alusión a periplo es la cita de la Anábasis de Jenofonte: Thalatta!, Thalatta! (78: el grito ¡el mar! cuando, tras cruzar Anatolia, Jenofonte y los suyos alcanzan el Ponto Euxino). Otras alusiones dispersas: Chrysóstomos (76); las aspiraciones de Mulligan junto a Dedalus: haríamos algo por la isla. Helenizarla (80); ómphalos (81); otro epíteto épico con referencia a Apolo: Fergus rige los broncíneos carros (83); o aladas manos (96);  la alusión a las Parcas (86); otra vez un epíteto épico en medio de un párrafo que imita el estilo y en alusión paródica a la vieja que trae la leche relacionándola con la aurora: mensajera de la secreta mañana (89; y diría que la anciana, al traer la leche y, en cierto modo, amamantar al grupo, se va a relacionar por su carácter nutricio con el aya de Ulises, una de las primeras que lo reconoce al regresar a Ítaca).
  • La judía: con el nombre de Málachi Mulligan. Pero el personaje lo quiere helenizar: dos dáctilos... tiene son helénico (76); del mismo modo, canta con acento cockney (85) apuntando hacia el tipo del inglés castizo. Aun así utiliza la expresión Siervo de los siervos (85), genitivo superlativo hebraico al modo de cantar de los cantares. Y alguna otra cita siempre en boca de Mulligan: el recaudador de prepucios (88: puede ser alusión al rey David llevándole a Saúl prepucios de filisteos como prueba para casarse con su hija); Jafet en busca de padre (94); Mi madre era judía... con José el ebanista (95 en la Balada del jovial Jesús)... 
Tras ello noto cómo los tres personajes son híbridos: Mulligan, judío helenizante y celtizante que acaba el capítulo comparándose con el Übermensch y citando el Zaratrustra de Nietzsche (100). Haines, inglés que habla gaélico. Stephen Dedalus, siervo de dos amos... uno inglés y una italiana (97), que resultarán ser el imperio británico y la iglesia católica.
Y dejo de lado otros aspectos como que, que yo haya notado, no hay marca precisa de tiempo: estamos de mañana temprano pero, de momento, podrían ser tan las seis como las ocho. Y en cuanto al espacio, transcurre en su mayoría en una torre en la costa, espacio cerrado que se opondrá al espacio abierto del Dublín al que acuden al final del capítulo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario