Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



domingo, 13 de octubre de 2013

Prosper Mérimée, Colomba

Mérimée, Prosper, Colomba (Librio, París: 1997)
Una novelita publicada en Francia por Librio que, en los 90 y como hizo aquí Alianza, publicó clásicos de forma económica, diez francos en este caso.
Si situamos a Mérimée (1803-1870), sí el de Carmen, en su tiempo y leemos la obra desde paralelos españoles vamos a dar, sin mucho margen de error, en el costumbrismo, en novelas como La gaviota de Fernán Caballero o Peñas arriba de Pereda en las que parece como si la intriga amorosa sirviera de excusa para la exhibición de tipos o escenas regionales. En efecto, aquí asistimos a una historia de amor entre un heredero de una vieja familia corsa y una joven aristocrática irlandesa; todo ello salpicado de bandoleros y aderezado con una trama de viejas rencillas entre familias que van a dar en la venganza.
Notas:
  • Es patente la admiración del autor por el modo de vida de los bandoleros y sus códigos de honor. Dice uno de ellos: Il y a plus d'assassinats chez nous... que partout ailleurs ; mais jamais trouverez une cause ignoble á ses crimes. Nous avons, il est vrai, beaucoup de meurtriers, mais pas un voleur (23). Y más adelante: L'argent fait tout dans ce monde... mais dans le maquis on ne fait cas que d'un coeur brave et d'un fusil qui ne rate pas (149). Es terreno conocido: de un lado, y teniendo en cuenta el origen parisino del autor, estamos ante esa admiración romántica por el sur que afecta a Goethe, Hölderlin, Sthendal, Byron...; de otro -y véase la proximidad de los personajes con los siete niños de Écija, Diego Corrientes, Luis Candelas pero también con el Robin Hood de Ivanhoe (1820)- estamos también ante la admiración romántica por los aquellos que viven al margen de la ley y que incluye al corsario de Byron y su colega de Espronceda, al mismo don Juan, al jorobado de Víctor Hugo (1831).
  • No obstante lo anterior, la visión del autor es -digámoslo así- etnocéntrica al estilo típicamente francés en el sentido de que entiende entre la Francia peninsular y Córcega una oposición del tipo de la que se da entre civilización y barbarie. El protagonista masculino, Orso della Rebbia, encarna no muy convincentemente esa oposición puesto que, de un lado, ha estudiado en Pisa y ha servido en el ejército napoleónico, y, del otro, vuelve a Córcega donde el ambiente le exige que cumpla una venganza sobre una familia enemiga. La contradicción entre los dos mundos le lleva a un conflicto interior a la hora de llevar a cabo la venganza y acaba planeándola en términos incomprensibles en Córcega: Un seul espoir lui restait dans ce combat entre sa conscience et ses préjugés, c'était d'entamer, sous un prétexte quelconque, une querelle... et de se battre en duel... Le tuer d'une balle ou d'un coup d'épée conciliait ses idées corses et ses idées françaises (71).
  • En cuanto a la Colomba que da título a la obra es la hermana de Orso della Rebbia. Es ella quien mantiene, en ausencia de su hermano, el rencor hacia la familia enemiga y quien presiona a éste, cuando regresa, para que lleve a cabo la venganza. Está caracterizada también con rasgos que la inscriben del lado de la barbarie. Es una buena voceratrice que, según el texto, viene a ser -y volvemos al costumbrismo romántico- entre una plañidera y una improvisadora de cantos populares si bien éstos tienen como tema la venganza. Al final de la obra, sin embargo, y reforzando el final feliz, se decantará del lado de la civilización cambiando la navaja por el abanico: Adieu les stylets... ; maintenant j'ai un éventail (151); aún así, al encontrar casualmente al cabeza de la familia enemiga al que su hermano ha matado dos hijos, le canta: Il me faut la main qui a tiré, l'oeil qui a visé, le coeur qui a pensé (153).
  • La intriga amorosa central está encarnada por Orso della Rebbia y Miss Lidia, una joven irlandesa de formación aristocrática que viaja por placer acompañada por su padre. En algún momento se opone a Colomba en la relación antes citada: si ésta, que insta a su hermano a llevar a cabo la venganza y va siempre armada de navaja, encarna los valores corsos del lado de la barbarie, aquélla representa la civilización europea y opera en sentido contrario. Por lo demás, en algún momento, por el contexto de venganzas en que se desarrolla, parece como si la trama amorosa fuera a acabar trágicamente: Vous avez une amie qui será désolée... de... vous savoir pendu (50) dice lady Lidia a Orso della Rebbia en frase que a primera vista podría parecer anticipatoria. Sin embargo, la frase la pronuncia tras haberle entregado un anillo: Voyez-vous cette bague ? c'est un scarabée égiyptien (51). Por supuesto, el anillo adquiere carácter simbólico y poco después él lo besa: Il prit l'anneau égyptien...  et le porta à ses lèvres(53). A partir de ese momento, la relación avanza hacia el final feliz.
  • En resumen, la novelita está estructurada en dos historias paralelas, relativas, respectivamente, a la venganza y a amor. Cada figura femenina tiene a su cargo una de las acciones: Colomba, la relativa a la venganza, y lady Lidia, la del amor. Y entre las dos está Orso della Rebbia de modo que la estructura de personajes centrales queda simétrica.



No hay comentarios:

Publicar un comentario