Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



domingo, 2 de marzo de 2014

Priapeos. Grafitos amatorios pompeyanos. La velada de la fiesta de Venus. Reposiano, El concúbito de Marta y Venus. Ausonio, Centón nupcial

Priapeos. Grafitos amatorios pompeyanos. La velada de la fiesta de Venus. Reposiano, El concúbito de Marta y Venus. Ausonio, Centón nupcial (Gredos, Madrid: 1981)
He aquí una antología de poesía erótica latina de origen variado, desde grafitos en los muros pompeyanos hasta el texto de Ausonio, el autor del conocido verso Collige, virgo, rosas que se suele citar a propósito del carpe diem.
En primer lugar se recogen un conjunto de breves poemas con Príapo como centro: o es quien habla, o es o el tema, o a él van dirigidos. Ofrecen algunas curiosidades: 1ª) Dame (...) lo que la primera noche concede la virgen al ardiente esposo, mientras, en su inexperiencia, teme el desgarramiento del otro lugar (3); explica el editor en nota una costumbre que sustenta en Séneca: como reminiscencia de la ofrenda de primicias a los dioses, a la esposa se le hacía gracia de la virginidad la primera noche a cambio de sodomizarla (a cambio de la pedicación en términos del editor) 2ª) El uso de huerto como símbolo erótico: Lo que mi huerto tiene impunemente podrás tomar, siempre y cuando lo que tu huerto tiene logre alcanzar (5). 3ª) La tendencia por el sexo multidireccional queda manifiesta en textos como el siguiente: Si a robar viniesen una mujer, un hombre o un muchacho, que aquélla presente su coño, aquél su boca, éste sus nalgas (49).
En cuanto a los grafitos pompeyanos son de destacar los siguientes aspectos: 1º) El uso del símbolo de la puerta: Por esta puerta me vuelvo loco (117). Es omnipresente en lírica amorosa desde el Cantar de los cantares hasta el Qué faré, mamma / meu habib est ad yana mozárabe o A mi porta nasce una fonte / por do saliré que no me moje, y es lo de menos que la puerta (ianua) simbolice un acceso a la mujer de tipo amoroso o completamente físico. 2º) La primera manifestación conocida de lo que ya podría llamarse una tira cómica y que presenta una discusión entre varios jugadores de dados junto a los dibujos correspondientes (149). 3º) El testimonio de que las pompeyanas se afeitaban el coño a partir de una defensa del coño con pelo: Un coño peludo se jode mucho mejor que uno depilado. / Aquél retiene mejor los vahos y tira, al mismo tiempo, de la verga (193). 4º) La presencia de una hermosa muestra de lírica en voz femenina; Peter Dronke, en su conocido manual La lírica en la Edad Media (Ariel, Barcelona: 1995) la cita en latín como antecedente de la lírica femenina mozárabe, gallego-portuguesa, castellana... : Si tu sintieses, cochero, el fuego del amor / te darías más prisa para ver a tu Venus. / Yo amo a un joven... (86).
Menor interés tienen, a nuestro entender, los otros dos textos, de Reposiano y Ausonio respectivamente. El de Ausonio tiene acaso el mérito de ser un centón, esto es, un género consistente en el uso tergiversado de versos clásicos: en concreto construye, a partir de versos inocuos de Virgilio, un poema erótico centrado en una boda.
Nunca dejan de impresionar estas imágenes de Pompeya



No hay comentarios:

Publicar un comentario