Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



sábado, 28 de diciembre de 2013

Cataluña libre o la tierra prometida

Vamos a imaginar a alguien catalán de toda la vida. De 30 años, de nombre Jordi, por supuesto, y con sus dos apellidos catalanes. Nació y vive en alguno de esos rincones de la Cataluña profunda -Vich (sic), Ripoll, Calaf.... Recibió una educación normal, esto es, basada en la hispanofobia: la última guerra civil la convocaron los españoles con la sola intención de acabar con la lengua catalana; en Madrid lo único que quieren, por pura envidia, es acabar con Cataluña; meneársela no es pecado si uno lo hace pensando en la virgen de Montserrat... Supongamos también que decide casarse con una pubilla de su tribu de nombre Nuria y con otros dos apellidos catalanes. Mira sus ahorros, habla con el padre y su futuro suegro, y decide que, si quiere comprar un piso, ha de pedir una hipoteca. ¿A dónde acude a pedirla?: a la Caixa, por su convicción de que es un banco catalán por los cuatro costados; el pobrecito Jordi, llevado de su ignorancia, no sabe que el capital no tiene patria ni ideología y cree que el BBVA, Santander... son, por españoles, bancos fascistas. Pero a los efectos de lo que vamos a contar da lo mismo que solicite su hipoteca en la Caixa que en el ING Direct.
Llega el día del supereferéndum y él, al igual que otros Jordis de apellidos García y Martínez que piensan que votando que sí por fin les perdonarán que sus abuelos hubieran nacido en el sur y hubieran llegado en la patera de Almería, vota a favor de la independencia por sus mil razones personales: porque al día siguiente Cataluña será la Arcadia donde entonces sí se atarán los perros con longanizas de Olot, porque Messi correrá a cambiar su pasaporte sudaka por un D.N.I. con la cuatribarrada y la selección catalana podrá ser campeona mundial de fútbol con Guardiola de entrenador....
Supongamos ahora que por ese proceso o por decisión gratuita del dictadorcillo tribal, Cataluña pasa a ser independiente. Consecuencias:
-Se ha de adoptar una nueva moneda. Llámese pujolet, virolai o, como antes, peseta. Y la nueva moneda habrá de fluctuar -lo que antes llamaban la serpiente monetaria- con el resto de divisas. Y ya se avisó de que la depreciación que se le calcula a esa nueva moneda rondará el 30%. Y no digamos cuando emitan deuda pública cómo se pondrá la prima de riesgo y cuánto se divertirán los especuladores con un valor que, por estrecho, será pura volatilidad.
-Por lógica aplastante, en los días, semanas, meses anteriores se habrá producido, por el principio de que el capital es cobarde, una evasión de capitales del todo lícita: hacia España u otros países de la zona euro; o ilícita hacia Andorra, Suiza, paraísos fiscales... Por cierto dentro de la evasión lícita está mi familia: por pura humildad no voy a decir el dinero que hemos sacado estos dos últimos años mi familia y yo, pero sí diré que antes del verano sacaré otros 150.000 euros. Calcúlese, pues, el que estarán sacando los mismos convergentes, esto es, los nietos de aquellos que tanto rezaron para que, por fin, las tropas nacionales entraran en Barcelona y los liberaran de anarquistas y comunistas, y les devolvieran sus fábricas y palacetes expropiados.
-A todo ello se puede añadir que Cataluña se habrá de hacer cargo de la parte proporcional de la deuda española, que habrá de gastar todo lo necesario -y ya ha empezado a ello sin esperar al referéndum- para dotarse de estructuras de estado... (Y no voy a caer en el argumento fácil de los quirófanos cerrados mientras eso ocurre).
Y ahora la conclusión: ¿qué le pasará al pobrecito Jordi el primer fin de mes? Pues que su nómina de 1.000 euritos se habrá convertido en otra nómina de -pongamos- 200.000 virolais que, al cambio, serán 700 euros. Bien, no pasa nada hasta que al día siguiente le cae la hipoteca y se le queda la cuenta a cero. Acude a su agencia de la Caixa a pedir explicaciones y -¡oh sorpresa!- le dicen que, como la hipoteca la ha firmado en euros y su nómina ahora, con la nueva moneda, no alcanza... Llora, jura, perjura y se dice: pero si los malos son los españoles y los buenos, entonces, somos los catalanes, ¿cómo un banco catalán me puede hacer eso a mí, que llevo la cuatribarrada tatuada en el alma?
Corolario: el pobrecito Jordi con su fidelísima Nuria embarazada de un Oriolet deshauciados por el banco catalán en el que tanto confiaban.

martes, 24 de diciembre de 2013

Andrea Camilleri, La caccia al tesoro

Camilleri, Andrea, La caccia al tesoro (Sellerio, Palermo: 2010)
Hace ya más de un año que reseñamos en una misma entrada dos novelas de Camilleri de la serie dedicada al comisario Montalbano. Ahora volvemos con esta no sin antes explicar una anécdota: compré el libro en agosto del presente año en la librería Laie de Barcelona y lo empecé a leer en un viaje en barco de Barcelona a Ciudadela el día 14 de agosto, víspera de la Virgen porque por eso viajaba, para llegar a punto del santo de mi madre. Pero con las precipitaciones me lo olvidé en el barco; volví al día siguiente a la estación marítima y después de muchas gestiones acabé por dar el libro por perdido. Total, que hube de recomprarlo este pasado sábado en la misma librería y, como ya lo he leído, no creo que lo vuelva a perder en el barco en el que vuelva a Menorca hacia el 10 de enero.

viernes, 20 de diciembre de 2013

Alessandro Baricco, Mr Gwyn

Alessandro Baricco (Turín, 1958)
Baricco, Alessandro, Mr Gwyn (Feltrinelli, Milán: 2013)
Esta novela es la propuesta del Ateneo de Mahón para discutir en la tertulia literaria correspondiente a este mes de diciembre. Y lo primero que diré es que es una novela bonita y extraña. Y no sé si es bonita porque es extraña o viceversa. Tampoco sé si he entendido todo lo que tenía que entender: bien se me escapado alguna clave por mi empeño en leerla en italiano cuando mi comprensión no es total, bien lo que ocurre es que la novela no tenga ninguna pretensión de trascendencia. De momento copio, de la página oficial de la editorial Feltrinelli, lo siguiente: Jasper Gwyn diceva che tutti siamo qualche pagina di un libro, ma di un libro che nessuno ha mai scritto.
Y de la misma fuente aporto el siguiente párrafo, que coincide con la contraportada y puede servir para dar una idea del argumento:
Jasper Gwyn è uno scrittore. Vive a Londra e verosimilmente è un uomo che ama la vita. Tutt’a un tratto ha voglia di smettere. Forse di smettere di scrivere, ma la sua non è la crisi che affligge gli scrittori senza ispirazione. Jasper Gwyn sembra voler cambiare prospettiva, arrivare al nocciolo di una magia. Gli fa da spalla, da complice, da assistente una ragazza che raccoglie, con rabbiosa devozione, quello che progressivamente diventa il mistero di Mr Gwyn. Alessandro Baricco entra nelle simmetrie segrete di questo mistero con il passo sicuro e sciolto di chi sa e ama i sentieri che percorre. Muove due formidabili personaggi che a metà romanzo si passano il testimone, e se a Mr Gwyn tocca mischiare le carte del mistero, la ragazza ha il compito di ricomporne la sequenza per arrivare a una ardita e luminosa evidenza.

Analizaremos la obra a partir de los centros de interés:

lunes, 16 de diciembre de 2013

El hobbit: La desolación de Smaug

El hobbit: La desolación de Smaug (The Hobbit: The Desolation of Smaug, Peter Jackson, 2013)
Avanzo la conclusión, que va a ser la misma que el año pasado expliqué aquí a propósito de la primera parte dEl hobbit: vaserquenó.
Y me limito a repetir la mayoría de cosas que dije entonces:
  • Que también fue mi niño unigénito quien me llevó al cine a verla ayer 15 de diciembre.
  • Que si el texto dEl hobbit es la sexta parte del dEl señor de los anillos según se desprende al ver las ediciones de Minotauro, es un despropósito dedicar el mismo tiempo fílmico a los dos textos.
  • Que una de las maneras de hinchar la película es a base de falsificar el texto de Tolkien introduciendo personajes que no estaban en él como la elfa Tauriel o Légolas. Se supone que la primera aparece por lo de que siempre ha de aparecer una tía buena y el segundo como concesión al público menos exigente, que busca una mayor cohesión con El señor de los anillos. Más grave aún es la subintriga alrededor de ambos personajes: Tauriel oscilando amorosamente entre Légolas y el enano Kili.
  • Que la introducción de un personaje femenino gratuito conlleva un problema, el escoger a la actriz, en este caso la Evangeline Lilly de la foto. Por supuesto, no vamos a decir que no está buenísima pero sí que, a nuestro entender, no es la ideal. Porque si con las elfas dEl señor de los anillos nos acostumbró a las bellezas pluscuamperfectas y, a la vez, dulces y angelicales de Cate Blanchett y Liv Tyler, en Evangeline Lilly, si bien pluscuamperfecta, no vemos ni lo angelical ni la dulzura.
  • Que ya se ha agotado la fórmula: si ya se hizo un derroche de imaginación para presentarnos un Rivendel altamente preciosista lo lógico es que defraude con la pobre ciudad élfica del bosque. Lo mismo vale para los inframundos: por más que lo recubra de tesoros no alcanzará a superar ni las minas de Moria ni la torre de Sauron. Quizá se salve la ciudad del lago construida de un modo que a la vez sugiere Venecia, los palafitos, un zoco árabe y el Tenochtitlan que encontraría Hernán Cortés.
  • Que si lo de caracterizar a un enano como una mezcla de Astérix y Obélix es intencionado, mal: son mundos tan diferentes... y que nadie me salga con que es un guiño a qué se yo... Y si no es intencionado es falta de imaginación.
  • Que lo que sí se salva en la película es la música final que no pude acabar de oír porque a mi niño le dio la prisa por salir del cine. Resulta haber sido compuesta por el británico Ed Sheeran y tiene un fondo celta más que apropiado. La he encontrado en el yutú:


    Aunque lo que está claro es que la noticia cinematográfica del día es la muerte de otro de los grandes de antaño, Peter O'Toole. Reconozco -o presumo de- no haber visto Lawrence de Arabia (ni Casablanca ni Lo que el viento se llevó) pero siempre he considerado a Peter O'Toole un gran actor. Sí lo recuerdo en Adiós Mr. Chips (1969), que vi de estreno; y en la serie televisiva Masada haciendo de general romano (1981). Y hoy me acabo de enterar que participó en una versión de Calígula (1979) protagonizada por el gran Malcolm McDowell, el que alcanzó la eternidad con una de las últimas películas visibles de la historia, La naranja mecánica.

    jueves, 12 de diciembre de 2013

    Manuel Puig, Boquitas pintadas

    Puig, Manuel, Boquitas pintadas (Seix Barral, Barcelona: 1984)
    Otra obra leída para cumplir desafíos y, como la anteriormente reseñada, de la colección Literatura contemporánea Seix Barral.
    El argumento viene a consistir en una serie de historias de amor entrecruzadas y centradas alrededor de un personaje principal, Juan Carlos Etchepare; unas son sinceras, otras de conveniencia, otras por puro sexo... Y se nos cuentan en un tono que oscila entre la novela rosa y el melodrama.
    Desarrollo los aspectos de interés:

    domingo, 8 de diciembre de 2013

    Nelson Mandela: iconos e iconoclastias

    Hace cuatro días fue lo del aniversario del asesinato de Kennedy y ahora le ha tocado a Nelson Mandela. Aburre el modo que tienen de hinchar las noticias: hasta parece que le estén dedicando más tiempo a su muerte que la que dedicaron a Mikel Jackson (o como se escriba). Y hoy he oído por Radio Nacional no sólo que mañana le dedican por la tele un programa especial sino que hasta ahora no se podía dar por cerrado el siglo XX porque sobrevivía la que no dudaban en llamar su última gran figura.
    Yo, la verdad, no veo que sea para tanto pero pregunto: si aún no se ha podido superar la muerte de Amália Rodrigues ¿qué más da que haya muerto Nelson Mandela?

    Addenda del 10/12/13: era cierto lo de que a Nelson Mandela le iban a dedicar un superprograma, pero ha sido hoy por la radio. Cojo el coche a las 9:30 para hacer un recado y Radio Nacional ya estaba mareando con el asunto; vuelvo a coger el coche a las 12:45 y seguían. Han dicho, eso sí, que desde el fin del apartheid la diferencia económica entre blancos y negros es mayor. Sin comentarios.

    miércoles, 4 de diciembre de 2013

    Adolfo Bioy Casares, La invención de Morel

    Bioy Casares, Adolfo, La invención de Morel (Seix Barral, Barcelona: 1985)
    Otra de las muchas novelas para avanzar en el cumplimiento de los desafíos explicados en otras páginas de este blog. ¿Y cuáles son las alternativas que se abren cuando, tras leer un texto, uno no entiende gran cosa?: 1ª) Releerlo cuantas veces sea menester; 2ª) Acudir a la red y, como quien pide auxilio, consultar -sin pasar por la güiquipedia, por supuesto- qué han dicho otros lectores de la obra. Opto por la primera alternativa y decido que ya volveré a leer más adelante la obra si tengo ganas.