Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



lunes, 26 de agosto de 2013

V.V.A.A. Poetes de Menorca "De l'angoixa a l'esperança" (Associació Espanyola Contra el Càncer, s.l.: 2010)
Compré el libro el día 23 de abril, con motivo del día del libro por aquello del aniversario de la muerte de Cervantes, en una de las paradas que, para la ocasión, había en la plaça des Pins de Ciudadela. Y lo compré, claro, por hacer país y por colaborar por aquello de y si un día me pilla a mí.
Y no sólo lo compré sino que lo leí. Y lo miré, porque la antología de poemas que forma el libro se ve salpicada de no malas ilustraciones con motivos arbóreos emparentadas, si no yerro, con algunos cuadros que se suelen ver en las dos o tres galerías de arte locales.

Los poemas de la antología, de nivel variado: desde alguno que parece compuesto por compromiso para participar hasta otros de seria elaboración. La cara oculta de los poemas es que algunos de ellos llegan al lector y, como tienen como denominador común el cáncer...
Véase así cómo la imagen inicial de Angoixa de Antoni Català: Com un falcó, et clavà les urpes el destí- desemboca en un estribillo que va repitiendo I, ara, quan la nit d'hiver s'atraca / et saps sense alè, ni flama i perdó. O en el poema Esperança del mismo autor el estribillo Fuig enfora, negra por... se ve reforzado por imágenes semejantes como l'eterna foscor o negra i fosca nit y quiere ser superado por el grito Deixa'm, que m'agrada viure / al alba com balla el sol (haya o no errata y sea veure por viure; hay además una alusión a la espera del sol en Ciudadela desde la plaça de les Palmeras durante las fiestas de san Juan).
En el mismo orden de imágenes se inscribe el poema El Pou de Sergi Cleofé Huguet: El pou és profund, / fosc... l'aigua gelada i trista. Notaría que el pozo, con el agua tal como la presenta ese verso y, además, oscura y cerrada, es símbolo de muerte al oponerse al agua positiva de fuentes y manantiales: el mejor ejemplo quizá esté en el Evangelio cuando Jesús pide agua a la samaritana y, al recibirla de un pozo, contesta que él conoce el agua de la vida. Al mismo símbolo acudirá Tòfol Mus Reinés al comienzo del poema Ahir: Ses aigos mortes / des temps passat / sempre te deixen un gust amarg.
Bosco Faner Bagur insiste -véase Pensant amb Julián, A na Clicli- en la oscuridad a partir del ocaso acudiendo a símbolos de larga tradición que comparan la vida humana bien con el transcurrir del año, bien con el del día: el sol quan es pon; y, también según la tradición, el jardín sin rosas: algú t'ha entallat les roses / que manquen al teu jardí. Y si bien todos esos símbolos se remontan al mundo clásico, donde aparecen abundantemente es en el simbolismo y modernismo del tránsito del XIX al XX (Verlaine, Rubén Darío, Manuel Machado, Valle Inclán...).
Francesc Florit Nin presenta dos poemas de lectura sinóptica, Inventari primer, Inventari darrer: en ellos -y de ahí lo de lectura sinóptica- se van oponiendo las imágenes: Parlen les pedres / Callen les pedres, La font sempre riu / La font que no plora s'asseca aviat.
Pere Gomila recrudece, en Diagnòstic, las imágenes de oscuridad: em clava les urpades / en la nit de l'espant, la nit que em precipiti / al més profund desert y culmina el poema con un toque de caligrama en el que los versos se van acortando hasta llegar al silencio, la muerte:
la dansa boja de les ombres,
el desfici roent,
la soledat,
el buit.
Joan F. López  Casasnovas, por fin, más intelectual, adorna el tránsito de la vida a la muerte con alusiones a los clásicos: desde un Carpe diem visto desde el renacimiento francés con la flaire de les roses / dels jardins de Ronsard hasta el detalle homérico: fins que a l'última platja / encalli la carena / de la còncava nau.


2 comentarios:

  1. Me gustan las antologías. En ocasiones, leer muchos poemas seguidos escritos por el mismo autor puede resultar aburrido. Hace poco, con motivo de un concurso de poesía homenaje a Federico García Lorca, se publicó un libro, "Los 200 poemas, homenaje a Federico Gcía Lorca", en el que tuve el gustazo de que me incluyeran un poema. No gané ni fui finalista, pero fue de los 200 elegidos para la antología y, aunque no se trata de un libro de alta calidad, me hizo ilusión. Dirás que por qué te suelto este rollo, pero en fin, me apetecía contártelo ;) Saludos compañero, hoy en tu casa (veo que con motivos marineros y muy mediterránea) y mañana en la mía.

    ResponderEliminar
  2. Varias cosas:
    Cosa 1) Gracias por la visita, por supuesto.
    Cosa 2) Me alegro mucho del meneo que tiene tu blog con su poco tiempo de andadura. Sin duda es porque eres mujer acogedora. Y espero que se mantenga así. Lo digo porque yo empecé el blog con un grupo de gente que también tenía sus blogs y ellos acabaron cansándose pero yo sigo aquí. Por mi parte iré pasando asiduamente por el tuyo, que ya te dije que estoy suscrito a las entradas.
    Cosa 3) Ahora, o más tarde pasaré a leer ese poema tuyo de hoy.
    Cosa 4) Lo de que leer muchos poemas seguidos de un mismo autor puede resultar aburrido es algo tan discutible... Pero da igual, que me gusta estar en desacuerdo contigo.

    ResponderEliminar