Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



lunes, 29 de julio de 2013

Aiden Ashley por última vez

(Exclusivo para mayores de edad o menores acompañados por sus padres)
Como vuelve a ser hora de tratar temas serios en el blog, diré que tras esta entrada de enero de 2012 y esta otra de septiembre del mismo año, voy a dedicar una última entrada, al menos de momento, a mi admiradísima Aiden Ashley, una de las estrellas, para mí la namberguán, del porno lésbico. Ya conté en una de esas entradas que, dejando de lado que está muy buena como se deja de ver en todas las fotos que he ido presentado de ella o en esa misma de la izquierda donde nos muestra un culo que invita a la sodomía, es mujer que me inspira ternura. Por esa piel blanca, por esa carilla que si la vieras por la calle dirías que es de angelito, por lo sinceramente cariñosa que se pone en medio de sus actuaciones.
Que sí, que a veces, como en la foto de la derecha, también le va una cierta pose de exhibicionista, de guarrilla, de miradme y pasmaos de lo qué puta soy que a falta de uno, me meto los dos deditos, pero ya digo, es todo pura pose porque, a la hora de la verdad, se convierte en un terremoto de dulzura, que no sé si eso será oxímoron, y sabe sonreír mirando a los ojos y acariciar y besar suavemente a la que se le ponga por delante.
Y aún una última foto de tipo artístico, un contrapicado algo extraño: las bragas hicándosele para que quien mire piense lo de quién fuera braga; los pezones duros, vale, perfecto; pero esas piernas que han aparecido completamente rectas cuando una hembra, y más ésta, es perfección de curvas...

Pero queda aún el plato fuerte, un vídeo en el que interactúa con otra estrella, Andy San Dimas (Baltimore, 1986), bisexual ella y, a mi parecer, hembra con mayor empaque, bravura y trapío, y más encasillable en el género. Por así decirlo y bajo mi modesto entender, mientras Aiden Ashley es mujer que ha nacido para que nos la quedemos mirando, Andy San Dimas está en este planeta para exhibirse dando y recibiendo placer. Véasela ahí al aire libre con su melena, sus botas, sus tatuajes...:

Bueno, sí, como ya dije para el caso de Aiden Ashley, para mi gusto y, sin ánimo de generalizar, para el españolito de a pie, le falta una buena mata de pelo en la zona crítica que dejaría la foto simétrica y perfecta con una suave zona negra de transición entre el negro del pelo y el de las botas.
Y he aquí el vídeo del que me he de limitar a poner el enlace porque, si no entiendo mal, no tiene código para poderlo insertar directamente. Es largo, empieza con una entrevista y luego ya viene la materia. No creo haberlo visto en su totalidad pero, sea como fuere, la zona buena viene al final, a partir del minuto 36:40 en que Aiden Ashley le da, con los pechos, un masaje a Andy San Dimas entre las piernas; luego ésta se sitúa en una posición algo forzada para recibir la lengua de aquélla y allá que se van las dos juntas por obra y arte de Aiden Ashley que se frota y se introduce el dedito  mientras va chupando a Andy San Dimas; se verá por las convulsiones que el orgasmo es real y cómo todo termina con un happy end en que las dos se ponen cariñosas y se besan tiernamente. Es lo de porque lo llaman sexo si es amor puro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario