Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



jueves, 30 de mayo de 2013

Manel, Ai Dolors

Una canción de un grupo catalán, Manel, que me hizo conocer una vecina. Suena bien y las letras tienen sentido. Ésta, que incluyo abajo, viene a resumirse en que vamos a bailar y nada más.





Ai, Dolors, porta’m al ball,
avui que ve tothom, avui és quan hi hem d’anar.
Ai, Dolors, vindré cap al tard
amb un cop de cotxe i t’esperaré a baix.
I, Dolors, avui entre els caps no hi haurà mirades de complicitat
ni, Dolors, cap dit despistat que fregui una esquena per casualitat.
Avui, Dolors, jo picaré un ritme amb les mans
mentre tu treus els tiquets de l’enèsim combinat.
Avui, Dolors, proposa un tema al cantant,
un que es rigui de tu i de mi i d’aquesta història que s’ha anat acabant.
Va, Dolors, que avui serem dos nens grans,
res de tonteries, res de ser especials.
Un-dos-tres, un-dos-tres cha-cha-chà,
taló-punta, taló-punta, i torna a començar.
I, Dolors, ningú esperarà cap escena dolça davant cap portal,
ni, Dolors, cap gran veritat serà revelada quan es faci clar.
Avui, Dolors, mourem el cos al compàs
d’un tambor accelerat, d’una gran línia de baix.
Avui, Dolors, proposa un tema al cantant,
un que es rigui de tu i de mi i d’aquesta història que ja no és important.
Un que ens defineixi en tres acords,
un que ens expliqui a la posteritat,
un que conscientment sigui un punt i final,
Dolors, un que sembli impossible que pugui acabar.

domingo, 26 de mayo de 2013

Flavia Company, Que ningú no et salvi la vida

Company, Flavia, Que ningú no et salvi la vida (Proa, Barcelona: 2012)
Otra novela propuesta por el grupo de lectura de Ciutadella de Menorca. En concreto, se discutió sobre ella el sábado 20 de abril del 2013.
Mi primer comentario, subjetivo como todos, va a ser aún más subjetivo. Que si la foto no miente, prefiero la autora a la novela: ojos y mirada de ella, que me gustaría oponer a mis ojos y mi mirada que, buscando la suya, intentaría no perderse por ese escote. Y sólo le veo un fallo aunque no pertenece al terreno de lo físico: que, según los datos biográficos que aparecen en la solapa de la obra, es gestora cultural. No sé lo que pueda ser eso pero me encantaría que me lo explicara ella misma tomando cervezas. Sea como fuere, que vaya cometiendo esas modernidades de gestionar culturalmente porque luego se salva al dedicar la obra a alguien que le va regalar la llibreta on escriure la novel·la: ¿de verdad queda alguien que escriba sobre papel?

miércoles, 22 de mayo de 2013

Georges Moustaki et sa gueule de méthèque

Pues sí, ayer 23 de mayo murió Moustaki.
Brel, Brassens, Moustaki...: ¡qué fue de tanto galán!
Moustaki era mediterráneo. No sé si egipcio o francés o judío o griego. Pero sólo morir en Niza ya le daría más categoría de mediterráneo que la de Serrat con aquello de Algeciras a Estambul. Por supuesto Moustaki la tenía ya por haber nacido en Alejandría, en la Alejandría primigenia, la que conquistó César, la de la biblioteca quemada y la que fue capaz de aguantar incluso una película de Amenábar que, en pleno siglo XXI, pretendía insistir en el viejo prejuicio de que hay mujeres inteligentes. Y ahí queda para siempre Moustaki, mediterráneo y, a la vez, méthèque.

 

sábado, 18 de mayo de 2013

Camí de cavalls, V (10/5: De cala en Blanes al pont d'en Gil)

En realidad esta etapa la hice antes de la anterior pero la presento ahora para que prevalezca el criterio de continuidad espacial sobre el temporal. El caso fue que durante las vacaciones escolares de Semana Santa a mi niño le apetecía caminar. Le propuse la etapa anterior pero, como suponía atravesar las calles de cala en Blanes, lo llevé hasta el extremo, hasta la zona del antiguo hotel de Rumasa y el hipódromo y allí tomamos el camino. Concretamente fue la tarde del 24 de marzo, una tarde plomiza con un cielo como aquel que gustaba a los románticos cuando discutían si su alma quedaba mejor reflejada por el cielo del lago Leman o el de Biel.
El cambio en el camino fue drástico, del asfalto a un sendero lleno de piedras. La vegetación apenas se levantaba dos dedos del suelo por la fuerza de los vientos que azotan toda la zona norte de Menorca. Pero el trayecto vale la pena sólo por contemplar el pont d'en Gil que, como se ve en la foto, es un puente natural excavado por el mar en el acantilado.
En cuanto a las mediciones del trayecto, calculo a ojo que hicimos 3.600 metros entre ida y vuelta saliéndonos en varios momentos del camino porque a mi niño le dio por subir a otro acantilado para fotografiar varias veces -con el móvil, por supuesto- la puesta de sol. Y la duración fue de 57 minutos; con ello, el promedio nos sale a 4,32 quilómetros/hora.

martes, 14 de mayo de 2013

Camí de cavalls, IV (10/4: Por cala en Blanes)

Otra etapa de transición para enlazar con la zona del camino de caballos, ya plenamente rural, que discurrirá hacia el faro de punta Nati en el extremo noroeste de Menorca. Aprovechamos la tarde soleada del domingo 28 de abril y completamos el tramo que seguía atravesando las urbanizaciones de Cala en Blanes. A diferencia de la caminata anterior por la misma urbanización, esta vez había muchos más bares y locales abiertos de cara ya al inicio de la temporada.
El trayecto prácticamente no merece comentario. A lo sumo, que pasamos junto al hipódromo que se ve en la imagen de la izquierda, uno de los dos que hay en Menorca. Y ello nos lleva a citar las carreras de caballos trotones que suelen celebrarse en ese hipódromo y, con mayor frecuencia, en el de Mahón y que, por supuesto, girar alrededor de apuestas con las que difícilmente uno se convertirá en millonario.
Aporto otra imagen para hacerse una idea de cómo son esas carreras. Y para acabar diré que el recorrido ha sido, de ida y vuelta, de 3 quilómetros y el tiempo empleado de 43 minutos. Ello lleva a que el promedio de velocidad a lo largo del camino sea de 4,33 quilómetros/hora.

viernes, 10 de mayo de 2013

Carole King, You've got a friend

Siguiendo con nuestra línea de sacar de vez en cuando música eterna, he aquí Carole King con su You've got a friend (1972), para mí superior a la de James Taylor:


lunes, 6 de mayo de 2013

Ada Castells, Pura sang


Ada Castells, Pura sang (Edicions 62, Barcelona: 2012)
Otra de las novelas leídas y comentadas en el club de lectura que se reúne los terceros sábados de cada mes en la Casa de Cultura de Ciudadela de Menorca, y en este caso, el último 16 marzo.
Una novela bien construida en principio. Lo decimos así porque el final desconcierta. El argumento gira alrededor de una mujer de Barcelona que contrae matrimonio con un hijo de buena familia menorquina. Van a vivir al campo menorquín, tienen un hijo y, en seguida, el marido la deja de lado por sus negocios y por su relación con una prima. Ella intenta en vano salir adelante mediante su afición a la pintura pero irá hundiéndose más y más a medida que su suegra vaya monopolizando al niño; entra en relación con el jardinero, descubre que éste cría de forma semioculta a otro niño y volcará en él su instinto materno. La acción se acelerará cuando se sepa que el hijo biológico padece una enfermedad que sólo se puede curar mediante un trasplante del otro niño…

jueves, 2 de mayo de 2013

César, La guerra civil

Cayo Julio César
Julio César, Guerra Civil. Autores del corpus cesariano, Guerra de Alejandría, Guerra de África, Guerra de Hispania (Gredos, Madrid: 2005)
Hace años escribí no recuerdo dónde que, para los momentos de tribulación, mi mejor receta es la lectura de los clásicos. Por eso ando releyendo La guerra civil de César, que traduje en bachillerato, en la edición, relativamente nueva, de los clásicos de Gredos que, además, aporta otros textos históricos que narran los hechos de la guerra inmediatamente posteriores a los presentados por César.
Cneo Pompeyo Magno
Y no hay lectura que no aporte algo nuevo. Así, si bien sabía que entre César y Pompeyo se daba una relación de parentesco por la que César era suegro de Pompeyo, lo que no sabía era que Julia, la mujer de Pompeyo hija de César, había muerto de parto en el 54 a. C. De ahí sólo va un paso a intuir que algo tendría eso que ver en las causas de la guerra entre ambos: a partir de los mitos de Edipo, Electra o lo que sea.
Otros aspectos curiosos se contienen en el libro:
  1. La reforma del calendario llevada a cabo por César en el año 46 a. C. y que por eso se llamará juliana. En efecto, a la altura de ese año, el calendario romano presentaba un desfase de 67 días.
  2. Los números de la impresionante batalla de Farsalia: cuarenta y siete mil hombres del lado pompeyano (III,8,5) frente a veintidós mil del cesariano (III,89,2). Siempre con números del propio César, sus bajas serán de doscientos soldados (III,99,1) frente a quince mil muertos y veinticuatro mil prisioneros pompeyanos (III,99,4).
  3. El tópico del moro traidor y mentiroso, que en literatura española está, al menos, en el romance de Abenámar (moro que en tal signo nace no debe decir mentira [de donde se sigue que los que nacen en otro signo las dicen]) y en las repetidas veces en que en el Quijote se dice que su narrador, Cide Hamete Benengueli, miente: se veían en África enfrentados a grandes tropas y a la incalculable caballería de una nación, encima, traidora (Guerra de África, 10,3).
  4. El uso de los elefantes en la guerra al modo de carros de combate como los que ya había visto Alejandro en la India: (Escipión) formó delante una línea con los treinta elefantes armados con torretas (Guerra de África, 30,2).