Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



viernes, 24 de mayo de 2013

Georges Moustaki et sa gueule de méthèque

Pues sí, ayer 23 de mayo murió Moustaki.
Brel, Brassens, Moustaki...: ¡qué fue de tanto galán!
Moustaki era mediterráneo. No sé si egipcio o francés o judío o griego. Pero sólo morir en Niza ya le daría más categoría de mediterráneo que la de Serrat con aquello de Algeciras a Estambul. Por supuesto Moustaki la tenía ya por haber nacido en Alejandría, en la Alejandría primigenia, la que conquistó César, la de la biblioteca quemada y la que fue capaz de aguantar incluso una película de Amenábar que, en pleno siglo XXI, pretendía insistir en el viejo prejuicio de que hay mujeres inteligentes. Y ahí queda para siempre Moustaki, mediterráneo y, a la vez, méthèque.

 

lunes, 20 de mayo de 2013

Camí de cavalls, V (10/5: De cala en Blanes al pont d'en Gil)

En realidad esta etapa la hice antes de la anterior pero la presento ahora para que prevalezca el criterio de continuidad espacial sobre el temporal. El caso fue que durante las vacaciones escolares de Semana Santa a mi niño le apetecía caminar. Le propuse la etapa anterior pero, como suponía atravesar las calles de cala en Blanes, lo llevé hasta el extremo, hasta la zona del antiguo hotel de Rumasa y el hipódromo y allí tomamos el camino. Concretamente fue la tarde del 24 de marzo, una tarde plomiza con un cielo como aquel que gustaba a los románticos cuando discutían si su alma quedaba mejor reflejada por el cielo del lago Leman o el de Biel.
El cambio en el camino fue drástico, del asfalto a un sendero lleno de piedras. La vegetación apenas se levantaba dos dedos del suelo por la fuerza de los vientos que azotan toda la zona norte de Menorca. Pero el trayecto vale la pena sólo por contemplar el pont d'en Gil que, como se ve en la foto, es un puente natural excavado por el mar en el acantilado.
En cuanto a las mediciones del trayecto, calculo a ojo que hicimos 3.600 metros entre ida y vuelta saliéndonos en varios momentos del camino porque a mi niño le dio por subir a otro acantilado para fotografiar varias veces -con el móvil, por supuesto- la puesta de sol. Y la duración fue de 57 minutos; con ello, el promedio nos sale a 4,32 quilómetros/hora.

jueves, 16 de mayo de 2013

Camí de cavalls, IV (10/4: Por cala en Blanes)

Otra etapa de transición para enlazar con la zona del camino de caballos, ya plenamente rural, que discurrirá hacia el faro de punta Nati en el extremo noroeste de Menorca. Aprovechamos la tarde soleada del domingo 28 de abril y completamos el tramo que seguía atravesando las urbanizaciones de Cala en Blanes. A diferencia de la caminata anterior por la misma urbanización, esta vez había muchos más bares y locales abiertos de cara ya al inicio de la temporada.
El trayecto prácticamente no merece comentario. A lo sumo, que pasamos junto al hipódromo que se ve en la imagen de la izquierda, uno de los dos que hay en Menorca. Y ello nos lleva a citar las carreras de caballos trotones que suelen celebrarse en ese hipódromo y, con mayor frecuencia, en el de Mahón y que, por supuesto, girar alrededor de apuestas con las que difícilmente uno se convertirá en millonario.
Aporto otra imagen para hacerse una idea de cómo son esas carreras. Y para acabar diré que el recorrido ha sido, de ida y vuelta, de 3 quilómetros y el tiempo empleado de 43 minutos. Ello lleva a que el promedio de velocidad a lo largo del camino sea de 4,33 quilómetros/hora.