Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



jueves, 7 de marzo de 2013

Marta y Ester, 60: El guardagujas


Ester tiene el día hablador. Ha empezado a explicar que una vez tuvo un novio y luego ha derivado a cuando fue a pedir al maquinista que parara el tren para bajar a comprar ropa. Fuera es casi noche oscura.
-…entonces el maquinista me dio una cervecita y me preguntó que qué quería. Le pedí que si podíamos parar al llegar a un pueblo grande y sacó un mapa, lo desplegó, me lo enseñó y me dijo:
-¡Qué suerte! Podemos parar dentro de dos horas. Quería parar mañana porque sólo me quedan dos cajas de cervezas, pero si cambiamos la aguja en la próxima bifurcación y vamos a la derecha en vez de a la izquierda podemos parar de aquí un rato.
-…porque el maquinista siempre estaba bebiendo cerveza y tenía llena una nevera muy grande. Y entonces le pregunté que cómo íbamos a cambiar la aguja.
-Ya verás lo fácil que es.
-A los cinco minutos llegamos a la bifurcación y paró la locomotora junto a la caseta del guardagujas. Pitó y luego cogió una caja de cervezas y me pidió que lo acompañara. Bajamos del tren y, junto a la caseta del guardagujas, estaba su casa, muy mona y con un huertecito delante. Llamamos, salió, le dio la caja de cervezas, le pidió que cambiara la aguja y la cambió.
Entonces Marta, que todavía no ha visto aparecer al novio de Ester, dice:
-Y te hiciste novia del guardagujas.
-No, qué va, si ya estaba casado. Como que también salió su señora, muy amable, y nos pidió que nos quedáramos un ratito. Fuimos al huerto, nos sentamos en una mesa debajo de un emparrado y, cervecita va y cervecita viene, nos sacó berberechos, patatitas fritas, tomates del huerto que nos comimos allí mismo… Y así estuvimos un rato la mar de ricamente, que hasta nos pusimos a jugar al dominó.
Marta ya se impacienta e insiste:
-Bueno, pero tu novio, ¿cuándo aparece?

2 comentarios:

  1. Pa' mí que el novio de Ester es el maquinista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La historia de Ester y Marta es tan larga... De todos modos, gracias por la visita, que ya he leído la segunda parte de tu historia.

      Eliminar