Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



jueves, 27 de diciembre de 2012

Sorayita


Pues que digan lo que digan de ella, que a mí me parece una mujer angelical. Véase esa carilla de no haber roto nunca un plato. Y no digo nada de la relación erótica que establece todo español con ella cuando aparece los viernes con su sonrisa anunciando un nuevo recorte. De mujer angelical a hembra dominante látigo en mano y todo españolito ante la televisión pensando: "castígame más, que me lo merezco".
Aquí, en esta otra foto, de niña de derechas. Como tiene que ser una niña, que de izquierdas ya no quedan; ni niñas ni niños. Y con cutis, como decían aquellos niños de Miguel Delibes en Camino de que las niñas de ciudad, a diferencia de las de pueblo, tenían cutis. Aquí lo tiene moreno. Y de escote, nada: que se adivine todo, no como ésas que van enseñando medio canalillo y ya le impiden que uno se lo pueda imaginar. Ahora bien: dan ganas de cogerle los dos extremos del fular, tirar de ellos y decirle: "Anda, déjate de tonterías y ven p'aquí".
Luego ya, lo que suele pasar con las niñas de los colegios de monjas, que una vez desbravadas... Hasta con el pelo alborotado, como la chica yeyé de Concha Velasco, y mirada insinuante. Con transparencia y enseñando el pie izquierdo, que hay que fiarse siempre de una mujer que enseña los pies. Pa'cogerla, darle mordiscos y olvidarse de que a lo que íbamos era a convencerla de que no nos bajara la pensión.

3 comentarios:

  1. Pues gracias por la visita. Y es que a mí la que me ponía era Leire Pajín, pero como desapareció de la escena...

    ResponderEliminar
  2. Lo que estropea la política.. o la vergüenza de hacer semejante política.

    ResponderEliminar