Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



domingo, 25 de noviembre de 2012

Larry Hagman (1931-2012)

Este blog vuelve a estar de luto. Ahora por la muerte, el 23 del corriente, de Larry Hagman, el actor que encarnó al gran J. R. Ewin en la serie estrella de los 80, Dallas.
Fue, J. R., un incomprendido del público. Todas las simpatías iban dirigidas a su hermano Boby porque éste último era buenecito mientras que J. R. era un maquinador y un malvado. Pero estamos otra vez ante la lectura simple del mito cainita. Véase Génesis 4,2-8: Abel es pastor y Caín labrador; ambos ofrecen a Jehová el fruto de su trabajo y miró Jehová con agrado a Abel y a su ofrenda; por no miró con agrado a Caín ni a su ofrenda (Gen 4,4-5).  Vamos a ver: ¿a cuál de los dos le cuesta más trabajo esa ofrenda, a Abel, que se pasa el día tumbado mirando cómo pastan las ovejas, o a Caín, que tiene que deslomarse cavando la tierra? Pues eso, que el buenecito era Caín, no Abel. Lo mismo en la serie Dallas: ¿quién era el único que trabajaba y, por el camino que fuera, conseguía el dinero suficiente para mantener el alto nivel de vida de toda la familia? No era el tonto de Boby, que se pasaba el día comprendiendo a su prójimo, sino el gran J. R. al mando de su empresa petrolera. Pues eso.
(Y en el momento de redactar esta nota me llega la noticia de la muerte de otro grande, Tony Leblanc.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario