Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



lunes, 17 de septiembre de 2012

Agustín Delgado (1941-2012)

Pues de lo que uno se entera leyendo El País de verdad, al de papel me refiero. Porque yo sólo lo compro los sábados con la prensa local para leer en la terraza de cualquier bar tomando café. Y eso ha sido, que iba a hacer el sudoku este sábado pasado 15 de setiembre y en la página de al lado he visto la foto, luego he leído el nombre y más arriba he caído en que se trataba de un obituario, que es como en El País llaman -finos que son ellos- a las necrológicas.
Un poeta al que conocí por esas circunstancias de la vida. Porque él, como yo aunque quince años mayor -también en prez-, era catedrático de Lengua y Literatura de enseñanza media, un cuerpo que hicieron desaparecer cuatro tarados de C.C.O.O. (léase a la Urdaci: ce, ce, o, o) que no podían acceder a él. Pues eso, que él accedió a la inspección del Ministerio de Educación y Cultura cuando, traspasadas las competencias en la materia a todas las comunidades, lo único que inspeccionaban era Ceuta, Melilla y la red de centros en el exterior. Ahí coincidimos porque, estando yo destinado por el M.E.C. en Francia y siendo él afrancesado por haber vivido en Toulouse y París, venía regularmente a formar parte de los tribunales que examinaban a los alumnos de literatura española para acceder a la variante del bac que se llamaba B.O.I. o baccalauréat option internationale. Y así compartimos tribunal en el liceo internacional Gerland de Lyon y no recuerdo si también en Estrasburgo. Aquí abajo dejo una muestra de su lírica: con Heráclito, coherente con su Todo fluye, reposando junto al río en el que ya no se podrá bañar; con Jimena ya no orando en su encierro de san Pedro de Cardeña o asustada al ver desde las ventanas del alcázar de Valencia el ejército moro, sino, irreverentemente, meando; y la disimulada cita de Quevedo... ¿Y el juego de palabras del título del libro?; tras tantas reformas educativas, ¿queda alguien que sepa lo que es el espíritu áspero? Venga, lo voy a decir: cuando una palabra griega comienza por vocal se le pone un signo gráfico delante; si el símbolo se corresponde con el espíritu áspero, la vocal se aspira y si es el espíritu suave, no.



ESE ES EL PUENTE
 
Ese es el puente.
Esa la ciudad.
 
Ahí a la izquierda
Reposa Heráclito.
 
En esotra ribera del fondo
Do el raso crepúsculo
Jimena
Acluecada en la rueda de sus damas ganchudas
Hace
Discretísimo pis.
 
Sin ir tan lejos:
He ahí dos efebos
Que al arrullo de la oscuridad
En el pasadizo bajo la fortaleza
Sollozan.
 
Reparte papeles, cidiana Talía,
Y ensayemos
El espectáculo de la ciudad desde el puente.
(Espíritu áspero, 1970-1974)

No hay comentarios:

Publicar un comentario