Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



jueves, 16 de agosto de 2012

Marcel Proust, Du côté de chez Swann (y IV)

He dejado para el final algunas notas dispersas que he ido tomando:
  • El narrador se detiene constantemente en temas variados que tratará con especial minuciosidad: la cocina, a propósito de los platos preparados por Françoise (une barbue..., une dinde..., des cardons à la moelle, un gigot rôti,... 133-134); las obras de teatro y los actores con motivo lo que anuncian los carteles callejeros (le plus grand acteur était bien Got, le second Delaunay... 136-138); la arquitectura, la pintura, etc. además de lo ya dicho sobre las flores. 
  • En la misma dirección, parece tener una cierta predilección por los campanarios: de Combray (le souvenir de ces aspects du clocher de Combray [127]; le point de vue qu'on a du clocher... est grandiose [176]), de Martinville (les deux clochers de Martinville, sur lesquels donnait le couchant [268], de Vieuxvicq: (un clocher retardataire, celui de Vieuxvicq [270]).
  • En la familia del narrador la sociedad está concebida a partir de una división en castas cerradas. Así ocurre para la abuela y la tía abuela y luego para sus padres: ma grand-mère était allée demander un service à une dame qu'elle avait connue.. (et avec laquelle, à cause de nôtre conception des castes elle n'avait pas voulu rester en relations malgré une symphatie réciproque), la marquise de Villeparisis de la célèbre famille de Bouillon (70). Alcanza a la situación social de Swann (65), que vive en el quai d'Orléans, lugar que ma grand-tante trouvait infamant d'habiter (66) de modo parecido a Odette: sans oser lui avouer, elle trouvait (l'hôtel du quai d'Orléans) indigne de lui (348). La misma Odette es considerada une femme de la pire société, presque une cocotte (71) o una demi-mondaine (282). Y Swann es mal visto no sólo por su matrimonio con Odette sino también por lo contrario, por relacionarse con gentes de la nobleza: Ma grand-tante... interpréta cette nouvelle dans un sens défavorable a Swann : quelqu'un qui choisissait ses fréquentations en dehors de la caste où il était né subisait à ses yeux un fâcheux déclassement (71). Del mismo modo, ma grand-tante avait même cessé de voir le fils d'un notaire de nos amis parce qu'il avait épousé une altesse et était par là descendue pour elle de rang (71-72).
  • Hay una apreciación irónica sobre las dotes del protagonista como escritor: Dans mes promenades du côté de Guermantes, il me parut plus affligeant encore qu'auparavant de n'avoir pas de dispositions pour les lettres, et de devoir renoncer à être jamais un écrivain célèbre. (266)
  • Se nos antoja que por la época y por el tratamiento que se da del tiempo y de la memoria, la obra deberá algo a Bergson, ese pensador francés al que tanto gustaba de citar Antonio Machado.
  • Vale la pena dejar constancia, como nota curiosa, de un juicio que sobre la obra emitió un crítico de una editorial a la que se propuso: je en puis comprendre qu'un monsieur puisse employer trente pages à decrire comment il se tourne et se retourne dans son lit avant de trouver le sommeil (41).
Y hasta aquí mi lectura del primer volumen de la obra. He empezado ya la lectura de la segunda, À l'ombre des jeunes filles en fleurs, pero no creo que pueda acabarla antes de Navidad. Dejo aquí debajo los enlaces que llevan directos a las tres primeras partes de mi comentario acerca de Du côté de chez Swann, volumen primero de À la recherche du temps perdu:
Y aquí continúa la lectura del segundo volumen:

2 comentarios:

  1. Me ha gustado. Lo he leído co mucha atención.

    Como dice P. "hereux les livres pareils à des falaises oú les siècles battant trouvent encore à ronger".Es tan rico que cada lector atento puede relevar significados o técnicas aún no vistas.

    Me gusta la correlación espino blanco/rojo.

    Espero tus futuras entregas que inevitablemente modificarán aún la visión de situaciones y personajes,por ejemplo la identidad de durmiente-narrador-protagonista o la de Gilberte, que no era inocente ni siquiera en el Parque Swann y más cosas...

    Respecto al masoquismo, en uno de sus textos críticos P. explica que estas relaciones aparentemente masoquistas son, en realidad, sádicas.

    De proustiana a proustiano: felicidades, que te sigas divirtiendo con La Recherche.Seguiré tus comentarios. Saludos



    ResponderEliminar
  2. Hola otra vez, Carmen. Hasta ahora no he tenido oportunidad ni de tener conexión a Internet ni de sentarme a contestarte.
    Lo del espino blanco/rojo es una idea que desarrollé hace casi 20 años en un artículo sobre retratos femeninos que, aunque no sé si se puede leer, está aquí:
    http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3000555
    Pero es algo sencillo a partir de la lectura de un soneto de Garcilaso, el XXIII, que cité a propósito del espino. Ahí se oponen los colores rojo/blanco a partir de rosa/azucena y, en correlación, se opondrán pasión/contención, primavera/invierno, rosa/nieve, juventud/vejez...
    Y, en realidad, yo no es que sea proustiano ni nada, yo voy leyendo y comentando. Ahora estoy por la p. 200 de las jeunes filles en fleurs pero a la vez releo el Amadís de Gaula. Ah, y ya voy viendo lo que dices sobre Gilberte en una serie de relaciones Swann-narrador/Odette-Gilberte.
    Pues eso, gracias por el comentario, saludos y espero volver a verte por aquí.

    ResponderEliminar