Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



sábado, 12 de mayo de 2012

Marcel Proust, En busca del tiempo perdido 1. Por el camino de Swann

Proust, Marcel En busca del tiempo perdido 1. Por el camino de Swann (Alianza, Madrid: 1980)
He leído, porque lo tenía por alguna estantería, el primer tomo de En busca del tiempo perdido. Pensaba tratar aquí del contenido pero lo voy a dejar para más adelante. De hecho, he empezado a leer el mismo texto en su original francés y, cuando acabe, ya hablaré largo y tendido. De momento casi me limitaré a decir que esta traducción es horrible.
Lo sorprendente es que la traducción es de Pedro Salinas, uno de los poetas más finos e intelectuales de la generación del 27. De hecho, no llegó a traducir toda la obra sino sólo los tres primeros volúmenes.
Hay que decir, no obstante, que la traducción era, por fuerza, difícil por el modo de construir las oraciones por parte de Proust con subordinadas incrustadas o encabalgadas en otras subordinadas hasta el punto de que el lector olvida de dónde viene el sentido de la frase.
Salinas, entre Lorca y Alberti
Ahora bien, el mérito de enfrentarse a tal texto no compensa los errores, que se centran en el tratamiento de los complementos directos e indirectos pronominales de tercera persona. Es, claro está, el llamado leísmo y sus derivados. Antes de poner ejemplos diré que, a la hora de traducir del francés esos pronombres, como no existe en esa lengua nada parecido al leísmo, la traducción ha de ser clara de modo que las partículas francesas le, la, les, complementos directos, sólo pueden volcarse como lo, la, los/las. Y una traducción al español como le, les sólo puede proceder del complemento indirecto francés, es decir, lui, leur.
Pondremos sólo tres ejemplos diferentes y prescindiendo del leísmo de persona, el único -diría- admitido por la Academia:
  1. Leísmo de cosa, consistente en el uso de le/les por complemento directo masculino: ¡Si se hubiera usted dejado el corazón! Entonces no se le habría devuelto (267). El texto francés dice: Que n'y avez-vous oublié aussi votre cœur, je ne vous aurais pas laissé le reprendre. El francés le es el complemento directo referido a cœur, masculino, de modo que la traducción exigiría: no se lo habría devuelto.
  2. Laísmo, esto es, la utilización, para el complemento indirecto, de la por le: las perturbaciones que la causaba la música (249) donde el texto francés dice: les troubles que la musique lui donnait con un lui referido a Mme. Verdurin. El resultado correcto sería: las perturbaciones que le causaba la música.
  3. Loísmo, que es el último grado de todo lo anterior y consiste en el uso de lo/los como indirecto: y no sacaría un sacrílego gusto en profanar la virtud, el respeto a los muertos y el cariño filial, porque nunca habría sabido guardarlos culto (198). Aunque el texto español conserva el espíritu del francés éste es, sintácticamente, diferente: et la vertu, la mémoire des morts, la tendresse filiale, comme elle n'en aurait pas le culte, elle ne trouverait pas un plaisir sacrilège à les profaner. En realidad el texto francés, literalmente, dice: ella no tenía culto (de la virtud...); pero al traducir como guardar culto, culto es, por fuerza, complemento directo de modo que aquello a lo que se guarda culto (la virtud, el recuerdo de los muertos, el cariño filial) es complemento indirecto sólo traducible por les. Así, el resultado sería: nunca habría sabido guardarles culto. 
La cuestión, en realidad, no estriba en lo que diga la academia sobre la corrección o incorrección del leísmo o sus derivados; ni en que sean de sobra conocidas las causas históricas y estructurales de que ocurra. La cuestión es cómo suena el texto: y para eso véase sólo el último ejemplo.
Y lo dicho: ya cuando acabemos la lectura del texto francés trataremos del contenido con las referencias constantes a la diferencia entre ir a pasear du côté de Guermantes o de chez Swann, o las veleidades lesbianas de algunos personajes, o los rasgos de Swann...

7 comentarios:

  1. Un pequeño resumen de la obra. Quitando tecnicismos del lenguaje, me parece que la lectura de la traducción es una gran experiencia.

    http://ramiropinto.es/escritos-literarios/ensayos/un-escritor/escrito-es/sinopsis-proust/

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la visita, Ramiro. He pasado por tu página y eso es mucho más que un pequeño resumen de la obra.

    ResponderEliminar
  3. Estoy leyendo 'Por el camino de Swann', llevo la mitad. Después de pensarlo varias veces durante la lectura y no hacerlo por olvido, he buscado en internet sobre el laísmo/leísmo/loísmo de esta traducción de P. Salinas. Y he dado con esta entrada de este blog, con la cual estoy bastante de acuerdo.
    No tengo conocimientos de francés como para leerlo, así que no puedo opinar sobre el nivel de la traducción. Pero a veces me chirría tanto ver un la/le/lo donde no corresponde, que me distrae de la lectura.

    ResponderEliminar
  4. Hola, Mont: gracias por visitar mi blog. Y sí, no encuentro explicación al uso del leísmo y derivados de Pedro Salinas en esta traducción.
    Tengo noticias de otras traducciones que no he leído: una de un tal Mauro Armiño en ediciones Valdemar y otra de Carlos Manzano para la editorial Lumen.

    ResponderEliminar
  5. http://proustnotas.blogspot.com/26 de abril de 2012, 13:51

    Acabo de descubrir tu blog y me parece interesantísimo por los temas que abordas y la altura con que lo haces. Me pillas a la carrera, pero en cuanto tenga otro rato voy a hacerme con su estructura para ir leyéndolo y seguirte al día.
    He llegado a él porque tengo alertas sobre Proust (este autor es "lo mío").A propósito de tu acertadísimo comentario te diré que esa versión, meritoria por afrontar ese riesgo en aquel momento, es bastante defectuosa. Además de los errores gramaticales que señalas tiene otros que implican incluso el sentido de pasajes clave, descuidos léxicos monumentales y "distracciones" de traducción. Los dos traductores que mencionas se han esforzado mucho, aunque en estos asuntos es difícil estar de acuerdo con las todas las decisiones que son imprescindibles al abordar esta tarea. Más si se trata de P.!
    Saludos!!! Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola otra vez, Carmen: he pasado por tu blog para devolverte la visita y he estado un rato leyendo lo de La retórica del cuerpo... Sigo el discurso porque he leído mucha crítica, incluso con Lacan por medio, pero se me hace tan denso...
      Una virguería lo de "soy mujer, soy mayor, soy proustiana": casi ordenado de lo eterno a lo efímero (o al revés, no sé).

      Eliminar
  6. Hola, Carmen: gracias por visitar mi blog. En realidad aquí trato de todo un poco. Y sobre Proust estoy leyendo en francés en Gallimard Du côté de chez Swann aunque, como leo a la vez otras muchas cosas, no creo que lo acabe antes del verano. Y entonces ya diré algo en el blog.
    Saludos,
    Santiago

    ResponderEliminar