Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



sábado, 31 de diciembre de 2011

Amar en tiempos revueltos: la muerte de Chelo Muñoz

Macarena García (Chelo Muñoz)
Por la tele yo no veo ni los documentales de la 2 ni los telediarios, que leo resumidos en el teletexto. Veo cosas mucho más normalitas: C.S.I. por Tele 5, Navy, investigación criminal o El mentalista por la Sexta y, antes, hasta algún infumable como aquello llamado El internado de Antena 3, que abandoné cuando me di cuenta de la deriva que llevaban los guionistas preparando el guión de una semana para la otra.
A lo que iba: desde tiempos a esta parte estoy siguiendo Amar en tiempos revueltos en la sobremesa de la 1. La serie es pasable y con gran audiencia. Para mí, lo peor es el tratamiento de la lengua: quienes construyen los diálogos ignoran aspectos básicos del hablar -o del vivir- de 1956. Un ejemplo: un día Marce utiliza, hablando de la sordera de su hija, la expresión si es blanco y en botella...; claro, la solución es leche, pero la expresión es de anteayer: ¿o es que no sabemos que en 1956 y hasta mucho más tarde la leche no se compra en botella sino acudiendo con la lechera a la vaquería?; si incluso la misma Chelo Muñoz que motiva esta entrada había trabajado en una... Otro ejemplo: la utilización del verbo cabrear: vale que se utilice abundantemente en el doblaje de películas o que la usen periodistas televisivos; seguramente dobladores y periodistas han sufrido varias de las reformas educativas al uso y ya desconocen que aún hoy es voz malsonante. Pues si hoy es voz malsonante, al menos entre capas cultas de la población, antes lo era mucho más: es lo de que la ignorancia se va democratizando. En la serie la ha utilizado Felisa Muñoz hablando con su marido y la gravedad del asunto consiste en que en 1956 a una mujer, de la clase social que sea, ni se le ocurre decir eso en el ambiente familiar. Peor aún cuando Rubín le preguntó a su jefa Rocío si estaba cabreada: si eso no se lo dice un hombre a una mujer, menos aún un empleado a su superiora; dicho de otra manera, una mujer nunca se cabrea sino que se enfada o se enoja. En fin... pero a mí me extraña que los mismos actores no hayan llamado la atención de los encargados del diálogo al respecto.
Ya paso a la cuestión central: en cuanto al guión, bien, con diversas tramas de todo tipo bien entretejidas aunque con algún conejo que sale de la chistera como esa novedosa relación entre Armenteros y Rocío que parece venir de antiguo. Sin embargo, los guionistas tuvieron la genial idea de matar estos días pasados a Chelo Muñoz, uno de los personajes que, a lo que se ve por los foros de la serie, más simpatía provocaba entre la audiencia. Y además, con muerte inesperada: estaba a punto de casarse, ser feliz y solventar de una vez una vida no siempre llena de alegrías. Pues van los guionistas y deciden matarla de repente porque una moto -ya sabemos cuál- la atropella. La cuestión está en que, si se trataba de que había que deshacerse del personaje porque la actriz se quería ir o por lo que fuera, la solución, puesto que el personaje se casaba y se iba de gira por provincias con su marido, era seguir ese plan y dejarla indefinidamente por ahí. Pero no, la matan provocando un disgusto en la audiencia.
Y ahora, para que se vea el nivel intelectual de Rtve, van y abren un foro para que la audiencia dé el pésame a la familia Muñoz. Lo juro: el foro está aquí, y si alguien ajeno a la serie cae en él puede pensar que ha muerto alguien en la realidad y no en la ficción. Otra pregunta es: ¿dónde está el foro para llorar a Chanquete?
Y claro, la audiencia utiliza ese foro para todo menos para mandar pésames y ahora mismo, 21 horas del 28/12/11, el foro ya lleva ¡48 páginas!: a los guionistas les han llamado de todo menos guapos; hay quien inteligentemente ha preguntado que por qué han hecho coincidir la muerte de Chelo con la Navidad; otros dicen que abandonan la serie; y el mejor entre los que he leído, éste: 
La moto que mató a Chelo es un recurso gratuito que impidió que se consumara el amor de Chelo. Es un doble castigo innecesario por haber sido madre soltera. No fue la sociedad de su época quien la condenó sino los prejuicios de los guionistas censores que deben auscultar muy dentro de sí y reconocer que son parte del régimen ideológico del franquismo. Chelo no murió feliz. No logró vivir feliz con su amado y su hija. Ni el Dios cristiano castiga tan severamente como hacen los guionistas de la serie que representan los valores más arcaicos de la religión judeo-cristiana establecida.


2 comentarios:

  1. No me jodas! Mi mujer también está enganchadísima. Es capaz de ver cuatro capítulos seguidos (hoy gracias a internés no tienes que esperar).

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, soy un devoto de la serie y hago lo mismo; el día que no puedo verla la miro luego por Internet

    ResponderEliminar