Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



viernes, 2 de septiembre de 2011

Otras nenas de la Sexta (parte I)

Pilar Rubio
Ni que decir tiene que, aparte de Patricia Conde, por la Sexta han pasado y siguen pasando otras muchas niñas muy bien diseñadas y acabadas. Ahí está por ejemplo Pilar Rubio (Madrid, 1978), otra de esas hembras totales. Para mí Patricia Conde sigue siendo la primera pero hay que reconocerle a Pilar Rubio desde el color de ojos hasta esa piel blanca que aquí se explota en contraste con las prendas negras. Aparte, por supuesto, las proporciones perfectas y el tamaño de los pechos, ideal para presentar los más sugestivos escotes.
Otra foto en zigzag como la que presentábamos de Patricia Conde: pierna y brazo izquierdos paralelos entre sí y, a su vez, con la cara; cuerpo en oblicuo y paralelo al brazo derecho; y pierna derecha en ángulo recto con el brazo derecho. Pero quizá el mayor mérito de la foto consiste en presentar la cara en el plano más inmediato al espectador y, en el más lejano, por inalcanzable, el chochito.

Berta Collado
Y ahí está Berta Collado (Talavera de la Reina, 1979), junto a Patricia Conde y Pilar Rubio, que luego se fue a Tele 5, otra de las chicas de Sé lo que hicisteis. Con ella ya estamos ante otra categoría de mujer mucho menos explosiva sin que ello suponga negarle méritos. Pero quien le haya hecho esa foto es un zafio: porque casi se ve recta la línea derecha del cuerpo; porque habrá otra manera de sugerir el volumen de los pechos que no sea ésa de aplastárselos con el brazo; y los zapatitos no digamos.
Berta Collado
Como que voy a poner otra fotito para hacerle justicia. Me atrevería a decir que en ésta, con mirada y pose mucho más naturales, se consigue sugerir más enseñando menos e incluso escondiendo: la rodilla derecha tapa el escote y las líneas de brazos y piernas se cruzan frente al punto crítico como si fueran cuatro barreras que habría que franquear para alcanzarlo.
Y lo del pelo al viento -o al ventilador- lo supongo inspirado en la Venus de Botticelli o en aquellos versos del soneto XXIII de Garcilaso dedicados a la mujer rubia que se ajará con el paso del tiempo:
...el cabello, que en la vena
del oro se escogió, con vuelo presto,
por el hermoso cuello blanco, enhiesto,
el viento mueve, esparce y desordena

3 comentarios:

  1. Dios santo, S. M., has convertido tu blog en el paraíso. Iba a pasar más por aquí a partir de ahora, pero en este momento estoy en condiciones de garantizártelo, je, je, je… En fin, que he vuelto, después de mi visita a los infiernos. Un saludo y te voy mirando, digo… leyendo.

    ResponderEliminar
  2. Pues tengo alguna entrada más preparada. Y es que ya quería dar un giro intelectual a mi blog para atraer gente.

    ResponderEliminar
  3. Ja, ja, ja, ja… Bueno, habrá subido la audiencia, seguro. Deseando están
    todos hacer una mesa redonda de debate, o una cama igual de redonda pero sin debatir.

    En fin: voy a ver si encuentro el principio de dando vueltas al atajo y te leo un poquito todas las semanas.

    Saludos, SM.

    ResponderEliminar