Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



viernes, 8 de julio de 2011

Leire Pajín en biquini

Hace menos de tres meses dediqué una entrada, que, como se ve arriba a la izquierda, resultó ser mi mayor éxito, a dos de los grandes mitos eróticos de esta España tardofranquista. Una de ellos era Leire Pajín, doña Leire, excelentísima o lo que sea que como tratamiento lleve una ministra y que Alfonso Guerra resumiría, como hizo con la ministra de exteriores, en un elegantísimo señorita Pajín.
Decía allí que no había encontrado ninguna foto suya en la que se le apreciaran suficientemente las formas del cuerpo. Hela aquí como si me hubiera oído. Esta foto y otras parecidas salieron ayer en los periódicos.  porque a la señora le dio por unas minivacaciones en Menorca. Aquí la vemos generosa de carnes y arisca de cara aunque quizá el gesto venga provocado por la temperatura del agua. Los pechos algo -o sea bastante- caídos sin correponderse mucho con los esta otra foto tomada con pocas horas de diferencia:

¿A que la nena gana vestidita? Y no creo que sea sólo por el contraste con su madre y que nos permite adivinar a dónde van a ir a parar en un futuro no muy lejano esas formas tan femeninas.
Y una última foto porque no todos los días uno puede decir que le ha visto una teta a una ministra aunque dejo como ejercicio para el lector el deducir si eso es o no una teta o si se le llega a apreciar el pezón:
Bueno, y dicen los periódicos que la familia Pajín -ella y sus padres- se hospedaron en la isla del Lazareto, en medio del puerto de Mahón, que fue una península hasta el 1900 en que se separó para abrir un canal. Las instalaciones pertenecen al Ministerio de Sanidad, y por eso iría allí la criaturita con su familia, pero andaba todo en trámites para convertirlo en parador nacional o similar.

14 comentarios:

  1. buh que asco que se tape un poco o se busque un bañador que le sostenga mejor las tetas

    ResponderEliminar
  2. menudos comentarios sexistas, tío.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, ayer leí un artículo en La Vanguardia de Barcelona en el que se llamaba cavernícolas a quienes desde algunos medios de comunicación comentaban las formas de doña Leire.
    Pero digo yo que si una mujer se divide en cuerpo y cerebro, y ésta no ha demostrado la más mínima inteligencia hasta ahora, lo único comentable será ese cuerpazo del que, a pesar de cómo actúa la fuerza de gravedad sobre sus pechos, sigo siendo forofo.
    Temita nuevo va a ser Bibiana Aído, otra superdotada a la que le han dado ahora un chollete de 100.000 dólares al año por asesorar no sé qué de la O.N.U. A ver qué día encuentro una foto y le hago otro comentario sexista.

    ResponderEliminar
  4. Y aquí, opiniones menorquinas varias sobre la estancia de doña Pajín en la residencia del Lazareto: http://maitesalord.cat/2011/07/07/privilegis-franquistes
    Pero nadie es capaz de alabarle el hecho de haber sacado a sus padres de vacaciones, eso del amor filial que antiguamente se llamaba pietas.

    ResponderEliminar
  5. Bien está que un cerebro como el tuyo no sepa qué comentar sobre un cerebro de tan poca inteligencia como el de la ministra Pajín: así se demuestra la inteligencia propia, olé.

    Y en cuanto a ese cuerpo, pues nada, tú sabrás por qué te has dado prisa en publicar las fotos en tu blog. Yo solo te pediría que para comparar -odiosas que son las comparaciones- nos condenes a ver tu cuerpo, serrano sin duda, junto al de ese cuerpo del que te declaras forofo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo pocas-luces, tú pide lo que quieras que yo haré lo que me dé la gana y comentaré lo que me salga del nabo. Al estilo machista, como a mi me va.

    ResponderEliminar
  7. Tú di que sí, S.M.: la ventaja que debe tener doña Leire practicando una felación es que, mientras tanto, se está calladita.

    ResponderEliminar
  8. Un maravilloso diálogo, inteligente, respetuoso y lleno de caballerosidad. Ha sido un placer leer el articulito de S.M. y todo lo demás.

    Por un momento me ha parecido estar en una de esas tertulias de bar donde algunos hombres hablan de mujeres tocándose la entrepierna y porfiando por ser el más burro en sus comentarios. Demasiadas pelotas, cuanto más grandes mejor, o es que se usan poco.

    No me gusta la Pajín, tampoco la Saenz Santamaría, menos Zapatero y menos aún Rajoy, pero no diré si marcan paquete, si tienen morritos lividinosos o si tienen un buen polvo.
    Es una cuestión de buen gusto.

    ResponderEliminar
  9. !Joder S.! Un artículo inteligente donde los haya, la gente no tiene sentido del humor, la que menos seguramente L. Pajín si pudiera leerte. A mí también me ponen un montón Rajoy y Zapatero, aunque no son valientes para dejarse fotografiar en braga naútica. Yo me los imagino, al primero con las pelotas colgando que le rozan las pantorrillas y al segundo que no se la encuentra, de tantas preocupaciones. Vosotros también sois de goma y os cedeis con el tiempo.Pero no quiero hablar de ello no sea que me critiquen los puristas.

    Nada, pues que tengas un buen día y que yo lo vea.

    ResponderEliminar
  10. A ver, Anónimo con manías:
    1º) "Libidinoso" se escribe así y no como tú lo haces.
    2º) De la Sáenz de Santamaría no voy a hablar porque está preñada y los machistas respetamos a las mujeres preñadas.
    3º)A ver si tú sol@ eres capaz de cambiar la tradición ancestral de este país donde lo que se aprecia de las mujeres es el cuerpo y no el cerebro. La causa es muy sencilla: cuando uno se cruza una mujer por la calle no se le ve la inteligencia sino los ojos, el escote, el meneo del culo...
    4º) En cuanto tenga tiempo e inspiración hablaré de la Cospedal.

    ResponderEliminar
  11. Dejando de un lado el nombre de la chica. Determinados tamaños de pecho no pueden ser sostenidos por un bikini sin aros. Que podría llevar un bikini rearmado, sí, pero ella no estaría cómoda. La diferencia entre la foto en bikini y vestida, que tanto parece sorprender... Es muy sencilla, no es lo mismo un bikini cómodo que un sujetador con aros. Es que siempre me gustaron los pechos generosos... y el tiempo tiene estas cosas con la gravedad, cuando no ha habido cirugía de por medio. No es lo mismo el paso del tiempo para sostener un cuarto de litro que un litro ¿O acaso puedes sostener en la mano el mismo tiempo con diferentes pesos? No es por defenderla u ofenderla, es que me parece que se obvió lo evidente.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Anónimo, casi olvido agradecerte tus acertadas consideraciones sobre corsetería y el efecto del tiempo sobre los pechos de las mujeres.

    ResponderEliminar
  13. Panda de cavernícolas sexistas. Volved a la caverna de la que nunca debisteis salir: el mundo civilizado no está hecho para vosotros, pezqueñines!!

    ResponderEliminar
  14. Será que tú eres el ejemplo de la progresía, tont@poya.

    ResponderEliminar