Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



jueves, 30 de junio de 2011

Corsaris menorquins: laberints a la mar, III


Port de Maó
EN TOMEU I EN SANTIAGO, DE SA RAVAL
En Tomeu Moll i en Santiago Pons, amb els seus sacs a l'esquena, caminen deixant a una i altra banda horts i sínies amb rucs que giren i giren:
-T'imagines tota sa vida dant voltes?
-Saps tu si els rucs poden pensar?
-I en què ha de pensar un ruc?
-No sé, en someretes?
Són gent avesada a la mar. És la seva segona sortida en cors però no és per ells que a Mallorca poden dir que els menorquins són cruels. Davant la serra Tramuntana varen fer una presa amb el capità Vives. Pacíficament, que amb un sol cop de canó la bergantina va aturar. Va pujar el patró de presa amb l'escrivent i tres mariners, la varen amarinar cap a Maó i, passat cap Artrutx, varen amollar la major part de la tripulació en una cala i else van indicar com arribar a Ciutadella per cercar qualcú que els dugués de volta cap a Alcúdia.
Un altre ruc donant voltes a la sínia. No saben si el ruc és com ells i pensa en el món que hi ha fora del seu cercle sense fi. Tots dos, en Tomeu i en Santiago, quan són en terra troben a faltar més migjorns a migjorn del seu migjorn, i fronteres troben a faltar, i muntanyes darrera de les que hi hagi altres muntanyes:
-Has pensat mai que si es mateix temps de camí des que hem sortit de casa l'haguéssim fet cap a s'altre costat ja se mos hauria acabat sa terra ferma?
-Si fos temps de figues quasi seriem a collir-ne a cala sant Esteve.
-I després la mar plana.
Altres vegades, però, viuen un món molt més petit:
-Has vist com belluga es cul na Catalina?
-Na Catalina i totes ses al·lotes de sa Raval nova.
-Idò no sé perquè las mires si fa estona ja que ralles amb na Teresa.
Decideixen davallar per la costa de cala Figuera, passen per la punta i arriben al port des del costat de la mar oberta. Caminen pel moll de llevant i veuen un poc enfora el capità fumant assegut en un norai.
-Encara és prest. Podríem aturar-mos a sa taverna.
-Un ginet, un i no més, que no vull que arribem gats.
Asseguts al racó més fosc, envoltats de gent qui amb uniforme o sense rallen anglès i d'altres que somien encerclar milions de llagostes a Fornells per agafar-les tancant la sortida del port amb una nansa gegant de vime. I són dos, dos ginets, l'aiguardent que dugueren els anglesos perquè -diuen- preveu el paludisme; o perquè lleva el regust amarg de la quinina que, dins l'aigo tònica, sí que el preveu.
.

domingo, 26 de junio de 2011

Laura y Clara: Dando vueltas al atajo. Aclaración

Si alguien -que lo dudo- ha seguido las desventuras de Laura y Clara le diré que voy a ir eliminando paulatinamente las cincuenta entradas y, en una página secundaria del blog, las iré reescribiendo no en forma de blog/diario sino en forma de novela tendiendo, sobre todo, a diluir, no a eliminar, todo el contenido erótico.
Del mismo modo, la historia embastada de los corsarios menorquines que está ahora en página secundaria, pasará a la página principal.

miércoles, 22 de junio de 2011

Corsaris menorquins: laberints a la mar, II

Es darrer d'un llinatge de corsaris, a Fornells
EL CAPITÀ FRANCESC M. I LES GERMANES MELIÀ
Surt el sol quan en Francesc M. obre els ulls. Mentre mira per la finestra la banda de tramuntana, la seua dona surt del llit i va cap a la cuina. Cel blau de primavera sense nígols. Ous estrellats. Després tots dos mullen carquinyols dins el cafè:
-Entraràs a veure es fiets abans de marxar?
-Hi entraré.
I després surt al pati. Un llimoner al racó. Pren una llimona, encara verda i petita, i la fica a la faldriquera. Torna a mirar cap a tramuntana i veu al cel, tot sol, un nígol petit i blanc, de cotó, que abans no hi era. Li agradaria ficar-se'l també a la faldriquera per a embolicar la llimona, passejar-lo per la mar durant tot el viatge i alliberar-lo en tornar a posar el peu al moll de Maó.
-A jo no m'importa si tornes amb doblers o sense, a jo lo que m'importa es que tornis.
-Tornaré. I te duré un vestit de molts colors, es millor vestit des millor mercat.
Ja camina pels carrers qui davallen cap a baixamar i, abans d'arribar al Carme, no veu les germanes Melià. Són dalt en un boinder, vigilant qui va i qui ve pel carrer, i n'Àgueda el segueix amb els ulls:
-Allò sí que és un homo.
-Ves a sabre si no tindrà qualque mig amistançada a s'altre banda de la mar. I mentre na Sili li està cuidant es fiets ell està amb una mora ben mora.
-Fes es favor de no dir rucades, com vols que vagi amb una mora...
-Idò, penses que ses mores no tenen lo mateix que tenim tu i jo? I calla, que si mos sent es papà mos posa a brodar sa dot.
-Doncs jo cosiria tots es botons de sa camia d'en Francesc.
-Ja té dona per cosir-los.
-O, com diuen que és corsari, deixava que me prengués com a botí i me fes sa seua esclava.
Però en Francesc M., amb la llimona i sense el nígol a la faldriquera, ja s'ha amagat darrera la cantonada i segueix cap a les revoltes de la costa qui duen a baixamar. Mai no li ha passat pel cap dur una dona a bord del seu xabec.

sábado, 18 de junio de 2011

Corsaris menorquins: laberints a la mar, I

Xabecs mallorquins contra galiotas algerinas (1738)
DOS ALAIORENCS
-No passis pena, no, que arribarem a s'hora convinguda.
-Cent pesos de plata mos costaria no arribar.
Un mos de pa, un mos de formatge a la vora del camí. L'ombre dels pins. I un altre mos de pa, un altre de formatge. Passa un senyor damunt un ruc:
-Bon dia.
-Bon dia.
El senyor damunt el seu ruc segueix camí cap a Maó. Els dos germans tornen al pa i al formatge. Senyor i ruc s'allunyen i, quan desapareixen darrera una revolta del camí, els dos germans reprenen la marxa. El sol comença a pujar i el tenen de cara:
-On creus que mos durà es capità?
-No ho sé, però m'estim més cap a Mallorca o Catalunya que cap a Barbaria.
Tenen un germà, en Xec, el més gros de tots cinc, que ja ha anat en cors. Poca cosa va explicar, els camps plens d'arbres fruiters i les dones d'Algèria, els mercats italians, una tramuntanada que els va tenir cinc dies en un macar... Peró va tornar amb doblers. La mare en va fer cinc parts, li'n va donar una i ara festeja.
-Saps lo que diuen a Mallorca de noltros? Que som més cruels que els moros.
-Qualque barbaritat farien ets ciutadellencs.
-O es maonesos.
Marxen pel camí d'en Kane. Abans tothom se negava a trepitjar-lo perquè molts dels qui hi feren feina picant, llevant pedres o tallant arbres per obrir el nou camí a Sant Felip eren soldats anglesos castigats però també gent forçada dels pobles que no rebia res a canvi. Així, com a protesta inútil, s'emprava el camí reial de sempre. Arriben per fi a la cruïlla. Per l'esquerra el camí que duu cap a Favàritx, Addaia i Fornells però ells prenen per la dreta. No han vist que darrera d'ells, a la vora d'una paret seca, el senyor del ruc jeia descansant i el ruc del senyor els mirava passar com miren els rucs, apuntant amb les orelles.
-Ara, en mitja hora més o manco som a sa colàrsega.
El camí ja no té arbres pels costats i, tot i que és vint-i-set d'abril, la marxa comença a tornar-se feixuga amb el sol qui segueix pujant. Però hi seran tot d'una.
Les olors canvien, i els ocells. Ja senten que són vora la mar, que han sortit del seu món de terra endins, de fer feina a les seves poques quarteres sense sabre mai, perquè l'anyada depèn del cel, què hi guanyaran. A la mar tampoc no ho saben, es ver, i mai no han navegat. Va ésser en Xec qui els va embolicar: va sentir al mercat que cercaven gent per a un xabec, va anar a casa del capità, li va explicar la seva sortida, van estar rallant d'açò i d'allò i li va demanar que admetés els seus germans.
Já són a la colàrsega. Moviment, soldats anglesos, mariners, pescadors, carros, barques al peu dels llenegalls. Han de recórrer el moll per cercar el xabec:
-Sant Antoni gloriós nom.

martes, 14 de junio de 2011

José Mazo (1/4/1940-11/6/2011)

Y con él se ha ido una manera de entender el dominó. Poca gente de aquí quería jugar con él de pareja. Decían que no le entendían. Yo sí, yo le entendía y ganábamos. Y a él le gustaba jugar conmigo porque -decía- me reía aun cuando perdiéramos. Pero muy pocas veces perdí jugando con él: porque leía su sistema de juego. Si nuestro palo largo era el tres y había un cuatro sobre la mesa se paraba dos segundos y mandaba el 4/2: yo sabía por qué, porque tenía el 4/3 pero le faltaba el 2/3. La jugada envolvente, envolver a los contrarios, obligarles el 2/3, hacerles entregar las fichas con las que al final dominábamos nosotros.
Me voy a poner la americana, la que lleva el toro de Osborne en el ojal y ofende a tantos, y bajaré al tanatorio. No creo que tenga valor de entrar a verle. Beso a la viuda y otra vez a la partida.

viernes, 10 de junio de 2011

Laura y Clara: Dando vueltas al atajo, L (y último)

Hoy va a ser el último día que escribas porque ya has encontrado la conclusión.

O más de una conclusión. La primera, que este fin de semana pasado ha sido el más feliz de tu vida: ni las vacaciones en Francia con el paseíto en Montpellier y el día de lluvia en Agde, ni las otras en Menorca cuando prácticamente te obligó a hacerlo a la luz de la luna, ni los días en Cantabria abrazadas en aquella cama que parecía de Isabel la Católica... este fin de semana y sólo este fin de semana. Todo lo que os habéis dado, los lugares a los que os habéis llegado: si te palpaba o te pasaba la lengua por aquí o por allá la sentías en el corazón y si te decía una dulzura con esos ojitos embelesados la sentías entre las piernas. Os queréis y os deseáis, y os habéis metido en una cadena que ya no se va a romper. Es miércoles y esta noche vais a volver a hacerlo y a dormir juntas. Tienes tantas ganas -y ella seguro que también- que le vas a proponer cenar a las ocho, horario europeo, y después, hasta por lo menos las once... Y luego el fin de semana que viene. Porque tú ya sólo piensas en eso y vives para eso, para tenerla, para estar las dos desnudas y entregadas. Vives contenta y has notado que ella también ha cambiado y ya no le cogen esas depresiones que antes le duraban dos o tres días y de donde tanto te costaba sacarla. La demostración práctica de que el amor es bueno. Claro que sólo faltaría que le cogiera repentinamente una depresión mientras la estás besando: es que le dabas dos bofetones para que reaccionara. Pero no va a pasar porque la has metido, os habéis metido, en esa cadena donde un eslabón es de amor y el siguiente de placer. Por cierto, que este próximo fin de semana, aunque sólo sea por disimular, podríais salir al cine, que no sabes si podríais soportar otra vez el mismo ritmo de este último fin de semana. Te da la impresión de que, si volvéis a sentir toda la emoción que habéis sentido, a alguna de las dos le podía dar un desmayo.

Tan rico fue el beso total que os disteis que después, cuando volvisteis a enlazaros para seguir con la chupadita, lo hicisteis mucho mejor que como soléis. Siempre estáis quietas besándoos y pasándoos la lengua hasta que llega el momento en que no os podéis controlar, pero en esa ocasión ella, que estaba encima, se puso a mover la cintura en círculo, despacito, arrastrándote la cabeza que mantenías entre sus piernas. Y ella sola construyó una obra de arte: va manteniendo el ritmo con sus movimientos circulares como si bailárais hasta que de repente empieza a moverse más despacio y, en ese momento, te das cuenta de que estáis llegando las dos, sigue moviéndose cada vez más despacio, como una peonza que va frenando y, justo en el momento en el que se queda quieta, estalláis las dos juntas al estilo apoteósico. Otra de las muchas cosas, aparte del superbeso, que te gustaron, que se inventaba variantes nuevas.

Comisteis enamoradas, mirándoos, acariciándoos. El café estilo lento, hablando de tonterías, repitiendo de café para disimular la prisa que teníais por volver a abrazaros. La siesta, que subisteis a la habitación dispuestas a repetir pero os quedasteis dormidas la una sobre la otra de lo cansadas que estaríais. Os despertáis, ducha, la llevas a la habitación e intentas un experimento que no vas a contar porque no sale bien, y sería porque la reina de las novedades era ella. La coges de la mano, la arrastras escaleras abajo y salís desnudas al jardín. Enciendes el riego de aspersión y a correr las dos como crías bajo el chorro de agua. Cigarrito tumbadas sobre la hierba, os volvéis a desear, subís a la habitación, os besáis la una sobre la otra, os ponéis del revés para otra chupadita, te da por hablar, por pedirle un te quiero y luego otro, te los dice, se los dices y, para que calles ya, te tapa la boca con la pelambrera. Os volvéis a dar felicidad.

No querías dejarla descansar, sólo lo justo. Así que le dices que quieres hacer de odalisca y en seguida vuelves a por ella, a acariciarla despacio, que si el vientre, que si los labios, que si los pechos, le rascas los pelillos, te acercas, abre las piernas, le vas los muslos, la tocas sólo un momento, vuelves a los pechos, le vas leyendo el deseo en la mirada, abre la boca, la besas con lengua y notas cómo flexiona las piernas y las abre bien abiertas. Te paras y esperas un poco más mientras la contemplas. Huele a deseo y tú debes de oler a lo mismo. Bajas la mano por su vientre blanco, cruzas por su mata de pelo tan hermosa y llegas. Se relaja y te pones despacito y hablando de lo que hay para cenar. Conversáis mientras la recorres y la notas tranquila pero sintiéndote. Te dice que ella te quiere hacer lo mismo y le contestas que más tarde, antes de dormir y sí, te lo hizo perfecto y también por eso dormiste tan bien. Seguís hablando de lo sincronizados que tenéis los cuerpos, de lo que os gusta hacerlo y, de repente, te sonríe y te dice que hace rato que ha llegado pero que no pares porque quiere llegar otra vez. No te habías enterado, otra sorpresa, para que luego digas que le conoces el cuerpo. Pero la segunda vez te enteras, vaya si te enteras. Apartas el dedo, te lo chupas, se lo pasas por el labio inferior, le notas la tensión, mueve la cintura como llamándote ahí, le vas bajando la mano despacio, mueve más y más la cintura y, al alcanzarla, grita que te quiere y se te abraza mientras tú sigues y sigues.

El domingo comisteis en casa de su padre, que había vuelto del viaje a Andalucía y os regaló una botella de aceite de oliva virgen a cada una; estaban las tías y la familia de su hermano y, como también había traído Moriles, no sabes cuántos vasos os bebisteis que andabais un poquito borrachas y riéndoos cuando luego su padre se tumbó para la siesta y os quedasteis con las tías jugando a las cartas. Y seguro que las tías, como se pasan el día delante de la tele y se tragan todo tipo de programas, se darán cuenta tarde o temprano de lo vuestro, pero te da completamente igual. Ah, y antes de todo eso, por la mañana, tampoco os perdonasteis y lo hicisteis otras dos veces porque llegaste a contagiarle la ninfomanía que habías sentido ya el sábado en la bañera. El despertar dulce con ella llenándoos de besos matutinos, el desayuno con las tostadas de siempre, el cigarrito y a la ducha. Fue cuando la viste peinándose frente al espejo y pensaste en que así mismo, aunque con la toalla cubriéndose, estaba la primera vez. Le pediste otro beso como el del sábado, la cogiste de la mano, la llevaste a la habitación y te pusiste con esa postura tan graciosa en la que se había puesto ella. Sólo querías un besito, algo simbólico para cerciorarte de que te seguía queriendo, y te lo dio sonoro pero luego se puso a darte vueltecitas con la lengua. Te relajaste sintiendo esa lengua tan rica que tiene, te quedaste encantada con la cabeza apoyada sobre los brazos y sintiendo como un gusanito que te recorría y, cuando más tranquila estabas, te pone la mano en los pelillos y, sin darte tiempo a hacerte la idea, ya la tienes en el puntito. Por delante y por detrás, su lengua y su dedito y tú otra vez con esa sensación de que nunca has sentido tanto y con las ganas de hacérselo a ella. Te quisiste concentrar para disfrutarla pero no aguantaste ni un minuto porque sólo alcanzarte con el dedito ya habías empezado a irte. Pataleabas de placer.

-Prepárate.

-Estoy preparada y te diré una cosa: al verte he estado a punto de llegar yo también.

Pero tú estuviste más rato besándola, mordiéndola y chupándola. Que se esperara, que se mantuviera en tensión mientras el puntito se le fuera poniendo terso, brillante y precioso. Querías hacer un experimento: comprobar que cuanto más rato estuvieras chupándola, menos tardaría en derretirse. Y así fue, tus diez minutitos ahí y en cuanto le pusiste el dedo duró menos que tú, fue como si la fulminaras, que perdió las fuerzas, se dejó caer y gritaba mientras la seguías chupando y acariciando con la mano aprisionada entre su cuerpo y la cama.

Se recupera, te abraza, te besa y te dice que necesita más, que como lo habíais hecho muy rápido y de forma nerviosa, necesita algo tranquilo. Tan tranquilo y tan lento que estaríais más de una hora palpándoos, llevándoos hasta casi el límite, parando y volviendo. Te subías encima de ella, os restregabais los pelos de la una contra los de la otra, os dabais la vuelta, se ponía luego de espaldas, te subías, se subía ella, os mordíais y hablabais, de tonterías, de amores, que te bebo los ojos. Pero se te quedó grabada la escena final, la que te va a llevar a la conclusión. Decidís que antes de ir a comer a casa de su padre pasaréis por la pastelería a comprar algo y luego iréis a tomar una caña para saludar a los amigos. Miráis el reloj y decidís que ya es hora, que ya os toca arrastraros hasta el final. Os acariciais el pecho, el vientre y, al mismo tiempo, os vais bajando la palma de la mano hasta llegaros con el dedo mirándoos frente a frente y calibrándoos el placer. Os miráis, tú miras su mano y la tuya, ella mira la suya y la tuya -y esa es la escena que has tenido en la cabeza toda la mañana- hasta que se viene a tu boca y te engancha. Os fuisteis con los labios y las lenguas juntas y al final, cuando se separa, te das cuenta de que estás llorando como una tonta y te tapas la cara:

-¿Qué te pasa?

-Que te quiero.

Sollozando. Te aparta bruscamente las manos:

-¿Y por eso lloras?

Te abrazas a ella con todas tus fuerzas:

-Es que no te quiero perder.

-No me vas a perder. ¿O es que no está sirviendo de nada este fin de semana?

Le rodeas el cuello con los brazos y la vuelves a besar.

Sí, te dio un ahogo con tanta emoción, que no eres de piedra; y por eso quieres que el próximo fin de semana sea más tranquilo. Pero esa imagen de tu mano en su vientre blanco, tapándole los pelillos y hundiendo el dedo, y la suya blanca haciendo lo mismo en tu cuerpo ha sido la que te ha dado la idea. Esta mañana en el trabajo ibas por un pasillo repasando ese momento y te ha saltado la idea. Has vuelto a casa, has comido, estás aquí escribiendo tus últimas líneas y, en cuanto acabes, vas a salir disparada a Valladolid. Entrarás en la mejor joyería y, como tenéis el dedo del mismo tamaño, encargarás dos anillos iguales. En uno estará grabado Laura y Clara y en el otro Clara y Laura. Volverás al pueblo porque es vuestro sitio y porque te espera su cuerpo pero, en cuanto tengan los anillos, quieres volver a esa escena en la que os tocaréis con la yema del dedo y, al mirar hacia abajo, veréis cómo el anillo de la una brilla en el vientre de la otra.

lunes, 6 de junio de 2011

Ni tu nombre (LX Concurso de relatos bubok [tema: el rencor]: relato ganador)

Sin darme cuenta se me fue formando una bola dentro. La sentía a ratos, primero pequeña, y hasta podía localizarla por las paredes internas del estómago. Corría el tiempo, se iban repitiendo una y otra vez las ocasiones y la bola acabó por instalarse definitivamente y convertirse en algo con lo que no me podía acostumbrar a vivir.
Al principio no daba importancia a sus manías. Al contrario, hasta me hacían gracia:
-¿Se puede saber por qué has mirado a ésa?
-¿A quién?
-A la rubia con la que nos acabamos de cruzar.
Aproveché para girarme y verla de espaldas. Así acabé de cerciorarme de que era una señora hembra.
-¿A ésa? Ni me había fijado. No veo que pueda tener nada que no tengas tú.
Lo mismo solía repetirse una vez y otra durante los dos años que estaríamos de novios. Sí, a ciencia cierta no sé si pasaron dos o tres años desde que nos hicimos novios hasta que nos casamos. Antes tenía las dos fechas anotadas en una agenda dentro del portátil, dos días antes saltaba una alarma y me presentaba con un ramo de rosas. Hasta que también por eso hubo cuestión:
-¿Se puede saber por qué tienes anotados nuestros aniversarios?
-Para no olvidarme.
-¿Y ésa es la importancia que le das a nuestro matrimonio?, ¿cómo puede nadie olvidar el día en que se casó?
Lo de menos era que me hubiera entrado en el portátil, que hubiera probado introduciendo variantes al número que utilizábamos en el cajero automático con la cartilla de ahorro y hubiera dado con la clave de acceso al ordenador.
Luego tonterías de las que cuentas a los amigos y se ríen: si en la autopista adelantaba a un coche, giraba la vista a la derecha y casualmente era una mujer, bronca; si en un bar de copas nos servía una camarera, cuando yo pagaba resulta que lo que hacía era mirarle el escote...
La bola que iba creciendo, que me iba ocupando, que se iba endureciendo, que cada vez pesaba más y me era más difícil de sobrellevar.
Y ojito con el móvil y el portátil. El móvil, al llegar a casa, siempre apagado no fuera a llamarme nadie y tener luego que dar las mil explicaciones. En cuanto al ordenador, con ella aprendí algo que todo el mundo sabía, todos menos yo, que pinchas en una pestaña en la que dice histórico y te salen las páginas web que se han visitado desde quién sabe cuándo.
Pero, como uno no puede pasarse la vida pendiente, siempre se acaba por cometer un desliz. Así fue como me descubrió algo tan inocente entonces como lo de Luisa. Yo, aparte del gmail para que ella me leyera lo que quisiera, tenía otra cuenta de correo en un lugar tan remoto como netcourier, una página francesa, y configurado -ése fue el verdadero error- de modo que sólo entrar ya salía mi nombre de usuario y mi clave. Y a Luisa la conocía de un foro en el que se discutía de cine y en el que me metí no sé por qué, quizá para tener alguna vía de escape. No recuerdo cómo fue que empezamos a escribirnos por privado; y de hablar de Hitchcock pasamos a decirnos cositas tontas, que si lo que yo te haría o similar. Ella estaba en Ginebra, todo hay que decirlo, pero si hubiera andado por aquí... Ah, y suerte que al menos tenia la precaución de borrar los mensajes en cuanto los leía. Pero ése, mira por dónde, aún no lo había leído y, por tanto, ahí estaba resaltado en negro en la bandeja de entrada. Llego, pues, a casa, y quién es Luisa.
-¿Luisa?, ¿qué Luisa?
-No te hagas el tonto. Esa que dice que se dejaría morder donde tú quisieras.
Hago memoria y me doy cuenta de que no tengo escapatoria. En el último mensaje le había contado que había ido al dentista y me había hecho un implante. Y que así podría morderla mejor, claro. Su contestación, fuera cual fuera, contendría debajo ese texto mío:
-Ésa es una del foro de cine que está en Colombia. De vez en cuando le digo esas tonterías que gustan de oír las mujeres. Le dije que fui al dentista...
-Le dijiste que ibas a morderla. ¿Eso le dices a todas?
-Si te parece erótico morder con implantes... Además, ya te digo que está en Colombia y debe de ser india o así...
De Santander y trabajaba en Ginebra de traductora en no sé qué organismo satélite de la O.N.U., pero yo ya había aprendido a mentir automáticamente. Y esa noche, a la media hora de acostarnos, devolví la cena. Era la bola que me hacía rechazar todo alimento. Era la bola que ya me había ocupado el estómago entero: ¿qué me ocuparía después?
¿Una solución? Sí, ya había ido al psiquiatra en un par de ocasiones. No por mi, aunque ya estaba empezando a desquiciarme, sino por ella. O mejor, para encontrar una explicación o eso mismo, una solución. La ideal, claro está, era llevarla a ella misma pero era prácticamente imposible. Según ella, quien estaba mal era yo y por eso me escribía con Luisa o miraba a todas por la calle. Celopatía, falta de confianza en sí misma... dijo el psiquiatra. Y que la hiciera sentirse deseada y valorada.
Quererla sí que la había querido; al menos cuando nos casamos. Pero luego, con ese continuo estar pendiente de la mínima en el que me veía obligado a permanecer, con ese tener que andar por la calle a su lado mirando al suelo para evitar una discusión... Así, por más voluntad que uno pusiera dejaba de querer al amor de su vida. Y desearla: bueno, aunque ahí entra más la naturaleza y a ella el cuerpo era lo único que no le fallaba, eso también se resiente. Empezaba deseándola y nos enganchábamos:
-¡Haz el favor de mirarme a los ojos cuando estemos en esto!
Porque si los cerraba era que estaba pensando en otra o qué se yo. Acababa haciéndolo con odio y que nadie me pregunte si es posible desear y odiar a la vez porque sí lo es. Incluso vaciarse con odio en la mirada.
¿Otra solución?: la que se me ocurrió la misma noche del escándalo por lo de Luisa. Vuelvo del cuarto de baño de vomitar y como si hubiera recibido iluminación celestial. Algo me dice que esa noche duerma en el sofá, lejos de su alcance. Un año hace ya, un año planeándolo minuciosamente... Con lo fácil que era: desaparecer, huir de su lado... y aquella noche en el sofá, al tener la idea, fue el primer paso. Ya no siento la bola y con toda seguridad fue en ese mismo instante cuando empezó a disolverse.
Me acompañaban las circunstancias laborales. Trabajo en un banco de alcance nacional y esperé pacientemente una vacante lejos, lo más lejos posible de ella, tan lejos como en Lanzarote, donde ni siquiera he estado y donde voy a reincorporarme tras las vacaciones de verano, el primero de agosto. Sí, como partir de cero. Llegaré con una simple maleta, me instalaré en un hotel mientras busque piso...
La bola se me fue disolviendo a medida que iba planificando: hoy mismo me estará esperando en casa pero no volveré ni volveré a oír sus preguntas tontas ni a soportar sus broncas gratuitas. Y esta mañana he salido con lo puesto, como en la anécdota del que dice que baja al estanco por tabaco y no para hasta la Argentina. Ella cree que yo tenía medio preparadas las vacaciones para agosto y, cuando me mire el portátil que he dejado encima del despacho junto al móvil, a lo mejor se da cuenta de que yo iba a coger las vacaciones ahora en julio sin contar para nada con ella. Y mañana, cuando se despierte sin saber dónde ando, no tendrá ni luz, ni gas, ni agua, ni teléfono fijo que, como estaban a mi nombre, he dado de baja. Y la cuenta conjunta del banco vacía: cuatro mil euros que llevo en la cartera, pero aunque hubieran sido sólo cincuenta... Seguro que no tarda en imaginarme quitándole el poncho a alguna india colombiana para comérmela a mordiscos.
No andará muy equivocada porque casi puedo decir que ha sido ella quien me ha encaminado hasta aquí. Estoy tumbado en una cama del Novotel del aeropuerto de Ginebra esperando que llegue Luisa para dejarle clavados los dientes por todo el cuerpo. Y, si se deja, también en el alma. Como si la tatuara.

jueves, 2 de junio de 2011

Laura y Clara: Dando vueltas al atajo, XLIX

A todo esto, ya es martes, mañana habéis vuelto a quedar, en su casa, y aún no has contado lo del fin de semana. Y lo quieres explicar porque vas a dejar de escribir de una vez y quieres hacerlo como te explicaron en el colegio que se hacía con las redacciones, con una conclusión.
Le hiciste una propuesta sencilla el sábado mientras desayunabais en el jardín. Hacía un solecito dulce y anunciaba un día precioso. Una mañana en la que se te despierta el apetito y no sólo de tostadas con mermelada. Le propusiste que, en vez que quedar los fines de semana a una hora u otra en su casa o en la tuya, os reuniérais directamente el viernes por la tarde: si este fin de semana pasado estabais en tu casa, el próximo tú acudirías a la suya a última hora de la tarde del viernes y haríais vida juntas hasta el lunes por la mañana; y el otro fin de semana, al revés, en tu casa. En total, tres noches seguidas juntas. Parece lo mismo que lo que veníais haciendo pero no lo es: así ya dabais por sentado que, en adelante, todos los fines de semana los pasaríais juntas. Y te daba igual que se diera cuenta de que la querías tener bien amarradita porque eso era lo que querías descaradamente, que no se perdiera por ahí ni un viernes ni un sábado. Y si hubiera necesitado que se lo dijeras más claro le habrías dicho que su espacio natural era a tu lado.
Tampoco ella se quedó corta. Se levanta de repente, sube a la habitación y baja con un paquetito:
-¿Qué me has traído?
-Mi contestación definitiva a lo de dónde y con quién quiero estar dentro de diez años.
Y saca de un estuche un libro gordo en francés y de la misma colección que El conde de Montecristo que tú le regalaste la última vez que fuiste a Francia. Un volumen de las obras completas de Zola:
-¿Y qué tiene que ver el libro con lo que hagamos dentro de diez años?
-Pues que lo dejaré en la habitación en la mesita de noche de mi lado para irlo leyendo despacito cuando no estés o hagas la siesta.
-Así no acabarás nunca de leerlo.
-De eso se trata, de que seguirá inacabado dentro de diez años porque entre el libro y tú es fácil escoger...
Mira que hace las cosas complicadas. Con decirte que quería estar contigo el resto de la vida y haberlo sellado con un beso... Luego te salió con algo que ni recordabas, con que el día que estuvisteis en Montpellier le recomendaste ese libro contra las depresiones. Eso fue el día antes de la primera vez pero te gustó el detalle de que volviera a los alrededores de vuestra primera vez. Alguna vez te ha pasado por la cabeza la cuestión de qué habría ocurrido entonces si, cuando te pusiste frente al espejo detrás de ella para seducirla, te hubiera rechazado con un bofetón o un pero tú qué te has creído. No fue así y en eso se basa toda vuestra alegría actual. Además, aún no sabes, ni hace falta ya saberlo, si aquel día lo que necesitabas era desfogarte o desfogarte con ella. Hoy sí lo sabes: ella es la persona con la que más placer has sentido y piensas sentir.
Estabas mirándola y dejaste en el plato la tostada con mermelada que estabas comiendo. Le estabas escuchando lo que siempre habías esperado, un plan de futuro juntas. Tú necesitas mucho menos que eso para ponerte tierna y aún tienes dentro todas las sensaciones del instante: su mirada, la mermelada, el olor de la hierba, el solecito, las ganas de vivir, el fin de semana por delante con vuestros cuerpos en tensión, las ganas de entregarte, de sentir placer y regalárselo... En ese momento te habrías levantado, la habrías tumbado en el suelo, sobre el césped, y allí mismo hubieras dejado de ser responsable de tus actos. Pero preferiste empezar en plan cariñoso:
-Anda, ven aquí.
Se sienta en tu falda y os miráis, os acariciáis, os besáis. Y así empezó de verdad un fin de semana que iba del cariño al placer y del placer al cariño.
-¿Fregamos los platos y nos bañamos?
Esa fue la primera vez. Entra en la bañera, apoya la cabeza en la repisa, entras tú y, en vez de ponerte de frente, te sientas de espaldas a ella y apoyas la cabeza en su hombro y la espalda en sus pechos. Diez minutos o más quietas y calladas, sólo respirando bajo la espuma, y le pides descaradamente que te lo haga:
-Hazme algo, porfa. Despacito.
Como que te puso ninfómana. El mejor momento, cuando te aparta el dedo y se pone que si un te quiero detrás de la oreja derecha y otro te quiero en la izquierda. Pero el eco lo sentías abajo, era como una vibración que te atravesara en canal y te resonara ahí mismo. Si hubiera seguido con esos te quiero, seguro que te llevaba hasta el final sin siquiera tocarte. Pero sabías que ella estaba tan encendida como tú o más:
-Llévame ya, que me muero de ganas de chuparte.
-Pues entonces, dime tú que me quieres.
-Clara, tía, te quiero, pero no me tengas así en tensión.
-Yo también, Laura, Nunca he querido a nadie más de lo que te quiero a ti.
Mientras te volvía a acariciar. Ante una frase así, te sentiste a punto y giraste la cabeza en una postura imposible:
-Pues entonces, dame la lengua, que me voy.
Y te fuiste con su te quiero en corazón, en la cabeza y entre las piernas. Y la mitad del agua de la bañera por el suelo del cuarto de baño.
-Ya friego luego. Ahora, sólo abrázame.
Tampoco vas a detallarlo todo con pelos y señales pero lo mejor de todo el fin de semana vino inmediatamente después de la bañera, durante la chupadita. Estás tú encima, las dos bien entregadas, se pone ella a recorrerte con la lengua una y otra vez desde el puntito hasta el umbral y en uno de esos recorridos pasa de largo del umbral, sigue, sigue, te clava las uñas, paras porque intuyes lo que va a hacer, apoyas tu mejilla en su pierna, te besa con los labios donde nadie te ha besado y luego te pasa una y otra vez la lengua. No sabes explicarlo pero te sentías muy bien:
-Ahora te quiero aún más.
-¿Más que cuando?
-Más que ahora mismo.
-¿Por ese beso?
-Sí, porque nadie me lo ha dado y porque nadie más me lo va a dar. Y como quiero que tú también me quieras más, ya te estás poniendo.
Cualquiera que te lea pensará que eso es una cochinada. Pero le vas a aclarar lo primero que vosotras dos limpias lo sois un rato y antes de poneros os ducháis siempre aunque ni sería necesario. Y cuando os chupáis lo que encontráis es sólo vuestro sabor, que es el mejor posible. Lo máximo cuando haciéndolo sudáis por los sofocos: conoces el olor de su sudor y te gusta como te gusta recogérselo con la lengua de la misma manera que le has recogido las lágrimas las veces que se te ha puesto tonta. Además, el besaros ahí, donde la gente no se suele besar, lo entendiste, y ella también, como la última barrera, como que a partir de ahí no sabéis qué más podréis entregaros.
Sin embargo, le tuviste que insistir para que se dejara besar. Y por supuesto que se dejó. Como un jueguecito: si no le hubieras pedido que se pusiera no habría dicho nada pero se lo habría tomado a mal. Para ella, y para ti, su beso era una demostración de amor, de que te quería no sólo con palabras. Al final busca la postura. Monísima, a cuatro patas y con las piernas bien separadas. Te sitúas detrás y la miras: monísima y graciosa, que parecía una rana y estaba como para hacerle una foto y ponértela de fondo de pantalla aquí en el portátil.
Le empezaste a dar mordisquitos primero suaves y luego ya clavándole los dientes, que ella también te había dejado las uñas marcadas. Se pone más cómoda, con los brazos flexionados sobre la cama y la cabeza de lado apoyada encima:
-Me gusta.
La besas con ruido y empiezas a pasarle la lengua una y otra vez.
-¿Sabes qué? Que yo también te quiero más con este beso dulce. Sigue un poquito y luego acabamos la chupadita, que me tienes muertecita de deseo.