Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



viernes, 13 de mayo de 2011

Lo comprendo y deseo continuar (LVIII Concurso de relatos bubok [tema: internet])

El Estratega recorrió todo el pasillo alfombrado, pidió un café a su secretaria y entró en el despacho. Encendió el ordenador, esperó todo el proceso de arranque, disparó el navegador y, por la pestaña del histórico, clicó en el último blog que había estado analizando la tarde anterior. En ese momento apartó la vista de la pantalla para mirar a la secretaria que, diligente, acababa de depositar la bandeja del café en la pequeña mesa de caoba frente al sofá de cuero destinado a recibir a las visitas.
Se sentó en el sofá y revolvía el azúcar. El Estratega había heredado su función de su padre y de su abuelo: vigilar la estabilidad del sistema económico. Ya no eran los días de gloria que había explicado el abuelo en las cenas de Nochebuena cuando contaba cómo habían conseguido convertir a todos los partidos comunistas en meros borreguitos que ni tenían banderas rojas, ni cantaban la Internacional, ni levantaban el puño. Ahora el peligro ya no venía ni de los partidos políticos, ni de organizaciones ecologistas que no miraban más allá de la Amazonia y las centrales nucleares, ni de todas esas oenegés que se habían convertido en meras sustitutas de los jesuitas y todas las órdenes posibles de frailes misioneros. Ahora el peligro estaba en la red tal y como se estaba demostrando en África. No sólo la capacidad de convocatoria que podía conseguirse por Facebook: ¿hasta dónde podría llegar una red organizada de blogueros descontentos por cualquier causa, por las hipotecas, por las facturas de teléfono, por la corrupción política...?
Acabó su café, volvió frente al ordenador, movió el ratón para quitar el salvapantallas y, en lugar del blog esperado, leyó:
Si eres el propietario de este blog, escribe en las siguientes casillas tu número de documento nacional de identidad y tu fecha de nacimiento en formato DD/MM/AAAA. Pulsa después OK y pasa a la pantalla siguiente.
Eran las ocho y veinte de la mañana.

El Viciosillo ni-ni remoloneaba en la cama a la espera de que su hermana se fuera de una vez al instituto y él pudiera quedarse de dueño absoluto de la casa. Su padre había salido ya a primera hora hacia la oficina de empleo y su madre andaría dedicada a la limpieza en la casa de alguna familia del barrio pudiente. Cuando oyó cerrarse la puerta del piso y supo que su hermana se había ido definitivamente, se levantó, fue a la cocina y se preparó su colacao con galletas. Al acabar de desayunar volvió a su cuarto, encendió el ordenador y aprovechó el momento de arranque para ir al lavabo. Volvió, se sentó frente a la pantalla y en el recuadro de búsqueda de google tecleó la fórmula booleana para que le apareciera un listado de blogspot con la acostumbrada advertencia de contenido para adultos: Lo comprendo y deseo continuar. Para él ese era el verdadero comienzo de la jornada. Para él, ese lo comprendo significaba lo comprendo porque, como no soy tonto, quiero entrar ahí y ver lo que hay que ver. El listado de blogs que aparecieron contenía, lógicamente, los que ya había visitado los días anteriores. Saltó a la página diez y clicó al azar:
Si eres el propietario de este blog, escribe en las siguientes casillas tu número de documento nacional de identidad y tu fecha de nacimiento en formato DD/MM/AAAA. Pulsa después OK y pasa a la pantalla siguiente.
Qué cosa más rara. Volvió atrás, escogió otro blog y encontró el mismo mensaje. Y otra vez y otra. Decidió, qué remedio, conformarse con las páginas porno de siempre. Eran las nueve menos diez de la mañana.

Mientras la Mística se estaba duchando, intentaba dar forma en su cabeza a la próxima entrada que iba a redactar en su blog para explicar su enésimo fracaso amoroso. Ella se había negado con la excusa de que primero quiero estar segura de que me quieres, él había contestado que si no era demostración suficiente la rosa que te he traído, ella que eso no demuestra nada y él se había marchado con un hasta aquí hemos llegado y un portazo.
Hace unos años lo habría superado entre lágrimas y repitiéndose lo de soy una incomprendida. Ahora sabía que, al explicarlo en el blog, aunque alguno de sus sesenta y ocho seguidores le enviara algún comentario diciendo que a los hombres hay que darles lo que se esperan, la mayoría serían comentarios de consuelo y comprensión.
Acabó la ducha, se peinó, se vistió, se pintó con la idea de que descuidar el aspecto físico es un síntoma de depresión y acudió ante el ordenador, su vía de escape. Pinchó en la dirección de su blog y, en lugar de las golondrinas que esperaba en la cabecera, le apareció un mensaje que la desconcertó:
Si eres el propietario de este blog, escribe en las siguientes casillas tu número de documento nacional de identidad y tu fecha de nacimiento en formato DD/MM/AAAA. Pulsa después OK y pasa a la pantalla siguiente.
Actualizó la página y encontró el mismo mensaje. Volvió atrás, clicó de nuevo sobre su blog y el mismo mensaje. Reinició el ordenador y lo mismo. Decidió esperar y reflexionar mientras desayunaba: ¿di en algún momento mi fecha de nacimiento al crear el blog?; si la di, ¿puse la verdadera?; y el carnet de identidad seguro que no lo di... Probaré a ver qué pasa si pongo mis datos variando sólo un dígito en la fecha de nacimiento:
Ese número de carnet de identidad no se corresponde con el de nadie que haya nacido ese día. Bloguer@, te quedan dos intentos. Si fallas, tu blog será destruido sin posibilidad de recuperación.

A las siete de la mañana SuperHacker, bajo el nombre de Alvarfáñez, había creado un acontecimiento en Facebook para sus doscientos amigos:
Hoy es el día: a las nueve horas, cuando abra la bolsa de valores, todas las acciones del íbex, del mercado continuo y de las bolsas locales de Madrid, Barcelona, Bilbao y Valencia marcarán un valor de cero euros. Prefiero no calcular las consecuencias sino verlas sobre la marcha. Imaginad, por ejemplo, la revolución en las hojas de cálculo de los fondos de pensiones extranjeros que tienen en su poder más del veinte por ciento de todos los valores españoles cotizados.
Hackers, cumplid con vuestro cometido. Ya os anuncio que mañana alguna ciudad de tamaño medio se quedará sin alguno de sus servicios básicos. Espero comprensión si afecta a alguno de vosotros.

La Mística piensa, reflexiona, será verdad que me voy a quedar sin blog y sin poder contar mis cosas... ¿Ý si me capturan los datos y los utilizan para algo? No, en ningún sitio web he puesto como clave mi fecha de nacimiento ni mi número de carnet de identidad. Se decide por fin, introduce los datos y pulsa OK:
Bienvenida, bloguera, estás a punto de pasar a la historia. ¿Has oído hablar de los golpes de estado cibernéticos? ¿No? De momento comprueba tu cuenta corriente: observarás que tienes un ingreso de cien euros y un reintegro posterior; te lo hemos hecho nosotros para demostrarte que conocemos todas tus claves. Ahora has de llamar a tu banco y ordenarle que en adelante no pague ninguna factura de agua, teléfono, electricidad ni gas. Si comprobamos que hay algún cargo en tu cuenta por alguno de esos conceptos, te la vaciaremos, destruiremos tu blog y te cortaremos el acceso a tus cuentas de correo y a Facebook y Twiter.
Mañana recibirás nuevas instrucciones. Ahora pulsa en Lo comprendo y deseo continuar y ya puedes entrar tranquila a tu blog.

Pasaban pocos minutos de las diez de la mañana y el Profesor Solitario, que tenía una hora libre entre clase y clase, se disponía a entrar en su blog antisistema.

1 comentario:

  1. Interesantes cataclismos cibernéticos, cómo no. Es como el mensaje aquel de «¿quieres saber quién te ha borrado de MSN? Entra tu dirección electrónica y tu contraseña». Si le obedeces, te piratean la cuenta de correo. Es como el cuento de la puerta secreta que no se debe abrir o la fruta prohibida o no veltear a mirar atrás so pena de convertirte en estatua de sal... En tu caso es el colapso total de todo un sistema. ¡Ojalá no ocurra! :-)

    ResponderEliminar