Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



domingo, 21 de agosto de 2011

Ágora, de Alejandro Amenábar

Ágora, Alejandro Amenábar (2009)
No. O sea, no. Como no voy al cine, aproveché para verla anteayer por televisión. Y no, no pude acabar de verla.
Amenábar en Tesis (1995), sí: a pesar de la historia turbia que se cuenta ahí; pero la protagoniza Ana Torrent, la niña de El espíritu de la colmena (1973); en Abre los ojos (1997), más que bien: una puesta al día de La vida es sueño con el cruce entre la realidad, el sueño, lo virtual...; en Los otros (2001), bueno, vale: es una variante de la anterior y lo que ahora se confunde es el mundo de los vivos con el de los muertos, pero la película se sostiene por Nicole Kidman.
Pero Ágora... Vale, muy bonita la recreación de la Alejandría posthelenística y su biblioteca pero lo que se nos cuenta, aparte de la preocupación de Hipatia por el sistema planetario...
Que los fanatismos no traen nada bueno: ya lo sabíamos.
Que judíos y cristianos no pueden convivir largos períodos: nos lo dice la historia.
Y no veas cómo pone a San Cirilo, el que sacó el dogma de la maternidad de la Virgen María...
Total, que mejor la película que dieron el lunes, la de Gomorra con las historias de la mafia napolitana.

Pero la conclusión es la de siempre: donde se pongan La naranja mecánica o Apocalypse now...

4 comentarios:

  1. Agora es un tostón. Apocalipsis y la Naranja ... un compendio de hasta donde podemos llegar en todas sus variantes. Muy bien contado, fotografiado y actuado .... Triste hasta la agonía.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Blanca. Gracias por el comentario.
    Por cierto que antes me he borrado de Facebook. Es que aburría con tantas historias sobre el 15M.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, señor S.M. nos deja Vd. huerfanos de S.M. y P. pero nadie le puede negar el derecho a tomar esas decisiones, ahora que nos hemos puesto tan reivindicativos.

    Pero no me preguntes mi opinión.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, a ver si lo cuento bien: descubrí que en Facebook uno puede desactivar su cuenta y, al volver a activarla, todo queda como antes. Yo estaba en Facebook por la historia esa pero si la gente pasa de esa historia porque se han ido a hacer la revolución y sólo veo mensajitos, que no me interesan lo más mínimo, sobre el 15M, pues me borro del Facebook y ya volveré cuando la gente vuelva a lo que estábamos.
    ¿Lo he explicado bien ahora?

    ResponderEliminar