Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



domingo, 3 de abril de 2011

Tavira (Portugal), 30/3-2/4/11

30/3/11
Tanta carretera y he acabado cometiendo un error gordo: ir de Salamanca al Algarve entrando en Portugal por Fuentes de Oñoro como el año pasado; pero no me acordaba de que el año pasado fui por ahí no porque fuera la ruta más corta sino porque quería visitar Guarda. Y al salir de Salamanca por la A-62 el GPS venga a decirme que diera media vuelta y yo, ni caso: por una vez tenía él razón y lo que tenían que haber sido 660 quilómetros han acabado siendo 690. Este año quería parar en Évora y, si hubiera dedicado un momento a pensar, habría caído en que el camino más fácil era por la Ruta de la Plata hasta Mérida para entrar a Portugal por Badajoz. Bueno, pero el rodeo de 30 quilómetros ha valido la pena: paro en un pueblo del Alentejo profundo, entro en el bar y la barra estaba llena de ceniceros; y una señora detrás con escote generoso paseándose a un lado y otro para que se lo mirara. Pues eso, lo de fumar en el bar es volver a lo de Menos mal, menos mal, que nos queda Portugal.
Y echando cuentas, he salido de Salamanca a las 8:15 y he llegado a Tavira a las 16:00 hora portuguesa después de parar a comer entre Évora y Beja. Y aquí es verano con 24º.
La tarde la he dedicado a la piscina del hotel hasta la hora de salir. Luego a Quatro Águas, a la salida del río Gilão frente a la isla de Tavira, para comprobar que, a pesar del calentamiento global, sigue habiendo mareas; allí estaba a rapaziada de siempre hablando, con sus futuros de subjuntivo y todo (Se houver alguma coisa, falamos) de cualquier cosa menos de la crisis y del posible rescate de Portugal. Más tarde, a la terraza del O seu cantinho donde el patrón me ha dado la novedad.
Y será también por la edad, pero casi seguro que me ha dado el jet lag y eso que sólo hay una hora de diferencia: lo de estar atontado y no tener conciencia clara de la hora que es a pesar de mirar el reloj.
Y ahora dejo un clásico: Uma casa portuguesa de la gran Amália, la canción por la que decían que, al idealizar la vida portuguesa, le hacía el juego a Salazar aunque, claro está, Amália podía hacer y decir lo que le diera la gana. Ese es el estribillo:
Quatro paredes caiadas, / um cheirinho a alecrim, / um cacho de uvas doiradas, / duas rosas num jardim... / Um São José de azulejos / mais o sol da Primavera, / uma promessa de beijos, / dois braços à minha espera... / É uma casa portuguesa, com certeza! / É, com certeza, uma casa portuguesa!



31/3/11
Pues como me he puesto ya los pantalones de verano de Adolfo Domínguez y casi no me los podía abrochar, lo primero ha sido una caminata a ver si me baja la barriga. Luego me he acercado al centro comercial a comprar el último CD de Mafalda Arnauth y no lo he encontrado; he mirado los libros y lo único que valía la pena era una novela de Sousa Tavares, el periodista, pero he pasado de comprarla porque, aunque estaba de oferta porque se ve que cada semana tienen un libro de oferta con un descuento del 40%, tenía más de 500 páginas.
He comido en un sitio portugués de verdad, en una calle de esas por las que no pasan turistas: feijoada de ligueirão, siendo ligueirão lo que en español se llama navajas; nada que ver las exageraciones que te ponen en el Brasil y más parecido a la fabada: las navajas muy troceadas y con chorizo, morcilla, zanahoria y acompañamiento de arroz.
Por la tarde, estrés total: siesta, piscina y, como ayer, a Quatro Águas a vigilar la marea, que pintaba muy bien el pareado de Pessoa:
O mar salgado, quanto do teu sal
são lágrimas de Portugal?
He pasado después por O seu cantinho y a la hora de cenar, en cambio, me he equivocado. Paro en un restaurante muy bien puesto y de nombre Abstracto y me han servido una pierna de cordero deconstruida. Pero por lo menos he cenado en la calle y, volviendo a Pessoa, me he acordado de aquello que dice: He llegado a Lisboa y a ninguna otra conclusión. Yo, en cambio, viendo pasar nenas para aquí y para allá he llegado a la conclusión, después de 30 años de venir con frecuencia a Portugal, de que las portuguesas tienen el culo -por decirlo de alguna manera- sobredimensionado; o sea, acogedor.

1/4/11
Por la mañana he ido a Faro, al centro comercial Forum Algarve por la cosa cultural, los libros y los Cds. En la librería Bertrand, nada que valiera la pena y Paulo Coelho de superventas con un libro de título O aleph; una tienda de música que hubo otro tiempo había pasado a la historia. En resumidas cuentas, me meto en el hipermercado Jumbo y encuentro una joya: hará unos tres o cuatro años leí en un suplemento cultural de algún periódico portugués que Franco María Ricci iba a editar en portugués la misma colección de la Biblioteca de Babel prologada por Borges que en español sacó Siruela hará unos 20 años. Como me faltan algunos títulos estuve buscándolos por Internet sin éxito pero en el hipermercado veo el número 15, una selección de relatos cortos de Kafka de título O Avutre editada por Presença en noviembre de 2010 y, sin acordarme de si lo tengo en español o no, lo compro. El formato y color son exactos a los españoles de Siruela aunque la calidad del papel me da que no.
He vuelto a Tavira, he comido donde ayer feijoada de carne y, por la tarde, el mismo programa que ayer. Pero las terrazas de los bares estaban llenas de mosquitos. Dicen que es porque el río, al no llover, ha bajado de nivel y ha quedado al descubierto el barro donde están las larvas. Yo, ni idea de eso.

2/4/11
Lo peor que te puede pasar lejos de casa. Se despierta el día nublado y decido ir a Ollão. Salgo de Tavira hacia la autopista y en la rotonda que cruza la N-125 voy trazando por fuera y un abuelo gira de repente desde dentro para salirse y se me estampa contra la aleta de babor. Suerte que era buena gente, pero va y me pide que lo olvidemos; le digo que me parece que la culpa es suya y me dice que desde el carril del centro se tiene preferencia (¡) pero, claro, si la culpa era mía no entiendo por qué decía de olvidarlo. Como no pienso ponerme a discutir de quién es la culpa allí en medio, lo convenzo para darnos los datos y ya está. Miro mis daños y, aparte de la chapa, me ha tocado algo el tapacubos y no sé si el neumático. Decido volver a Tavira y, de momento, el coche no se va ni a derecha ni a izquierda pero el problema es mañana, que toca volver. La manía de viajar en domingo: que sí, habrá menos camiones pero, como se me dispare el chivato del neumático, lo tengo claro porque habré de buscar algún sitio entre Ayamonte y Sevilla para pasar el día y esperar al lunes: por Bollullos o Almonte, vete a saber.
Y la depresión, claro, que ver mi BMW hecho un cromo...
Esta tarde voy a repetir programa y a esperar a mañana. Si todo va bien, seguiré la ruta de Sevilla, Despeñaperros y, por Manzanares, que se ve que la autovía de la Mancha ya está acabada, cruzaré a la A-3 para ir a salir a Valencia.
Y dejo aquí una canción de tema marinero de Mafalda Arnauth, para mí una de las mejores fadistas actuales; ni los gorgoritos de Dulce Pontes ni los peinados de Mariza a la que, por cierto, acaban de preñar. Y atención especial al escote:

6 comentarios:

  1. Al contrario, hace más de treinta años que no he vuelto a Portugal. Tu crónica me ha dado ganas de ir a ver (entre muchas otras cosas) descotes y sobredimensionados. Por aquí el sábado próximo canta Mariza en el Victoria Hall. Buen regreso.

    ResponderEliminar
  2. A pesar del inmovilismo que conlleva mi rutina diaria, yo también he viajado a Portugal gracias a tu crónica. Gracias.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Nelson: con lo que tú viajas no te cuesta nada llegarte en un momento a Portugal. Y yo tengo algún CD de Mariza, pero prefiero a Mafalda Arnauth.

    ResponderEliminar
  4. Es una faena que pasen estas cosas cuando se viaja, pero precisamente ¿dónde está el espíritu aventurero? apenas quedan aventuras por vivir, de esas que nacen de un imprevisto ¿quién sabe qué puede pasar en la gasolinera de la autopista? y si no pasa nada (lo mas probable) el camino se habrá hecho más corto con la imaginación suelta.

    Me gusta Mariza !qué se le va a hacer!

    http://www.youtube.com/watch?v=tNxkyzXJeBI

    Saludos

    Rosg.

    ResponderEliminar
  5. Thanks for the information. I think that you should wash your face at least 3 to 4 times a day. You’ll be surprised how much better your face will look.

    cialis online

    ResponderEliminar
  6. Kukuwait: yo es que el moro no lo entiendo.

    ResponderEliminar