Como nunca he tenido máquina de fotos, confieso que casi ninguna de las fotos de este blog es mía, todas las he sacado de la güé.



lunes, 4 de diciembre de 2017

Quijote, I,36-37

Continuamos con nuestra lectura del Quijote para ponerla en común con el grupo de Temps de lectura del Ateneo de Mahón y, en concreto, acudimos a los capítulos 36 y 37 de la primera parte situados en la venta de Juan Palomeque el Zurdo:

Capítulo 36: la venta
  • Anecdóticamente diremos que el epígrafe del capítulo -Que trata de la brava y descomunal batalla que don Quijote tuvo con unos cueros de vino- no se corresponde con el contenido puesto que tal batalla ya ha ocurrido en el capítulo anterior. Más aún: don Quijote no hace acto de presencia en todo el capítulo puesto que está durmiendo.

lunes, 6 de noviembre de 2017

George R. R. Martin, Juego de tronos

Martin, George R. R., Juego de tronos (Gigamesh, Barcelona: 2017)
1º) Que nadie me pregunte por qué he leído esto, que es el primer volumen de la serie. Y en realidad es así: en su versión literaria el título de la serie es Canción de fuego y hielo y Juego de tronos es sólo el título del primer volumen. Y por supuesto, no lo he leído porque Pablo Iglesias viera la serie o se la regalara al rey.
2º) Ni punto de comparación con El señor de los anillos obra con la que alguno la ha comparado. Recuerdo que así fue en un artículo que leí en un suplemento dominical del diario Menorca. Tolkien está muy, muy por encima: a él se le nota conocimiento de cultura antigua y aquí, lo justo o lo tópico. Y no digo que G. Martin no tenga su buena dosis de imaginación: es necesaria para mantener la coherencia entre tantos espacios.

sábado, 4 de noviembre de 2017

M-Clan, Llamando a la tierra

Una cancioncilla que me hace gracia:




Y la letra

He visto la luz hace tiempo Venus se apago he visto morir una estrella en el cielo de Orión No hay señal, no hay señal de vida humana y yo perdido en el tiempo perdido en otra dimensión. Soy el capitán de la nave tengo el control llamando a la Tierra esperando contestación Soy un cowboy del espacio azul electrico a dos mil millones de años luz de mi casa estoy. Quisiera volver no termina nunca esta misión Me acuerdo de ti como un cuento de ciencia-ficción no estoy tan mal juego al póker con mi ordenador se pasan los días no hay noticias desde la estación.

viernes, 27 de octubre de 2017

Quijote, I,33-35

Proseguimos con nuestra particular lectura del Quijote para el club de lectura del Ateneo de Mahón y, en concreto, de los capítulos 33 a 35 de la primera parte, que contienen la novela del Curioso impertinente.
  • Diremos, en general, que estamos otra vez en el esquema de muñeca rusa: es una novela, de las llamadas intercaladas, inserta en otra novela, la que contiene las aventuras de don Quijote, a su vez inserta en las vicisitudes de su autor para contarla. Y se inserta de modo algo artificial en tanto sus personajes no están en el mismo plano que los demás como lo habían estado, por ejemplo, Marcela y Grisóstomo. Es una novela leída durante la velada y don Quijote ni siquiera asiste a la lectura porque está durmiendo.
  • De otro lado, la novela interrumpe tres líneas argumentales: 1) el regreso de don Quijote a casa interrumpido, a su vez por 2º) la aventura de don Quijote con la princesa Micomicona que, a su vez, interrumpe 3º) el conflicto amoroso entre Cardenio, Dorotea, Luscinda y Fernando. Es de notar, además, que a su vez la novela se verá interrumpida en el cap. 35 por la aventura de don Quijote y los cueros de vino tinto.
  • En la novela se mezclan temas como la fidelidad femenina, la amistad y, muy del gusto de la época, el cornudo o, visto desde otro ángulo, el honor. Visto así, algún punto de contacto tiene con el conflicto entre Cardenio, Dorotea, Luscinda y Fernando.
  • Se dan ironías en tanto Anselmo, que quiere probar a su mujer Camila, pone todos los medios para que ésta le sea infiel con su amigo Lotario: busca la oportunidad, pone joyas y dinero para regalos, escribe él mismo versos para seducirla... (389-391). Por eso a Anselmo se le llama, a punto de concluir la novela el fabricador de su deshonra (419).
  • Y Camila hace todo lo posible para resistir y sólo cede cuando se siente abandonada por su marido.
  • El resultado, claro está, es la ruptura total de un mundo armónico con la muerte de los tres personajes. Y quizá haya un paralelo entre la locura de Anselmo y la de don Quijote pero éste acabará redimiéndose.
  • Una lectura algo más retorcida lleva a decir que a quien realmente quiere poner a prueba Anselmo no es a Camila sino a Lotario. Homosexualidad por medio, claro está.



jueves, 26 de octubre de 2017

Franz Kafka, La metamorfosis

Kafka, Franz, La metamorfosis (Amazon, Leipzig: s.f.)
Leemos la obra para la sesión del 26 de octubre del club de lectura del Ateneo de Mahón. Y la hemos leído en una edición de pena. Buscamos por Amazon una versión en alguna editorial conocida y, al no encontrar ninguna, nos decidimos por una que ha resultado editada, según entendemos, por la misma Amazon. Pero: sin fecha de publicación, sin nombre del traductor... y plagada tanto de errores de puntuación como de erratas hasta el punto de que, a veces, al protagonista se le llama Gregorio y, otras veces, Gregory (49). Y ya no digo el horrible escuchó [...] un "¡Oh!" (12) o se escuchó el violín (43) propio de una Belén Esteban o una Susana Griso y que hiere cualquier tímpano medianamente culto. Y de la obra diremos:

viernes, 22 de septiembre de 2017

Amadís de Gaula (VI, Amadís y Oriana [primeros amores], investidura de Amadís y primeras armas)

(Esta entrada es continuación de esta otra)
Ya dejamos dicho en la entrada anterior cómo en la novela se van abriendo diversas líneas narrativas que van bifurcándose o convergiendo. Es así como al final del capítulo III entra en el relato Lisuarte, casado con Brisena, hija del rey de Dinamarca: enlazarán con la acción principal en cuanto muera Falangriz, rey de la Gran Bretaña y hermano de Lisuarte, y éste último sea llamado para sucederle. Viajarán desde Dinamarca y arribarán a Escocia, tierra de Languines y donde vive Amadís. Pero el dato de mayor peso para el desarrollo de la acción es que acuden con su hija: que Oriana había nombre, de hasta diez años, la más hermosa criatura que nunca se vio, tanto, que ésta fue la que Sin Par se llamó, porque en su tiempo ninguna hubo que igual le fuese (IV). Y como ésta estaba cansada del mar, Lisuarte decide dejar a Oriana al cuidado de Languines y su mujer, y embarca con su séquito para la Gran Bretaña. Por cierto que se resumirá lo bien que la gobierna con una nueva referencia al rey Arturo como ya se había dado en el capítulo I: fue el mejor rey que ende hubo, ni que mejor mantuviese la caballería en su derecho hasta que el rey Artur reinó, que pasó a todos los reyes en la bondad que antes de él fueron, aunque muchos reinaron entre el uno y el otro (IV).


jueves, 21 de septiembre de 2017

Pedro Fraile, Un espacio para castigar

Fraile, Pedro, Un espacio para castigar (Serbal, Barcelona: 1987)
Un libro que compré hace montones de años en una de las librerías de Barcelona que vendían por catálogo: te enviaban mensualmente un catálogo, marcabas crucecitas en los libros que te interesaban y te los remitían contra reembolso. Antes de Internet, Amazon y toda modernidad.
Compré otros muchos libros de esa editorial, monos, con muchos santos como decían antes, e incluso leí en ella El origen de las especies de Darwin.

lunes, 18 de septiembre de 2017

Quijote, I,23-32

Proseguimos con nuestra lectura del Quijote para comentarlo en las sesiones del club de lectura del Ateneo de Mahón y, en concreto, para la primera sesión del curso 2017/2018. Trataremos de los capítulos 23 a 32, que corresponden a la estancia de don Quijote en Sierra Morena.


lunes, 4 de septiembre de 2017

Guillermo Cabrera Infante, Tres tristes tigres

Cabrera Infante, Guillermo, Tres tristes tigres (Seix Barral, Barcelona: 1998)
Una novela compleja. O no. O varias novelas en una. O un collage. O meros juegos lingüísticos. Sí que parte de un propósito, explícito en la advertencia inicial, de que predomine el habla de los habaneros y en particular la jerga nocturna que, como en todas las grandes ciudades, tiende a ser un idioma secreto (7). Lo que ocurrirá es que en la novela aparecerán diferentes registros: desde el coloquial hasta el culto. Comentaremos:

domingo, 3 de septiembre de 2017

Platón, Apología de Sócrates, traducción (VI)

Marcello Bacciarelli, Sócrates y Alcibíades
Continuamos con la traducción del texto que dejamos aquí:

(21B) Pensad, pues, por qué digo esto. Voy a mostraros de dónde surgieron esas calumnias contra mí. Así pues, cuando yo oí esas palabras reflexioné así: ¿qué dice realmente el dios, qué da a entender en enigma? Pues yo tengo conciencia de no ser sabio, ni mucho ni poco. ¿Qué dice el oráculo realmente al afirmar que soy muy sabio? Pues sin duda no miente: porque no le está permitido. Y durante mucho tiempo estuve dudando sobre qué dijo. Más tarde, con mucha pena, me decidí por una indagación de todo ello y de la manera siguiente: me dirigí hacia uno de entre los que parecían ser sabios porque así, ahí mismo, (C) refutaría el vaticinio y mostraría al oráculo algo: "que éste era más sabio que yo mientras tú decías que lo era yo". Entonces, al examinar a éste -pues no necesito decir su nombre; era uno de los políticos ese al que yo indagué y con el que hablé- experimenté, oh atenienses, lo siguiente: me pareció que a otras muchas personas ese hombre les parecería ser sabio y, en mayor medida, se lo parecería a él; pero no lo era. Y después intenté mostrarle que él, en lo que se refiere a ser sabio, no lo era. (D) Como consecuencia de ello, me gané su hostilidad y la de muchos de los presentes. De todos modos, al marcharme meditaba para mis adentros que yo era más sabio que aquel hombre porque es probable que ni uno ni otro de nosotros sepa nada que tenga valor, pero mientras que él presume de saber algo y no sabe, yo, por el contrario, como de hecho no sé, tampoco presumo de saber. Parece, pues, que en este pequeño detalle al menos soy más sabio que él: en que lo que no sé tampoco creo saberlo. En seguida fui por otro de los que eran considerados más sabios y pensé lo mismo. (E) Y también allí me gané su enemistad y la de otros muchos.